Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Discurso de odio en Durango
Martes 16 de Septiembre de 2014
A- A A+

Parece increíble, aunque no lo es, dos posiciones diferentes en dos administraciones locales del mismo partido político, en tanto que un discurso desde el Ejecutivo federal que promulga el decreto del Día Nacional de Lucha contra la Homofobia; por un lado Coahuila, quien su gobernador da facilidades para acceder a la población homosexual a sus derechos humanos y por la otra Durango, quien a través de la primera dama, hace visible el desprecio y cuestiona como depravadora la comunidad homosexual, en un discurso intolerante, pero además con prejuicios, estigmas y estereotipos que vulnera los derechos de este segmento de población.
Todas estas expresiones en un marco jurídico, la no discriminación constitucional y el Programa Nacional para la Igualdad y no Discriminación 2014-2018, además de las modificaciones recientes de la Ley Federal para Erradicar la Discriminación que le dan dientes al Conapred para sancionar a quienes discriminen por ideologías machistas, misóginas, clasistas, homófobas, sexistas, racistas, xenofóbicas, neocolonialistas, androcentricas, entre otras.
Veamos por qué esta situación. Frente a las declaraciones sin fundamento científico y discriminatorias, por cierto tampoco éticas, de la primera dama de Durango, Teresa Álvarez del Castillo, quien expreso: “….Que la homosexualidad se debe a ‘un problema genético’ el cual ‘hay que atenderse’ porque ‘está fuera de la naturaleza del ser humano’. En entrevista con medios del estado, comentó que ‘hay una degeneración y por eso hasta vienen enfermedades como el Sida’”. Álvarez del Castillo agregó que dicha preferencia sexual se debe a “tendencias y hasta modas” con las que hay que tener cuidado. Y añadió que la homosexualidad se puede “tratar también como un problema hormonal”.
Por ello van a tener que trabajar “más fuerte” con los padres de familia; declaración que aparece en el portal de Aristeguinoticias.com y que por otro lado no fue desmentida.
Al respeto de estas declaraciones machistas, misóginas y homofóbicas, ofrecemos los siguientes comentarios:
Primero: La posición homoerótica (relaciones sexo afectivas entre personas del mismo sexo) no es “moda”, se ha construido de conformidad como es percibido en las distintas épocas y lugares del desarrollo de la humanidad; su significado, denominación y la forma en que cada persona vive esta sexualidad distinta a la hegemónica están sujetos a condiciones de tiempo, lugar, espacio, contexto social y la visión con que se ejerza el poder por parte de quien gobierne.
Al analizar la sexualidad humana en las diversas etapas históricas y las culturas que han existido cuando menos en estos últimos dos mil 500 años, se aprecia el rechazo de la sociedad a las cuestiones homoeróticas, la ambivalencia o bien, la aceptación a dichas prácticas sexuales, denominadas a partir del siglo XIX como homosexualidad.
La homosexualidad ha dejada de ser patologizada desde el siglo XX, cuando en 1990, la Organización Mundial de la Salud retiró de la lista de enfermedades psiquiátricas la homosexualidad.
Hoy la homosexualidad, sobre todo en países occidentales, cuenta con un reconocimiento desde los derechos humanos de las personas que tienen una preferencia sexual diferente a la heterosexual, tales avances han permitido incluso la aprobación del matrimonio universal, la adopción, además de leyes que prevén la concordancia sexo genérica, y desde luego la no discriminación y el respeto a la dignidad de las personas (Herrera Gerardo, 2012).
Adicionalmente, desde el 2008, miembros de la ONU adoptaron un resolutivo sobre orientación sexual e identidad de género, en el cual se prohíbe la discriminación a segmentos diversos sexuales, mismo que México suscribió y que ahora es ley para el Estado mexicano.
Con las reformas constitucionales en 2011, el párrafo quinto del artículo primero constitucional, prohíbe la discriminación a personas por su preferencia sexual. Además de que se permite el matrimonio universal en la Ciudad de México, en Colima, en Quintana Roo y recientemente en Coahuila y con ello es constitucional la familia homoparental.
Segundo: Las teorías esencialistas o biológicas (basadas en genes, hormonas o neuronas), así como constructivistas (sistema de género) o las llamadas teorías constructivistas evolutivas, no han resuelto a cabalidad si se nace o se hace; situación que no abona en nada para el reconocimiento de los derechos humanos de las poblaciones disidentes sexuales; estas teorías van de la patologización, a la prohibición pasando por el delito y la pena correspondiente, hoy al menos 90 países (entre ellos las islas caribeñas de América Latina) tipifican como delito o crimen la homosexualidad. Por ello, nos parece que más allá de estigmatizar, prejuiciar y estereotipar a las sexualidades, es importante reconocer que es un mecanismos de control la dicotomía de sexo, género y erotismo, frente a las realidades científicas que se conocen.
Y es que esta manera de entender la vida está basada en la norma sexual que sólo aplica para el segmento de población heterosexual y que expresa que el amor entre sexos diferentes y complementarios es fundamental para la reproducción social, a través del matrimonio que genera familias patriarcales, monogámicas, falocráticas y religiosas, por ello, es considerada cualquier expresión que no cumple con esta visión como depravación, porque se accede sólo al ejercicio del placer y no de la reproducción. Pero aún más, esta norma sexual hace nugatorios los derechos de los heterosexuales a disentir de tener hijos, por ello, se deben reconocer otras alternativas sexuales emergentes en espera de ser aprobadas.
Otras alternativas sexuales ya aprobadas, regulan la identidad sexo genérica o la disforia de género, en la Ciudad de México; en tanto que en otras entidades federadas de México aún se discuten en algunos legislativos locales, como en el caso de Michoacán, que dicha normatividad fue entregada pero que hoy las y los diputados la tienen en la congeladora.
Tercero: Las autoridades del Sector Salud, sobre todo las que manejan la información sobre enfermedades infecto-contagiosas, deben actualizar a las y los funcionarios para evitar que proporcionen información tendenciosa, que no se encuentra sustentada en evidencias científicas, y que por ello, discrimina y excluye a un amplio sector de la población; y es que hoy pensar que el VIH-Sida es un cáncer rosa, es mantener la información de los funcionarios en los años 80, cuando era una manera de entender y explicar desde lo moral el Sida. Hoy sabemos que el VIH Sida es una infección que la puede adquirir cualquier persona que no utilice la prevención como mecanismo de protección a su salud toda vez de la existencia de prácticas de riesgo.
Por ello, nos parece toral, que Conapred emita sus protocolos ante estos discursos de odio e ignorancia, para evitar manifestaciones homofóbicas que discriminan y atentan contra los derechos de terceros, y que desde luego vulneran su derecho a ser tratados como iguales.
Hoy, Conapred está promoviendo acciones en contra del racismo que sufren algunos deportistas del futbol en Querétaro. También esperamos que de oficio realice acciones en contra de quienes discriminan y atentan contra los derechos humanos de los grupos vulnerados, como es el caso de la primera dama de Durango, que no basta con un comunicado pidiendo disculpas públicas por el impacto que ha generado de este segmento social. Por otro lado, también el Conapred deberá de oficio sancionar a la cadena de cines internacional por su discurso de exclusión a las personas con discapacidad.
Finalmente expreso lo siguiente, caminemos juntos a favor de la inclusión, del respeto al valor de la diferencia, pero también, al reconocimiento de que todos tenemos los mismos derechos humanos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango