Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Epistolares que dan pena
Martes 18 de Noviembre de 2014
A- A A+

Mientras el país se incendia, un buen número de diputados federales meten la pata y piden la renuncia de Peña Nieto, como si yéndose éste las cosas se arreglaran por arte de magia. Todo acontece tan rápidamente y al mismo tiempo, que no nos permite salir de nuestro asombro cuando ya estamos inmersos en otros asuntos negativos. Para completar la última “comedia”, aparece en escena La Casa Blanca, pero en las Lomas de Chapultepec, que deja ver un rosario de mentiras a su alrededor, de tal suerte que en un mar de falsedades tratan de oscurecer la cara mansión, mientras que, para el colmo, paralelamente el presidente nacional del PRD, se ocupa de enviar sendas misivas a sus diputados federales, como si su práctica epistolar lo pudiera aislar del pedimento de perdón por lo de Ayotzinapa. En el inter de los sucesos, Peña Nieto regresa de su travesía por el lejano Oriente anunciando (¿o amenazando?) que no aspira a utilizar el uso de la fuerza para contener lo que bien sabe que no puede contener.
Así las cosas, en el país y cuando se requiere más urgentemente el uso de la praxis política, en la dirección nacional el PRD se observa un desconocimiento de lo que debe hacerse tanto para administrar como dirigir a este instituto político y son obvias y claras las torpezas de su presidente para dirigirlo, cuando está por arrancar la contienda nacional electoral.
En su falta de sensibilidad o conocimiento o torpeza política, se le ocurre mandar sendas y personales misivas a 101 diputados federales del Partido de la Revolución Democrática, solicitándoles sean caritativos, que no sean codos, que ayuden, que den un donativo a… Televisa.
Cabe señalar que la actual dirigencia de este partido, fue impuesta en un congreso nacional, controlada por el poder colectivo de “los chuchos”, la más importante secta supuestamente izquierdista del PRD, que poco a nada tiene que ver con la filosofía moral y conducta política de su creador principal, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.
Cierto es que diferentes tribus autodenominadas de izquierda, se sumaron al incipiente partido en 1989, pero se convirtieron ¿o ya lo eran? en verdaderos clanes salvajes y con su conducta, impulsaron la corrupción y consecuentemente su propia degradación, que hoy en día, amenaza con disminuir todavía más al PRD.
En los epistolares enviados por Carlos Navarrete a los diputados federales miembros de este instituto solicitando la ayuda económica citada, se puede leer el siguiente párrafo: “…Que el PRD conoce las causas justas y nobles, y es por ello que apelamos a su sensibilidad y generosidad para solicitar su colaboración con un donativo voluntario en apoyo a la labor que realiza la colecta Teletón 2014 y poder ayudar a tan noble causa”.
En elecciones nacionales anteriores se ha conocido en el PRD la intervención de esta empresa para direccionar los resultados electorales con un daño inconmensurable para el PRD y desde luego, para el país en lo general, por lo que sorprende tan solidaria ayuda a quien, con su desinformación, tanto daño causa al país.
¡Vaya talante que tiene Carlos Navarrete! Después de la desfachatez de su compañero Zambrano con la que impulsaron las reformas de Peña Nieto, ahora resulta que nos muestran una nueva cara: de teletontos o de teletones, palabras que se escriben diferentes pero que tienen igual significado.
Jesús Zambrano, en su papel de jefe de membrete, ya en una ocasión sucumbió seguramente pensando que su servilismo con el supremo poder le llevaría a su natal Sonora a la que ha soñado con gobernarla siguiendo una ruta equivocada.
En lo que queda del partido fundado por Cuauhtémoc Cárdenas, están inmersos varios jinetes apocalípticos, pero cuatro son los que influyen en el descenso estrepitoso del mismo, pero sin que dejen de aspirar a que la actual administración federal los haga suyos y les tiendan puentes que le permitan arribar, a uno, a altas esferas, pero de esto escribiremos en otras Repercusiones.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?