Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¿Y nuestros jóvenes?
Domingo 2 de Noviembre de 2014
A- A A+

Han sido absorbidos por el monstruo, pocos, muy pocos son capaces de levantar el rostro, menos aún son los que lo desafían. Los profesores de todos los niveles, desde el básico hasta los del postgrado, hemos hecho la tarea, obedeciendo sin chistar, a pie juntillas, lo que los dueños del mundo nos han dictado: obligar a nuestros educandos a que sigan nuestro ejemplo, aceptar sin crítica las órdenes que vengan del mandón, del que paga. Los resultados están a la vista.
La Organización para el Comercio y el Desarrollo Económico, desde la firma y entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio con Canadá y Estados Unidos, en 1994, han impuesto las políticas económicas y por ende políticas, educativas, de salud… En el organigrama de alienación educativa están: la Secretaría de Educación Pública y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología; es a través de ellos que imponen los contenidos y parámetros de conocimiento que privan en la educación.
Supeditados a los designios de los antes mencionados y operando como aliados, el Centro Nacional de Evaluación y demás organismos “acreditadores”, también son empresas particulares que operan como una asociación civil ejerciendo la supervisión de la educación que se imparte en México. El colmo, es que rectores, directores y docentes presumen su falaz logro, transmitiendo su entusiasmo domesticador a los alumnos. Por fortuna los menos se han dado cuenta del engaño y deciden sumarse a la desobediencia conscientemente. ¿Autonomía universitaria? No nos hagan reír, por favor.
La fragilidad de la rebeldía nata de los niños, la sometemos y terminamos domesticándolos en las escuelas con la ayuda cómplice de los padres, que a su vez, hemos pasado por la domesticación propia de las escuelas, los medios televisivos con su futbol, telenovelas, videojuegos, “las maquinitas”… Los padres y maestros nos hemos tragado los paradigmas que vomitan las escuelas, universidades, centros de investigación y medios. ¿Acaso hoy la tierra, el agua, aire y demás elementos básicos para vivir están mejor que hace… digamos 20, 30 o 50 años? La convivencia con la naturaleza y con las personas ha sido gradualmente eliminada hasta llegar hasta donde estamos. Hemos convertido selvas, bosques en páramos, ríos, mares en basureros. Pequeños núcleos aún conservan la esperanza de detener la carrera loca que los bienes materiales mueven a la humanidad.

¿Dónde están nuestros jóvenes?

Recientemente hemos tenido decenas de jóvenes y niños asesinados y desaparecidos, Tlatlaya y Ayotzinapa respectivamente nos dan la pauta. El Estado en descomposición pareciera que desea desaparecernos a todos. La respuesta a tales atrocidades muestra nuestra incipiente organización, la debilidad argumentativa, las acciones violentas de algunos sectores lo demuestran. ¿Habrá alguien que esté interesado en propiciar la violencia y con desmanes inducidos por provocadores buscan la represión?
Las casas para estudiantes de la Coordinadora de Universitarios en Lucha cierran la Universidad sin consultar previamente a la comunidad, y como es su costumbre, obligan a sus moradores a marchar. ¿Qué hicieron cuando la autoridad unilateralmente impuso el reglamento que los regiría? ¿Por qué no se opusieron al cobro de inscripciones? ¿Alguien dio la orden de actuar?
Los estudiantes de la Facultad de Psicología, que se oponen al cobro de inscripciones, mañana martes 4 cumplen tres semanas en paro, la autoridad se empeña en violentar la Constitución del Estado. Las autoridades de la Facultad y la Michoacana, se niegan a dialogar con los inconformes, corre el rumor de que se pediría el uso de la fuerza pública. Las demandas jurídicas interpuestas por los inconformes en contra del cobro de cuotas, han sido ganadas ante instancias legales. La Universidad ha sido multada por tal hecho. La autoridad ha ofrecido la condonación y los quejosos exigen la gratuidad de acuerdo a la ley, no mendigan la condonación, aceptarla implicaría dar la razón a quien no la tiene. Eso han dicho las instancias legales para casi un ciento de amparos.
Aun así, la amplia mayoría de los jóvenes está adormecida, basta ver los comentarios en las redes sociales para corroborar lo que aquí se escribe.

Juma en la Michoacana

Los profesores, empleados y estudiantes nos encontramos fragmentados, cada uno por su lado, buscando lo de cada quien. Los primeros estamos más preocupados por las pensiones, el pago… nuestros asuntos particulares. La muestra es que en el reciente Congreso General de Representantes del Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana, no salió documento alguno o declaración en contra de las desapariciones y la violencia ejercida en contra de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa. No se critica la política educativa del gobierno y menos el rumbo que lleva el país. El SUEUM, sindicato de empleados, manejado al antojo de los caprichos y vaivenes del líder sempiterno “Lalo”, declara lo que a él conviene.
La amplia mayoría de los estudiantes, se muestran apáticos, han permitido el cobro de inscripción por parte de la autoridad que viola flagrante lo establecido por la Constitución del Estado. No han sido capaces de defender un derecho.
Tardíamente el rector Gerardo Tinoco, el miércoles pasado declaró a la prensa estar en contra de la represión a los estudiantes de la Normal que Ayotzinapa y fue hasta la noche del jueves 30 de octubre, que reunidos en el Consejo Universitario hicieron pública su inconformidad. La respuesta del CU deja de ser oportuna, pues los hechos ocurrieron el 26 de septiembre, más de un mes después. Era sintomático y sospechoso el que hubieran seguido con su silencio que pudiera parecer cómplice.
En el programa de “Voces de Cambio” que se realizó por la mañana del 30 de octubre -antes de la sesión de CU-, se mencionó el silencio del Consejo Universitario, de los directores y consejos técnicos de las escuelas. Llegó la invocación hasta el CU que horas después, por fin abrió la boca. Ver https://www.youtube.com/watch?v=YArVmB7mEWA&list=UU4W3ORutR01_L6UA8KOvutg
En el mundo, decenas de países, intelectuales, estudiantes mexicanos en universidades extranjeras, exigieron a Peña encontrar a los desaparecidos.
Los zapatistas el 7 de octubre marcharon en silencio para protestar por el crimen de Estado; 20 mil según la prensa. Ver: https://www.youtube.com/watch?v=EZAfK1yLyys

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?