José María Carmona
¿Y qué con el salario mínimo?
Miércoles 13 de Agosto de 2014
A- A A+

Nuevamente se abrió el debate sobre el incremento al salario mínimo desde dos perspectivas: la primera, su aumento en términos reales y la desvinculación como unidad de cuenta, lo que significa que muchos impuestos, multas y recargos están fijados en días de salario mínimo; la segunda se refiere a todo lo que tiene que ver con la recuperación salarial en los últimos años ha tenido una pérdida en el poder adquisitivo hasta de un 70 por ciento.
La propuesta de un proceso de recuperación salarial tiene diferentes aristas, por una parte significaría aumentar la productividad del trabajo que en los últimos años ha sido menor al uno por ciento, y por otra parte, llegar a un acuerdo entre los diferentes actores productivos del país.
La recuperación salarial que hoy se propone tiene también la finalidad de recuperar el mercado interno, que constituye el motor de la economía del país y que se encuentra deprimido; las ventas al consumidor final de las tiendas departamentales en los últimos meses muestran una tendencia a la baja, lo que repercute directamente sobre el conjunto de la actividad económica.
Por otra parte, los salarios en México son los más bajos de América Latina, únicamente superan a los de Haití, además de que sólo una tercera parte de los asalariados gana un salario mínimo al día.
Actualmente, sólo catorce millones de personas de una Población Económicamente Activa de 35 millones perciben una remuneración salarial, y la mayoría, su ingreso mensual equivale a más de dos salarios mínimos.
Por otra parte, el salario mínimo desde hace mucho tiempo ha dejado de ser un precio clave de la economía para determinar los criterios de la política económica, prácticamente el incremento anual de los salarios mínimos está ligado al crecimiento de la inflación anualizada; sin embargo, el incremento de los precios de la canasta básica, medida por el Inegi, superan considerablemente el nivel del poder adquisitivo de los salarios mínimos.
Un incremento en el salario mínimo necesariamente llevaría a aumentar los salarios profesionales y contractuales, lo que para los empresarios en este momento resulta inadmisible porque impactaría, según ellos, en sus costos de producción.
A su vez, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, ya se manifestó en contra de que se aumenten los salarios mínimos por decreto debido a que provocaría un aumento inflacionario.
Una de las ventajas competitivas de la economía mexicana son los bajos niveles salariales que se pagan en el país, a pesar de la mayor parte de la fuerza laboral no percibe ese ingreso, como ya se apuntó más arriba.
De acuerdo con diferentes estudios sobre la productividad total de los factores en la industria manufacturera en la década de los 90 y principios del año 2000, las empresas habían podido recuperar sus tasas de ganancia gracias a una mayor productividad en el factor trabajo, lo que significa que el factor capital, y particularmente el tecnológico, no se modificó durante quince años lo que el factor trabajo era el principal elemento en el incremento de la productividad tanto parcial del trabajo como total de la producción.
A nivel del ingreso nacional y su distribución, las remuneraciones salariales han perdido participación al pasar de los años 80 el 50 por ciento a sólo el 25 por ciento del ingreso total nacional.
Tanto la pérdida de conquistas salariales y la restructuración productiva de la industria manufactura, principalmente la exportadora, han fijado las remuneraciones salariales en función de la productividad de cada trabajador a través del pago de bonos a su rendimiento laboral; sin embargo, estas remuneraciones salariales pertenecen a la industria automotriz, electrónica y de computación, entre otras que son las más competitivas.
Mención especial merecen los salarios que se pagan en la industria maquiladora, donde no existe ninguna garantía en la permanencia en el trabajo y la mayoría de los trabajadores no cuentan con seguridad social, así como que la rotación de personal es muy alta.
El debate sobre el incremento del poder adquisitivo del salario mínimo apenas empieza pero lo cierto es independientemente de que la propuesta tenga un propósito electoral por parte del jefe del Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, es que los salarios en el país necesitan un aumento emergente.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Marichuy Patricio, una candidatura independiente de los trabajadores

Paquete Económico para un año electoral

Quinto Informe de Peñalandia

Se tambalea el TLCAN

Renegociación a la defensiva del TLCAN

¿Reforma o revolución democrática?

El capital de Marx, a 150 años de su publicación

Por la insurrección del pueblo venezolano para derrocar a Maduro

Desarrollo social, demográfico y urbano

Salarios, desempleo y sindicalización

Larga vida para Cambio de Michoacán

Legalización de drogas, autodefensas y libertad a presos políticos

Condenemos el espionaje

Los precios por las nubes y los salarios caen

La economía política electoral

Evolución positiva de las finanzas públicas

¿Nos callamos o nos callan?

Deuda pública estatal bajo la opacidad

AMLO, con su gobierno de magnates y sus escándalos

Crece la economía mexicana

Reforma universitaria nicolaita integral

Arantepacua: toda la verdad

Las instituciones públicas deterioradas

Ajuste en el gabinete gubernamental

Ni populismo ni neoliberalismo: gobierno de los trabajadores

¿Más mercado o más Estado en 2018?

Inflación y crecimiento económico

La última palabra la tiene el rector

Por un congreso universitario para la reforma integral

Migrantes y remesas

Política económica de ajuste

La Constitución centenaria mutilada

El final de la era del libre comercio

Peña, arrodillado ante Trump

Respuesta a Peña Nieto

Piñata financiera navideña

Precandidata indígena independiente en 2018

La huida de Carstens y el miserable aumento salarial

La Revolución cubana y el adiós de Fidel Castro

La economía mexicana bajo la guillotina de Trump

Están apeñejados frente a Trump

La elección estadounidense, entre la dama y el vagabundo

Conflicto nicolaita y la defensa de las pensiones y jubilaciones

La investigación económica y financiera en Michoacán

Cuatro décadas de docencia económica en Michoacán

Por un diálogo público y transparente entre universitarios nicolaitas

Gobierno, administración y política pública

El peso cae por el despeñadero

Paquetazo económico de hambre y miseria

La universidad nicolaita neoliberal

Simplemente Juan Gabriel

Una propuesta profesional en gobierno y asuntos públicos

El Primer Informe de un gobierno independiente

Lección magisterial e implicaciones económicas

A punta de gasolinazos y tarifazos eléctricos

Medir la pobreza es una perversidad

Medir la pobreza es una perversidad

Eficaz política tributaria

La transición a la crisis económica

Good bye Europe

¡Justicia para Nochixtlán!

La decadencia del imperio norteamericano

Crecimiento económico amenazado

Apoyo total a la huelga del SUEUM

Solidaridad con la lucha magisterial y los presos políticos

Una propuesta para la reforma integral de la Universidad Michoacana

La seguridad social en México

El fundamentalismo monetario del Banco de México

Los pobretólogos

Las huelgas

Por la defensa del pleno derecho a huelga del SPUM

Primer ajuste financiero

La desaceleración de la economía global

Claroscuros financieros

Anticonstitucional, la reforma a la Ley Orgánica de la UMSNH

Impacto económico de la Universidad Michoacana

¿Ya llegó la crisis económica y financiera?

Escalera: el dólar sube; serpiente: el petróleo cae

Gélido invierno financiero

Poder presidencial devaluado

Planeación a la michoacana para un nuevo comienzo

El salario mínimo

Por el imperialismo, llora París

La renovación sindical en el SPUM

El espejismo de las Zonas Económicas Especiales

Docencia e investigación económica en Michoacán

Por la defensa del régimen de pensiones y jubilaciones en la UMSNH

No al examen de evaluación educativa

Ni populismo, ni neoliberalismo, gobierno de los trabajadores

El debate sobre los negocios internacionales

Abrir el debate académico en el Ininee, no a la persecución política

Discapacidad y el derecho al trabajo

El principio del fin del gobierno peñista

La devaluación del peso mexicano

Radiografía de los pobres en Michoacán

Peña, buena estancia en París: El Chapo Guzmán

El pueblo griego dijo “No” a la Troika

25 años no son nada, en medio de la tragedia griega

Por la unidad para defender las conquistas laborales del SPUM

Por una renovación democrática de la dirección del SPUM

Votación pulverizada

Decrece la economía

Empleo, remesas y consumo, motores del crecimiento

No hay democracia con presos políticos y desaparecidos

La situación de las finanzas públicas del país

Pulso económico y financiero

Agenda de gobierno para Michoacán

Michoacán, entre la opulencia y la miseria, retos para candidatos

Apuntes sobre el presupuesto base cero

La economía mexicana camino a la recesión

De la intervención a la regulación estatal

La recuperación estadounidense golpea al peso

La defensa incondicional de las pensiones y jubilaciones en la UMSNH

A Peña Nieto se le cayó la economía

Las pesadillas presidenciales (segunda parte)

2014: Año de contrastes económicos y financieros

2014: Año de contrastes económicos y financieros 1

Señor rector Serna, le tomo la palabra

Aproximación crítica a El capital de Piketty

Por una reforma democrática en la Universidad Michoacana

A dos años, se cae Peña Nieto

Solidaridad con la caravana de Ayotzinapa

El precio del petróleo a pique

El precio del petróleo a pique

Actividad industrial en México

Iguala: la masacre perredista

Iguala: la masacre perredista

La política social en México

La política social en México

La Inversión Fija Bruta en México

Reprobado el gobierno de Peña Nieto

Presos políticos libres

Impacto en primer semestre de la Reforma Hacendaria

¿Y qué con el salario mínimo?

Ante la contrarreforma energética, la consulta popular

Los gigantes de la telecomunicación

Las leyes secundarias en Telecom no terminan con el monopolio

Libertad inmediata para Mireles y todos los autodefensas

Los retos del gobierno de Jara Guerrero

Asalto a la nación

¿Por qué no crece la economía mexicana?

¿Por qué no crece la economía mexicana?

La economía mexicana se mueve lentamente

Discusión sobre el salario mínimo

La polémica de la recesión económica

La falacia de la competencia económica

Por un primero de mayo combativo

Gabo y la insoportable enfermedad de la ternura

Continúa la desaceleración económica

Crisis financiera de la Universidad Nicolaita