Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¿Al borde del despeñadero?
Martes 30 de Septiembre de 2014
A- A A+

¡No lo sabemos! Pero estamos seguros que el PRD rápidamente está terminando de transitar por el camino de la esperanza para desafortunadamente llegar a un despeñadero, desde luego de no reencontrar pronto la senda extraviada. Los intereses particulares de las salvajes tribus en las que ahora está convertido este partido, caminan y aplastan los principios y dogmas del instituto político ideado y fundado principalmente por los dos iconos llamados uno, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y el otro Porfirio Muñoz Ledo y, más rápidamente se conducirán al aquelarre, llegarán de continuar exclusivamente en la defensa de sus mezquinos intereses.
Los líderes de las mismas, en contubernio con sus grupúsculos, han servido de tapete al titular del Ejecutivo Federal y no conforme con esta ridícula conducta, ahora el flamante presidente del Senado de la República, Miguel Barbosa, abre fuego contra Jesús Zambrano, el “más pequeño de los presidentes que ha tenido el PRD”, a quien el primero le acusa de “oportunista” por la conducta de apoyo a las contra reformas constitucionales impulsadas por el poder económico que domina a la nación. Decires “baladíes” de Zambrano, pues, le ocasionaron una regañada de Barbosa que desde luego no lo lastima a él, pero que hiere de igual manera al PRD.
Pero no solamente lo anterior daña inexorablemente la imagen de lo que queda del instituto político fundado el 21 de octubre de 1988, en que se publicó el “Llamamiento al pueblo de México”, que por cierto no lo firmaron los dos guerreros con plumas antes mencionados.
El partido está tan mal o igual que los otros partidos políticos nacionales, como reflejo de las condiciones del país y por lo mismo, varios presidentes, caso concreto el de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, ni se entera de la masacre a mansalva perpetuada en contra de estudiantes de la Normal de Ayotzinapa y de un grupo de jóvenes futbolistas, el viernes de la semana anterior. Es una pena que no estén enterados ni de lo que pasa en sus propios dominios y menos de lo que sucede en el resto del país.
En Guerrero, gobernado por un distinguido ex miembro del Partid Revolucionario Institucional, pero penosamente impulsado por el PRD debido a la degeneración del instituto político (en el que su lema ¡Democracia ya, patria para todos! está más que olvidado) las cosas andan al revés, igual de graves o más que en Michoacán, donde los asesinatos no paran ni la economía del Estado se recupera.
Desde luego que en el resto del país no se cantan mal las rancheras y cuando no es por el crimen organizado, lo es por las incapacidad de sus gobernadores, por cuestiones debidas a la misma naturaleza, como es el caso reciente de las desgracias ocurridas en Sonora, en una de las minas más viejas y más ricas del país (que está en las manos del minero más poderoso de México), como en la franja de la Baja California y otros estados.
Ya no ondea el emblema del sol acromático y las banderas de la lucha interna están deshilachadas, tanto o más que si el pleito lo fuera contra el poder del Estado mexicano. Las mantienen desplegadas de tal suerte que no les importa el despeñadero en el que están situadas las tribus, pues su interés básico es ganar migajas y arrodillarse ante el poderoso. Entre ellas prevalece su interés muy particular y no el bienestar de los mexicanos.
Por todo lo anterior, más aún porque nuestro Estado se mantiene con dificultades por la quiebra financiera y por el problema del crimen organizado que a cada momento lanza granadas incendiarias en forma de “videos caseros”, es de esperar que las diferentes tribus hagan conciencia de su responsabilidad, den ejemplo de desinterés y permitan efectivamente, determinar a sus candidatos por su presencia, conocimiento, honradez, servicio y no sólo negocien la repartición de los panes, es decir, las posiciones de representación proporcional.
Ojalá se entienda esta acerba crítica, pues de lo que se trata es de ganar tanto el Poder Ejecutivo del Estado, como la mayoría de alcaldías y posiciones el año próximo. ¡Estamos en tiempo!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?