Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Los machetes de Atenco
Lunes 24 de Noviembre de 2014
A- A A+

El ayer del Estado de México amenaza con ser reproducido en todo el país, precisamente por quienes teniendo la responsabilidad suprema de conducir las riendas (haiga sido como haiga sido) de nuestra atribulada nación, más empeñadas parecen estar no en resolver la desaparición de los 43 jóvenes, sino la de amenazar y provocar conflictos sociales que pueden oscurecer la vida política, ya de por sí trágica, de la República Mexicana.
En ese “ayer”, José Antonio Villanueva, un elemento al servicio de la Armada de México, dirigiéndose a los conscriptos que prestaban su servicio militar, se refiere a los todavía latentes y lamentables hechos ocurridos en la población de San Salvador Atenco, en los primeros días de mayo de 2006; este militar los alertaba o inducía en contra de la actitud de los pobladores de Atenco, afirmando que, cito: “Esos recientes acontecimientos de violencia y enfrentamiento entre actores sociales y autoridades del gobierno eran hechos aislados de gente protagonista que solamente querían figurar en los escenarios políticos y sociales” del país.
Esa gente pagó con la vida invaluable de dos jóvenes, Alexis Benhumea y Javier Cortés; pero además, con la detención de más de dos centenas de ciudadanos inconformes por las oscuras determinaciones gubernamentales que los afectaban directamente en sus derechos como pobladores y dueños de tierras que buscaban ser entregadas para la construcción de un aeropuerto; en esa reyerta, hubo además, las violaciones sexuales a tres decenas de mujeres y, desde luego con esos actos de prepotencia oficial, se manifestaba el desprecio a los derechos humanos de muchos más, perpetrados por las manos de la Policía Federal y de los miembros de la Agencia de Seguridad Estatal del Estado, que era gobernado en ese entonces por quien es hoy titular del Poder Ejecutivo Federal.
Es preciso señalar que, cuando en el campo, por la falta de lluvias, las milpas se secan y como consecuencia la yesca cunde; cualquier cerillo tirado sin pensarlo, puede provocar un gran incendio del que muchos pueden (podemos salir, sin tener vela en el entierro), no solamente chamuscados, sino ardidos totalmente.
La irracionalidad, la falta de solidaridad humana con los más desposeídos, hacen aparecer los machetes (o la hoz, o la guadaña) como en el caso de la población señalada, pero no como las herramientas útiles para el corte de la caña, ni como símbolos del extinto Partido Comunista Mexicano, sino como un arma simbólica, para defensa de los intereses sociales de toda una comunidad o todo un país y, además, como muestra fehaciente de que nuestros gobernantes están muy lejos del aprecio de una sociedad mayoritaria que inserta en la pobreza y sujeta a los intereses de los controladores del gran capital, les puede despertar su desesperación incontrolable, si no, recuérdese lo sucedido en 1914.
Todo presidente de un país o gobernante de un estado (desde luego, que se precie de serlo), está obligado a no dejarse llevar por sus emociones o sus sentimientos; ni debe ni puede llorar como lo hizo Calderón por su amigo fallecido en un accidente de aviación, ni mucho menos amenazar con el uso de la fuerza militar, o de su poder político o económico. Lo anterior sería un acto de suprema debilidad y anodino. Razonar profundamente sobre los destinos de la nación, procurar la felicidad de su pueblo, cumplir con los postulados jurados de respetar y hacer respetar los principios constitucionales, lo transformará en un verdadero estadista a quien quiera serlo.
Ser un verdadero estadista, es la obligación moral de quienes dirigen un gobierno o una nación y con esta conducta, siendo realmente jefe de Estado, nunca podrá ser comparado, con Gorgias, a quien Platón o Sócrates, lo comparaban con un cocinero.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?