Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¿Que renuncie Peña? ¿Fuera Peña?
Domingo 30 de Noviembre de 2014
A- A A+

La sin razón se ha apoderado de los hígados o quizá de intereses personales de los partidos de “oposición”, de los que plantean el “quítate tú pa´ ponerme yo”.
¿Qué acaso pretenden, que los militares o alguno de los personeros, incondicional y voceros de los poderosos se ponga en lugar de Peña, o que unas elecciones como todas las anteriores puedan encumbrar ahora sí a un mesías de izquierda? ¿Conocen algo de la historia? ¿La estudiaron en los libros de texto que el salinato-foxtato-calderonato impusieron en educación básica? ¿Algún partido ha entregado buenas cuentas a sus electores?
¿Recuerdan lo que pasó en los países del Suchiate a la Patagonia? Los “milicos” sometieron a las voces disidentes, con miles de asesinados, desaparecidos, torturados y encarcelados, fue el resultado de la Escuela de las Américas en la que amaestraron a los “gorilas” que ejecutaron órdenes de sus maestros de Estados Unidos.
Los partidos de “izquierda” sólo pretenden llevar agua a su molino. Pensar lo que sigue es una tarea, que para completarla, requiere de poner un alto al hígado y a la sinrazón.
Se me figura que hay una analogía con el dicho de cuando se da un eructo: “Se oye mal pero descansa el animal”. Suena bonito el fuera Peña. ¿Y después…?
Estados Unidos y las grandes corporaciones impondrán un “tiendero” a modo, es decir, a un gobernante genuflexo, obediente a los mandatos de las corporaciones.
El cúmulo de sandeces que vomitan los malos gobiernos del país y de los estados, en los que pretenden justificar u omitir lo injustificable, han llegado a extremos que hasta el mismo Peña ha declarado: “Todos somos Ayotzinapa”.

¿Qué sigue?

Pues lo que sigue no debe ser una ocurrencia de algún(os) líder(es) mesiánico(s), mucho menos de un partido o secta en particular que aprovechando el desconcierto del peñato vociferan cuando en otros tiempos permanecieron callados y hasta firmaron acuerdos.
Lo que sigue debe ser una decisión colectiva, y para eso, falta por andar aún un buen trecho.
En agosto de 1994, los zapatistas en su Segunda Declaración de la Selva Lacandona llamaron a las agrupaciones de izquierda, intelectuales y ciudadanos a crear un Congreso Constituyente en el “Aguascalientes” chiapaneco. ¿Qué pasó? El agandalle de algunas de las “personalidades”, intelectuales y muchos de los que hoy conforman los partidos de “izquierda” frustró el intento. Cuando los zapatistas convocaron advirtieron que no pretendían encabezar el Constituyente, que serían los convocados los que decidirían cómo se haría. Fallaron, la mezquindad pudo más que el bien común.
Ahora hay posibilidad de que la indignación acumulada por los más 25 mil asesinados, los cientos de desaparecidos, y las decenas de encarcelados durante los dos años del peñato; la “casita blanca”; el “depa” de la primera dama en Miami, los desastres económicos en devaluación, endeudamiento, aumento de precios, dependencia alimentaria en aumento… puedan crear las condiciones que ayuden a continuar lo que sigue.
Los padres de los desaparecidos en el mitin de Morelia y el Distrito Federal, plantearon lo que sigue. Organizarse al margen de los partidos políticos para cambiar el rumbo del país. Los zapatistas después de 20 años de autonomía y Juntas de Buen Gobierno o “Caracoles”, han establecido principios sobre los que se rigen: “Nadie encima de nadie” “Mandar obedeciendo” “Los representantes deben cumplir las ‘cuatro erres’; un póquer de erres: Representar. Rotatividad. Rendición de cuentas. Revocación de mandato”.
Las nuevas “teles” regaladas por Televisa, Bimbo, Coca, Pepsi… por conducto de Sedesol son elementos que mitigan por medio de la enajenación a las capas de la población manejable y domesticada, que es la mayoría. La elección de Peña es la prueba contundente y concluyente. Ante esto, la lucha quizá tenga que emprenderse en contra de los medios que enajenan y proyectan el individualismo; el arte en las calles sería quizá un buen principio para organizarse.

La partidocracia

En las encuestas que Cambio de Michoacán hace diariamente a diversos ciudadanos de diferentes edades, preparación académica y diferentes niveles económicos, sobre su opinión de los partidos políticos y los órganos electorales, se observa que la gran mayoría de los encuestados desconfía de los partidos y de la autoridad electoral. La misma tendencia tienen las opiniones de amigos, profesores y alumnos.
Las propuestas que he escuchado con mayor frecuencia acerca de qué hacer ante tal panorama, son el de no asistir a votar, otros por anular el voto. Los menos por votar por un partido político.

¿Paro nacional?

Diferentes organizaciones, sindicatos, colectivos han convocado a un paro nacional para hoy lunes uno de diciembre, los bancos, centros comerciales y tiendas estarán abarrotadas, las fábrica, transporte, funcionarán con normalidad. La respuesta ciudadana nos dará la muestra y la respuesta de la incipiente convocatoria, de lo mucho que falta para lo que queremos. Un mundo en el que quepan muchos mundos, en el que nadie esté por encima de nadie.

PD. La toma de la Bastilla, el Palacio de Invierno… la Alhóndiga de Granaditas, Palacio Nacional terminaron en lo que terminaron. ¿Queremos algo igual? La indignación y la rabia deben dar buenos frutos. El bien común, nadie encima de nadie.

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?

¿La Universidad Michoacana encadenada?

Capitán que no escucha a su tripulación…

La palabra andante

¿No hay dinero?

A los Reyes Magos

¿Acorralados?

¿Que renuncie Peña? ¿Fuera Peña?

Darle vida a los ausentes y a los desaparecidos

Y después de Ayotzinapa ¿Qué?