Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Llegamos con él
Lunes 1 de Diciembre de 2014
A- A A+

El 21 de octubre de 1988, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas indicaba que la desviación de los principios constitucionales y la falta de respeto al Sufragio Efectivo, habían colocado arbitrariamente a Carlos Salinas de Gortari en la Presidencia de México. Con esa despótica y deshonesta actitud impulsada por Miguel de la Madrid y validada por las autoridades oficiales encargadas de mal contar los votos en las urnas, se provocó un gran movimiento ciudadano de millones de mexicanos que fueron encabezados por el ex gobernador de Michoacán.
Han pasado 25 años de esa fecha, en la que el hijo del gran presidente encabezara una difícil tarea, la de movilizar a las masas que acudieron a su “Llamamiento al pueblo de México” precisamente en la fecha señalada líneas arriba y que diera nacimiento al Partido de la Revolución Democrática.
El logo del PRD, y como símbolo esperanzador para los mexicanos, sería un sol azteca con los colores del arcoíris, mismo que identificaba la interculturalidad de todos. El alegre Sol que nos representó en un principio, provocó miedo y descontento en el poder político corrompido, quien comenzó por prohibir los colores representativos del nuevo partido, dejándonos sólo el amarillo y el negro, argumentando que el símbolo del PRD podría confundirse con los colores del Partido Revolucionario Institucional.
Fundado el partido, no tardarían en llegar las defecciones de quienes militantes fundadores de la Corriente Democrática, electos como diputados federales en la LIV Legislatura renunciaran al nuevo partido para volver al PRI, e inmediatamente ser nombrados como embajador de México en Ecuador y en Filipinas, como pago por los nombramientos recibidos, o tal vez por su traición.
No fueron los únicos, pero sí los primeros en cambiar de chaqueta, pues muchos más que llegaron vía PRD a legisladores, y a otros puestos de elección popular, tanto estatales como federales, cambiaron pronto de “ideología” por así convenir a sus particulares intereses y lentamente a lo largo de los años, intereses particulares hicieron que se fuera perdiendo la esencia en los principios del nuevo partido.
Se llegó al colmo de tener representantes populares que habiendo “nacido” en el PRI, dieron un sesgo de 180 grados y fueron a parar en el PAN, partido (indicaban) “con el que siempre se habían identificado”. Rápidamente salieron del PAN cuando sus ambiciones no fueron satisfechas y así fueron pasando muchos sin pena ni gloria por el Partido de la Revolución Democrática.
En sus primeros años el PRD logró ser la segunda fracción parlamentaria en importancia en el Congreso de la Unión. Las dificultades, las ambiciones internas crecieron cuando los intereses personales y tribales se veían disminuidos.
Al iniciarse la degradación partidista, el ingeniero Cárdenas hizo señalamientos oportunos y varias advertencias, pero sistemáticamente se hizo caso omiso a las mismas; predicaba en el limbo, lo oían pero no lo escuchaban. Era obvia la conducta inadecuada de los dirigentes, que poco a poco se fueron alejando de las masas, de los principios para cuidar intereses meramente personales. Andaban siempre sobre las posiciones personales y buscando para sí, las posiciones plurinominales.
Una y otra vez, Cárdenas hacía señalamientos respectivos y presentaba alternativas diversas para la recuperación de principios y la solución de la problemática interna sin que se tuviera respuesta alguna.
Desde la fundación del PRD a la fecha han pasado pues, muchos años, y en los últimos, el líder moral buscó repetidamente ser escuchado pero las diferentes directivas pusieron oídos sordos a sus planeamientos y, finalmente, debido a la sordera de los mismos, optó por renunciar al que una vez fue llamado “El partido de la esperanza”.
Me tocó ser miembro fundador, acompañando al ingeniero en todo el periplo seguido por toda la República. Vivimos momentos intensos en la construcción del partido; buscamos siempre y, cito a Porfirio Muñoz Ledo: “La formación de un gobierno de mayoría, con capacidad suficiente de convocatoria para sortear la catástrofe, enderezar el rumbo y garantizar, mediante elecciones libres y pacíficas, la devolución del poder a su legítimo titular: el pueblo de México”. Pero no se ha podido lograr.
En los últimos años la alerta por la desviación de los principios era aún grito insistente de quien fuera jefe del Gobierno del Distrito Federal, una y otra vez insistía en anteriores y actuales dirigentes de la necesidad de retomar los principios, sin que se hiciera caso de sus llamados, pues las tribus se han rendido ante las baratijas presidenciales y hecho cómplices de una tragedia nacional.
Con el ingeniero Cárdenas llegamos al PRD, ¡con él nos vamos!

Ccp para Pte. PRD estatal.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?