Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
“Interculturalidad: diversidad y paz”
Miércoles 15 de Octubre de 2014
A- A A+

Este viernes 10 de octubre se llevó a cabo el Foro Estatal de Interculturalidad y Salud, organizado de manera coordinada por la Secretaría de Salud en Michoacán, así como de la Facultad de Enfermería y Salud Pública de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, y a la cual asistieron al menos 700 alumnos y alumnas del área de la salud.
En dicho foro el que esto escribe asistió como ponente; pero ¿qué entendemos por interculturalidad?, es el modo de convivencia en el que las personas, grupos e instituciones, con características culturales y posiciones diversas, conviven y se relacionan de manera abierta, horizontal, incluyente, respetuosa y sinérgica en un contexto compartido que no necesariamente tiende a cumplir con algunos de los valores de la democracia, igualdad, libertad y respeto a la dignidad humana, puede cumplirse la dimensión de la igualdad jurídica, finalmente todos somos iguales ante la ley, en la práctica es una aspiración.
Presentamos la ponencia “Grupos vulnerados y salud pública”, al respecto expresamos que aún existen sujetos sociales no visibilizados por las políticas públicas y los marcos normativos, como las comunidades de transgeneridad, las trabajadoras domésticas y las personas de talla baja, por lo que es importante que estos segmentos poblacionales se sumen a actividades de desarrollo humano.
La interculturalidad plantea la relación de varios grupos sociales culturalmente diferentes, que conviven y se relacionan compartiendo áreas territoriales, lenguas y normas. Sin embargo, no debemos confundir con la multiculturalidad, en donde un grupo cultural mantiene una asimetría o hegemonía sobre otras poblaciones; en las relaciones interculturales existe la disposición del reconocimiento a partir del ejercicio de derechos (reconocimiento de las diferencias como valor, pero con igualdad en derechos humanos), no como concesión, ni mucho menos como dádiva, ni sometimiento de los privilegios de un grupo ante otro, sino como el marco para potenciar relaciones hacia la convivencia social, y como en otras ocasiones he manifestado, convivencia democrática, inclusión y cultura de paz.
La interculturalidad, al parecer sigue sin llegar a los espacios de atención del servicio público, con relación a las instituciones de salud, los usuario de los servicios expresan la falta de sensibilidad, escucha y respeto en el trato recibido por parte de los servidores públicos del área de salud; otros más expresan la falta de respeto a la privacidad, el menosprecio de sus opiniones y desde luego, la ausencia de información objetiva y clara para poder comprender los procesos administrativos, todo ello termina por incidir en la satisfacción que reciben del servicio y de la atención del personal de salud (al parecer estamos de frente a la ausencia de calidad y calidez en el servicio). Esto influye en el desapego a las indicaciones médicas, una incidencia mayor de abandono de los tratamientos (no hay adherencia) y en resistencia al uso de los servicios que, en casos extremos, ha llegado a la confrontación y al choque cultural, como en el caso de zonas indígenas, en donde en ocasiones las mujeres deben entrar sin zapatos para no ensuciar, si piensa que esto sucedió hace muchos años, no, aún hay lugares así en la Costa.
En este sentido expresé que las ”relaciones interculturales” se establecen con base en el respeto, la valoración a la diversidad y el enriquecimiento mutuo; con todo ello y sin embargo, no son procesos exentos de conflictos y cuando estos aparecen, se resuelven mediante el respeto, el diálogo, la concertación y la escucha mutua por eso, dijo, la tolerancia debe entenderse como el reconocimiento del valor de la diferencia, la aceptación de la igualdad de todos y todas, y el asumir la diversidad como signo inequívoco de la riqueza social.
Finalmente hizo un llamado a la conciencia social de todos y todas, funcionarios, servidores públicos del Sector Salud, “los exhorto a que debemos actuar con valores, con principios y con virtudes sociales.
“En nosotros ésta transforma las presentes prácticas sociales destructivas a prácticas sociales constructivas de modelos sociales incluyentes, que respeten la diversidad, que respeten la diferencia y acepten la igualdad. Michoacán y Morelia obligadas a construir sociedades sin violencia, saludables y sin discriminación”.
En este mismo sentido este 10 de octubre asistí a La Piedad, Michoacán, aun cuando ahí no tocamos el tema de interculturalidad, me parece que esta acción realizada en el Café Literario abre los espacios para el reconocimiento de la diferencia, pero en el marco de los mismos derechos humanos, la generación de diversidad y la construcción de una gran riqueza social.
Así, de manera coordinada entre la sociedad civil y autoridades municipales de La Piedad, se llevó a cabo por segunda ocasión el Café Literario, esta ocasión con lectura de poemas y exposición colectiva de pinturas.
A dicho evento asistieron miembros de la Asociación de Sordos de Michoacán representados por Margarita González Puga, sede La Piedad; Grupo de Facto Diversidad Sexual con la participación de quien esto escribe, Insurgencia Ciudadana Podemos, representado por Jonathan Bañales, así como representantes de Sam’s Club y la regidora de La Piedad Tatiana Ayala, siendo anfitriones la organización Insurgencia Ciudadana; el programa fue diseñado para conocer las propuestas literarias de Viridiana Cázares Hernández (pintora y escritora con discapacidad), David Cázares Peña (artista visual con discapacidad), Silvia Medina Luna (canta-autor para personas con discapacidad) y Margarita González Puga (poeta con discapacidad).
Adicionalmente se leyeron poemas sobre cáncer, de Magdalena Cabrera Servín, quien tiene su residencia en León, Guanajuato, y que es sobreviviente de cáncer de mama. En su poema “Cangrejo negro” expresa un dolor profundo: “Te abrazaste a mi pecho con fuerza, con dureza quisiste robar mi aliento, tus tenazas desgarraron mis senos de dolor y tristeza, casi muero con tu intento Cangrejo negro, signo maldito... Me obligaste a bailar tu danza a cada paso pretendías decidir mi suerte con el baile querías pisar mi esperanza ritmo no era, ¡era un anuncio de muerte!”.
En tanto Silvia Medina Luna nos deleitó con una canción a su hijo; “Y yo no cambio por nada la sonrisa de mi hijo... Aunque su boca no habla con sus manos me lo dijo....”. Él me dijo que me ama... Con el más puro cariño... José Rodolfo se llama... Para mí siempre mi niño. Porque aunque los años pasen. Para mí no crecerá... Para mí siempre mi niño... Siempre mi niño será”.
En tanto que Margarita González Puga y Viridiana Cázares, expresaron su visión sobre las dimensiones sociales, culturales, económicas y políticas de la discapacidad. Ambas con un sentimiento que expresa el gran compromiso que se tiene por los conceptos de inclusión, respeto y acceso al desarrollo humano.
Me complace expresar mi agradecimiento a la participación de la maestra Abriela Carbajal Pérez, quien desarrolló la dinámica de psicomotricidad, permitiéndonos a las y los asistentes a dejar atrás estereotipos, prejuicios y estigmas de personas con discapacidad, una acción interesante y constructiva.
Adicionalmente se realizó la presentación de varias de las obras pictóricas de las personas artistas plásticos con discapacidad Viridiana y David, quienes pintan en lápiz y oleo.
Al finalizar la tertulia literaria, los organizadores obsequiaron el cuadro “Ruido” a quien esto escribe por su participación en los dos años de trabajo que tiene la formación de estas actividades en La Piedad. Al recibir el obsequio expresé que es la pieza más importante que me han obsequiado, toda vez que es producto del amor y el trabajo de una persona artista plástica con discapacidad, es una obra de la señorita Viridiana Cázares.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria