Columba Arias Solís
Ahora el ébola
Viernes 15 de Agosto de 2014

Nuestra sociedad necesita un cambio de visión, un crecimiento de solidaridad de los unos para con los otros, preocupándonos por las personas y las situaciones más necesitadas.

Juan Pascual Piles, presidente de la ONG que sostiene hospitales en África

A- A A+

Durante varios años las noticias provenientes de África que han ocupado espacios en los medios de comunicación se han referido mayoritariamente a las guerras intestinas por conflictos étnicos que han bañado de sangre determinadas regiones de ese continente, en el que se asientan 55 países y residen mil millones de habitantes, tales como las sucedidas en Sudán, Burundi, Somalia, El Congo, Ruanda, Sierra Leona y Liberia, con enormes pérdidas de vidas y miles de desplazados que han peregrinado por diversos caminos en busca de refugio, muchos de ellos muriendo en el intento.
También han sido noticia las terribles hambrunas padecidas en determinadas zonas del continente, que han provocado escenas terribles de niños y adultos con la piel en los huesos y la desesperación de las madres con niños en brazos, sin poder allegarles un poco de alimento. Conocidos personajes ligados al mundo del espectáculo internacional han convocado movimientos a la solidaridad para proporcionar ayuda y paliar los efectos de las hambrunas.
Según el Índice de Pobreza Multidimensional, los diez países más pobres del mundo se encuentran en África: Níger, Etiopía, Mali, Burkena Faso, Burundi, Somalia, República Centroafricana, Liberia, Guinea y Sierra Leona ocupan esos primeros lugares. La violencia y la pobreza como plagas del apocalipsis han asolado parte de esas regiones del continente africano.
Hace unas semanas se ha dado a conocer una nueva amenaza a las vidas de pobladores de algunos de los estados de la región del occidente de África ante la aparición de la enfermedad conocida como ébola, noticia que ha cobrado relevancia por la evacuación del sacerdote español Miguel Pajares, misionero que desde hace varios años eligió trabajar por los más necesitados y se asentó en aquel continente para trabajar en la atención a enfermos en los hospitales que la comunidad eclesiástica a la que pertenecía, en coordinación con una ONG española sostienen en aquella región, y que contagiado por el virus, finalmente en un hospital de la capital española, fallecería en medio de la polémica por su traslado a esa capital.
Se ha informado que el ébola es un virus con ácido ribonucleico que provoca en el ser humano fiebre, dolores musculares, vómitos y hemorragias, entre otros. La enfermedad que provoca el virus es repentina y progresa con rapidez, produciendo agotamiento extremo, deshidratación y muerte.
Se presume que son portadores naturales del virus ciertos animales, como los murciélagos, gorilas y chimpancés, así como el antílope africano, por lo que se supone que alguno de estos, especialmente el murciélago, podría transmitirlos a otros animales que son consumidos por los humanos, quienes a su vez contagian a otros por contacto directo con la sangre y fluidos corporales*.
Aun cuando no es el primer brote de la enfermedad en el continente africano, ya sucedieron otros en Sudán y en El Congo en el año 1976, los que provocaron entonces la muerte de 729 personas; sin embargo, la noticia ha cobrado actualidad por el conocimiento del contagio del padre Pajares, así como de otros religiosos y religiosas que laboran en los hospitales africanos. Al respecto, el padre Juan Pascual Piles, director de la ONG que sostiene los hospitales africanos que atienden a enfermos de ébola, en entrevista concedida al diario El Mundo, ha señalado que la sociedad no tenía conciencia de la peligrosidad del virus, el cual era desconocido para muchos hasta hace poco tiempo, y “las casi dos mil personas infectadas y mil víctimas de este virus han cundido la alarma y hecho conciencia para la toma de medidas a fin de enfrentar un mal para el que no estaban preparados”.
Tan terrible como la enfermedad resulta la falta de cura de la misma, porque hasta ahora no existe un medicamento debidamente probado con el cual se combata exitosamente la enfermedad, toda vez que apenas se encuentra en etapa experimental un medicamento que desarrolla la biofarmacéutica estadounidense Mapp-Bio, el que se dice es un coctel de tres anticuerpos que se fabrican utilizando plantas de tabaco de rápido crecimiento y que se presume tiene la capacidad de bloquear el virus.
Ha dicho el padre Piles que “nuestra sociedad necesita un cambio de visión, un incremento de solidaridad de los unos para con los otros, preocupándonos por las personas y las situaciones más necesitadas”, tal vez en referencia a la oposición de un sector de la sociedad española a la repatriación del enfermo padre Pajares por miedo al contagio, tal vez también por la indiferencia y la falta de solidaridad de las sociedades desarrolladas, unas y otras no tanto, donde un grupo de políticos depredadores derrocha los recursos públicos en promociones personales para saltar de un cargo a otro, o bien en sus francachelas particulares, mientras en un continente signado por la pobreza, el fantasma del ébola recorre Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria, amenazando con pasar a otros países y, ¿por qué no?, a otros continentes, si no se toman las medidas pertinentes.
*Con información de los diarios El Mundo, El Universal y El País.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada