Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Martes 11 de Noviembre de 2014
A- A A+

En días pasados, casi para terminar mis ejercicios físicos de rutina en una cancha de basquetbol, un practicante de este deporte, ya en edad adulta, corría descalzo por la cancha tratando de encestar la pelota, cuando me observó al tiempo que me gritaba que hiciera “menos política y más deporte”. Dos o tres veces me arrojó la pelota, me arrojó el esférico balón haciéndome una invitación para que jugara una cascarita con él. Tomando la pelota me le acerqué comentándole que si la ciudadanía se interesara y se ejercitara más en la política, habría indiscutiblemente más desarrollo y más deporte y con certeza los mexicanos en lo general le cerraríamos el camino a todos aquellos que en la práctica de la politiquería han corrompido a ésta y se han corrompido llevando al país a la triste situación de desestabilidad, de pobreza, fortaleciendo al crimen organizado, e incrementando las desgracias nacionales, así como han hecho entrega de los recursos naturales a sus amigos, desapareciendo prácticamente las industrias estatales y generando la acumulación de grandes fortunas en unas cuantas manos.
Comento lo anterior porque en la noche del viernes 7 del presente mes, el procurador General de la República relataba la segunda parte del novelesco, tenebroso y trágico suceso ocurrido en el estado de Guerrero relacionado con los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, prácticamente asesinados por quienes falsa y malévolamente venían desempeñándose en una actividad contraria al ejercicio de la política, en su calidad de representantes “populares” en el estado de Guerrero.
Murillo Karam, que así se llama el titular de la PGR, al término de su perorata en la que no se aceptó pregunta alguna, cerró su dramático y tenebroso cuento con la frase ¡Ya me cansé!, sin saber si se refería al verbo “cansar” del latín camsare, fatigarse, de gastar sus fuerzas físicas, o como lo indicara, terminaron los estudiantes normalistas, “muertos y con los huesos todos molidos”. Pero, efectivamente el viernes anterior, se cansó de leer su trillado cuento o ¿acaso se cansó por el cuento de nunca acabar en todo el país?
La política no es pues el cuento que nos cuentan y quien verdaderamente ejerce o hace ejercicio de la política, tiene que consagrarse para servir a la sociedad y no servirse de ella y menos cansarse por servir: debe buscar el conocimiento pleno a efecto de resolver satisfactoriamente la problemática social y así pueda gobernarse adecuadamente. En política no se deben imponer las cosas y se debe convencer para servir bien. La Política (con mayúscula) en el ejercicio del poder público, busca un fin trascendente; promueve la participación ciudadana a efecto de solucionar su problemática y quien cumple bien su objetivo, no debe, no puede cansarse de hacer ejercicio de la misma.
En la República Mexicana, hay miles y miles de practicantes erróneos de la política ¡Vaya, crecen como si fuesen verdolagas! Con ese deshonesto ejercicio de una ciencia se han favorecido, tanto a sí mismos como a sus familiares y a sus compinches, mismos que los auxilian para robarse incansablemente los recursos públicos, que los llevan a atesorar grandes fortunas que a su vez les permiten continuar direccionando al país hacia el beneficio particular de una minoría.
Los lamentables sucesos que hemos estado viviendo a lo largo de 45 días no sólo lastiman a los padres de los estudiantes desaparecidos y orillan a los mexicanos a descargar el coraje tratando de quemar el Palacio Nacional.
Con ese inadecuado actuar, los politiqueros perjudican a todos los mexicanos, ya no se diga a los padres y familiares de los jóvenes estudiantes masacrados por unos pillos desarrollando y activándose políticamente.
El relator de la segunda parte del tenebroso y trágico suceso en el que masacrados perdieran la vida los jóvenes estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, no debe estar fatigado; debiera, ¡sí!, estar preocupado por el ineficaz actuar del gobierno de la República que ha hecho de la política una porquería.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?