Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Educación y suicidio
Martes 16 de Septiembre de 2014
A- A A+

15 de septiembre, víspera oficial del inicio del movimiento de Independencia. 16 de septiembre, movilización y batallas, fecha real del proceso. En este contexto, además de felicitarnos precariamente, traigo a la discusión dos temas, sin relación causal, pero de urgente revisión y conocimiento público.
Las estadísticas, evaluaciones y resultados nos advierten la ausencia de políticas públicas y la profundización de ambos temas en la sociedad mexicana. Acorde con la OCDE, el trabajo precario reina en este país. Su reciente reporte afirma que tener mayor educación no implica empleo y menos mejor empleo.
México está entre los países de la OCDE en los que el mercado laboral favorece más a las personas que únicamente estudiaron primaria y secundaria, mientras quienes tienen educación superior están desempleados. En el primer caso, la tasa de desempleo se ubicó en 3.5 por ciento, en el segundo en 4.6.
Lo anterior tiene importantes repercusiones en la vida cotidiana de la gente, pues el mercado laboral mexicano demanda trabajadores menos calificados, lo que implica también en baja productividad, la ampliación de la economía informal, y el empleo precario, donde la flexibilidad y la desregulación laboral prevalecen.
Igualmente, nuestro país sigue a la saga respecto a los principales indicadores educativos evaluados por la OCDE; ocupa la última posición en la expectativa de concluir el bachillerato o licenciatura (47 y 22 por ciento), prevaleciendo en ambos sectores altas tasas de deserción.
Destaca también su ubicación entre las cinco naciones con mayor cantidad de jóvenes que ni estudian ni trabajan –ninis- (22 por ciento), y respecto al 2010 este sector apenas se redujo 0.5 por ciento. Por cada joven de este grupo, tres son mujeres, quienes abandonan escuela y empleo por labores domésticas e hijos.
Abandono escolar, jóvenes que pasan más tiempo trabajando respecto al dedicado a la escuela, empleo precario e informal, bajos salarios, embarazos adolescentes y creciente vulnerabilidad caracterizan, a 204 años de nuestra Independencia, al más numeroso grupo de jóvenes que haya tenido este país.
Parte de esa vulnerabilidad se manifiesta también en el incremento de la tasa de suicidios. Si bien en México respecto a otros países el indicador no parece alarmante, preocupa a los especialistas su acelerado aumento en las dos últimas décadas. En 2012 más de cinco mil personas se suicidaron.
De la cifra anterior, 80.6 por ciento fue consumado por hombres y 19.4 por ciento por mujeres. En 1990-2012, la tasa se duplicó de 2.2 a 4.7 suicidios por cada 100 mil habitantes. En 2012, la tasa de mortalidad de los hombres fue de 7.8 por ciento por cada 100 mil hombres y de las mujeres de 1.8 por cada 100 mil mujeres.
La mayor incidencia de suicidios se concentra en los grupos de edad de quince a 19 años (14.9 por ciento), 20 a 24 (15.8), 25 a 29 (11.9) y 30 a 34 (19.7); el bono demográfico. Los jóvenes mexicanos, hombres y mujeres, tienden a suicidarse en un complejo contexto de factores económicos, sociales, mentales y de violencia.
A 204 años de vida independiente, niños y jóvenes crecen en ambientes de alta vulnerabilidad. Calificación laboral baja, mercado laboral excluyente, salarios precarios, informalidad económica, baja productividad, vida social y mental precaria, ausencia de políticas públicas, es lo que les ofrece este país.
El principio neoliberal de preparar a los jóvenes para el mercado laboral no parece estar operando, pues las oportunidades ofrecidas poco resuelven. Igualmente, el supuesto de que mercado, inversiones y apertura son condición para el desarrollo de formas democráticas y civiles de convivencia, parece burla en este contexto.
Obviedades. 1. Con la negativa a transparentar los gastos de remodelación de Los Pinos (Proceso 1976), se consolida la idea de que la mejor actitud y actividad de Enrique Peña Nieto y su gobierno es la opacidad y la ostentación, aun en tiempos de recesión y pobreza insultante. 2. En el debate sobre el cambio climático, sobresale una actitud anti-ética de las transnacionales basada en el hedonismo, el desprecio al ser humano, la ganancia inmediata. A sus dueños no les importa la humanidad, van por la ganancia inmediata, sin importar sus implicaciones. Si todos vamos a perecer algún día, acorde con las religiones y sectas mesiánicas, es mejor atesorar hoy sin importar los demás. Egoísmo posmoderno. 3. El PAN es buen ejemplo de abuso de poder, corrupción, autoritarismo, patrimonialismo. Los gobernadores de Puebla, Javier Moreno Valle, responsable del asesinato del niño Tehuatlie, corroborada a regañadientes por la CNDH, cuyo presidente busca la reelección, y de Sonora, Guillermo Padrés, cuyo oportunismo lo promovió a la gubernatura, quien encarcela yaquis que luchan por el agua, protege a Grupo México en el criminal derrame de ácido sulfúrico a dos ríos, y se hizo construir, aparentemente con recursos públicos, una presa para gozo de él y su familia. 4. En colaboraciones pasadas comentamos que Morelia se había convertido en refugio de la delincuencia, cuyas principales células en los puntos neurálgicos del estado estaban desintegrándose; el famoso “efecto cucaracha”. El alza en las ejecuciones, secuestros, extorsiones y otros delitos son parte de ese proceso. Ahora vemos en las calles morelianas a civiles armados, los remanentes de las autodefensas que, según algunos medios digitales, patrullan la capital de Michoacán por acuerdos con el virrey. 5. “Sueño mexicano”, es lo que según el subsecretario de Sedesol, en pomposo viaje a Nueva York, fue a venderle a los inmigrantes mexicanos: con las reformas estructurales, podrán regresar y alcanzar ese sueño, además de afirmar del supuesto portento de política migratoria de EPN. 6. En un hecho inusitado, hay que reconocerlo, EPN criticó la presencia de la Guardia Nacional en la frontera de Texas, lo que provocó una destemplada y airada protesta del vicegobernador de ese estado, calificándola de “insultantes” y “ofensivas”. 7. Otro 15 de septiembre y las víctimas de aquel fatídico 09/15/2008 en una noche moreliana, siguen con su penoso andar, entre secuelas físicas y mentales, falta de recursos económicos, ausencia de apoyos legales y gubernamentales, y el desprecio de las élites políticas michoacanas. 8.
En mi pasada colaboración comenté la absurda ley que los diputados priistas y panistas aprobaron en aras de proteger, con dinero público, la crueldad a los animales, en este caso los toros. Cerca de doce mil firmas ciudadanas fueron entregadas a Salvador Jara, gobernador de Michoacán. Dudo mucho que el recurso prospere, mientras la IP taurina, urgida de dinero, aplaude los ilegales pero legalizados recursos que les obsequiará el Congreso estatal.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”