Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!
Miércoles 29 de Octubre de 2014

Crisis política, crisis del sistema

A- A A+

La crisis que estalló con el asesinato y desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, y que alcanzó a golpear el mundo feliz de Enrique Peña Nieto y sus “reformas estructurales”, no es nada más una crisis coyuntural, es también una crisis del sistema político mexicano, de los partidos políticos y las élites políticas.
Además de la costosa y partidista burocracia incrustada en el INE, antes IFE, para garantizar la supuesta normalidad democrática y la transición fallida, es notable la incapacidad política y operativa de los tres niveles de gobierno, las instituciones del Estado mexicano y, particularmente, los partidos políticos y sus élites.
El PAN, en Sonora y Puebla; el PRI, en Michoacán y Veracruz; el PRD, en Guerrero, entre otros casos, muestran la ineficacia, ineficiencia, connivencia entre élites políticas y delincuentes, uso descarado de recursos públicos para fines personales y partidistas, ausencia de transparencia, y economías a punto del colapso.
Durante los dos gobiernos federales del PAN, se fue perdiendo la centralidad del sistema político. El presidente era el factor de poder, por lo que al perder el PRI la Presidencia, se genera una suerte de atomización política que fomentó una especie de feudalización, además de facilitar los tratos con la delincuencia.
Las élites políticas locales, sus burocracias y estructuras partidarias se adueñaron de la transición política a nivel local. En general, esta tendencia fue positiva, pero contribuyó al faccionalismo, reforzamiento de las mafias y la interacción con los grupos delincuenciales, los que se apoderaron de los gobiernos.
En Guerrero, Michoacán, y otras entidades, hay diversos ejemplos locales de las interacciones entre crimen organizado y élites políticas locales. Se argumenta que el miedo y las presiones favorecieron estas corruptelas, pero cuenta también el abandono gubernamental y las perversiones personales.
Si bien, estos tratos permitieron la operación del crimen organizado y su escalamiento hasta crispar económica y socialmente las tramas locales, a nivel estatal y nacional las sospechas de complicidades e impunidades entre gobiernos estatales, funcionarios gubernamentales y partidistas, persisten.
La esquizofrénica guerra del ex presidente Felipe Calderón, en lugar de atacar las entrañas del problema a nivel local, estatal y federal, y entre las élites políticas y económicas, desató una cacería que pretendió otorgarle la legitimidad que no obtuvo en las urnas, además de exacerbar localmente la problemática.
Esta guerra dejó intactas las tramas nacionales, estatales y locales, permitiendo a las élites políticas y la delincuencia organizada pactar una especie de gobernabilidad que implicaba extorsiones, secuestros, asesinatos, expoliaciones y el ascenso de grupos y personajes a cargos públicos.
La crisis ha impuesto la inseguridad como un proceso cotidiano y elemento fundamental del despojo que impacta al trabajo, los territorios, los recursos estratégicos, la vida comunitaria, el tejido social. Esta es la normalidad política que la transición nos legó, no la democrática que realmente urge.
Esta normalidad política ha implicado que una parte de la sociedad civil observe, sin participar, la corrupción, normalizándola, mientras otra parte la pone en práctica. La complicidad e impunidad practicada entre las élites políticas y económicas es un hecho cotidiano y perverso.
¿Hasta dónde llegará esta crisis política y social? No hay respuesta fácil, pero el movimiento pacífico encabezado por los jóvenes y estudiantes de distintos orígenes sociales y económicos, además de la convergencia de otros reclamos y organizaciones de la sociedad civil, tienen la respuesta.
Obviedades. 1. Otro grave problema de esta crisis, es la mercantilización de las relaciones bilaterales y multilaterales. El PAN colapsó la tradicional política exterior mexicana, pero el nuevo PRI ha convertido a los embajadores en mercaderes y lobistas. Se dedican a hacer negocios. 2. La movilización del 22 de octubre, que unificó a nivel nacional y mundial el #Ayotzinapa, calificada por la prensa y algunos comentócratas oficialistas de ejemplar, sacó a la calle a hombres y mujeres jóvenes que PAN y PRI criminalizan sin razón. Marcharon indignados, unidos, ante las élites políticas que los minimizan y han pretendido convertirlos en simples consumidores. 3. Lamentable respuesta del IEM, organismo electoral caduco y costoso, a la queja interpartidista sobre la evidente falta de un gobernador, cuyas principales actividades han sido discursos vanos y vacíos, y frivolidades por doquier. 4. José María Martínez, senador del PAN, fanático derechista, misógino y homofóbico, celebró los cambios que personeros de los medios y la derecha hicieron a la ley sobre derechos de niños y adolescentes en la Cámara de Diputados, otra muestra más de discriminación y criminalización. 5. El PRI, en aras de sacar leña política electorera de una crisis en la que este partido, el gobierno priista y el Estado mexicano tienen la mayor responsabilidad, poniéndose a la par de “los chuchos” del PRD, enfoca sus baterías mediáticas contra AMLO, quien muy desafortunadamente no se ha deslindado, igual que Cuauhtémoc Cárdenas, de “los chuchos” del PRD, de los involucrados en el problema con la contundencia necesaria. 6. El PAN no tardó en sumarse, como se esperaba, al PRI, su gran maestro y hermano. No sería mala idea investigar a AMLO, pero a condición de que investiguen a Vicente Fox, Marta Sahagún, los hijos de esta señora, y todas las atrocidades y corruptelas del sexenio de Felipe Calderón. Dos sexenios en los que el PAN fue el rey de la corrupción, la simulación, las complicidades. 7. Mientras las élites políticas buscan socavar a AMLO, en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2015, se propone un incremento de 10.37 por ciento real respecto al 2014, al Congreso, sin claridad sobre el destino de cuantiosos recursos. Es el caso también del Congreso michoacano. 8. Y Zambrano, chucho-perredista, quien se reunió horas antes de que el ex alcalde Abarca huyera, no es cómplice. ¿Los chucho-perredistas tienen la venia del periodismo y los comentócratas oficialistas, PRI, EPN, PAN, para denostar a AMLO? 9. Y a Claudio X. González, ante la profundidad de la crisis mexicana, se le ocurre que se firme otro pacto, figura retórica que sólo ha servido para saquear al país y favorecer a los empresarios. 10. La aprobación de EPN cayó 30 por ciento, lo que explica el ataque del PRI-PAN a AMLO, y refleja la conmoción y el pasmo de un gobierno y sus élites políticas ante su propio fracaso. Al interior crece el rechazo y en el exterior se revela el fracaso, como la prensa del capitalismo salvaje, The Economist, Financial Times, The Guardian, The New York Times, Le Monde, The New Yorker, El País, celebradora de las supuestas “reformas estructurales”, señala: México se hunde.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”