Columba Arias Solís
La tragedia de la migración infantil
Viernes 4 de Julio de 2014
A- A A+

Las imágenes de miles de niñas y niños hacinados en diversos lugares habilitados como albergues en el sur de Estados Unidos, durmiendo en el piso, apenas cubiertos con una especie de mantas hechas con papel aluminio, han dado la vuelta al mundo y puesto el dedo en la llaga de esa enorme tragedia en que se ha convertido el éxodo de miles de niños que desde sus lugares de origen en Guatemala, Honduras y El Salvador, sin acompañantes cruzan la República Mexicana, logrando llegar a la frontera con Estados Unidos, su destino final, para ser detenidos por las patrullas fronterizas de ese país.
Una verdadera tragedia humana es la de más de 50 mil pequeños que sin ninguna compañía adulta recorrieron, en medio de enormes dificultades, miles de kilómetros, con la esperanza de reunirse en Estados Unidos con su madre, su padre o algún otro familiar, o bien en busca de encontrar un empleo para ayudar a paliar las necesidades más ingentes de los demás componentes de su familia en algún lugar de Centroamérica.
De acuerdo con datos proporcionados por el gobierno de Estados Unidos, difundidos por diversos medios, unos 90 niños no acompañados cruzan la frontera sur de México diariamente, llegando a la suma de 52 mil las niñas y niños detenidos en los últimos nueve meses, luego de entrar en ese país; esa cifra representa un incremento del 92 por ciento en este año y las autoridades calculan que para finales de año, la cifra podría aumentar hasta 100 mil, a lo que habría de sumar los 39 mil adultos acompañados de niños que también han sido detenidos por las autoridades.
La magnitud del número de menores detenidos ha generado una crisis al gobierno de Estados Unidos, que se ha visto forzado a la apertura de tres albergues temporales a donde los menores son transferidos luego del proceso correspondiente en las instalaciones de la patrulla fronteriza; estos albergues se habilitaron en las bases militares del Fuerte Sill, en Oklahoma; en Lackland, en San Antonio, Texas, y en la Base Naval de Ventura, en California.
El procedimiento seguido con los menores no acompañados detenidos inicia con su puesta en custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, mientras se les asigna algún alojamiento que se encarga de tramitar la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, cuyo lapso no debería exceder las 72 horas, pero ante su elevado incremento, los niños no acompañados permanecen en custodia de la patrulla fronteriza por tiempo indefinido y en lugares provisionales.
Cuando están ya bajo la custodia de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, se da inicio a las entrevistas para definir su situación y lograr la identificación de aquellos que tienen familiares o posibles tutores que se les designen con la autorización de sus familias en Estados Unidos. Una vez lograda esta identificación, son puestos bajo su custodia en tanto esperan la audiencia migratoria que se desarrollará ante un juez.
En nuestro país, los niños provenientes de Centroamérica que son detectados por las autoridades deben ser trasladados a las instalaciones del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF); sin embargo, como ya han denunciado diversos organismos defensores de los derechos humanos de los migrantes, las y los niños de doce años o mayores son ingresados a las estaciones migratorias, algunas de las cuales guardan unas condiciones absolutamente inadecuadas para la seguridad de los menores.
Entre las causas de la migración infantil a los estados Unidos, tanto autoridades como estudiosos del fenómeno han señalado como una de ellas la necesidad de la reunificación con algún familiar: madres, padres o tutores, quienes migraron por las condiciones de pobreza y falta de empleo en sus lugares de origen, viéndose obligados a dejar a sus hijos con diversos familiares en sus países, y quienes por no contar con documentación que les permita salir libremente de Estados Unidos, no pueden visitar a sus hijos, por lo que los menores viajan hacia el país de destino de su madre o padre, enfrentándose en el trayecto a diversas situaciones de peligro.
Otros factores de migración infantil señalados por los informes sobre este fenómeno se refieren a las confrontaciones políticas internas, así como las crisis económicas y las condiciones generadas por los desastres naturales y ambientales en los países de origen de los menores. El Instituto para las Mujeres en la Migración (Imumi) señala en su informe que “la violencia generalizada, la pobreza y la falta de protección gubernamental que padecen obligan a migrar a los niños, y esta situación se ha incrementado en los últimos cuatro años”.
La tragedia de la migración infantil requiere de medidas urgentes para detenerla tanto en los países de origen como en los de destino. Urge la generación del apoyo internacional para establecer condiciones de trabajo, paz y estabilidad que arraiguen en los países a sus nacionales y detengan el trágico éxodo de miles de infantes. Urge que el gobierno de México, país en tránsito de los menores, establezca medidas de protección para la salvaguarda de estos, coordinando esfuerzos con los gobiernos de los países de donde emigran las y los niños.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada