Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Placebos y catacumbas
Martes 2 de Diciembre de 2014
A- A A+

Los placebos son sustancias farmacológicamente inertes, usados como control en ensayos clínicos; es lo que parece que el decálogo de Enrique Peña Nieto pretende usar en cuanto a la crisis que su gobierno y el Estado mexicano enfrentan. El asesinato y la desaparición forzada de los normalistas ha revertido el triunfalismo reformista.
Igualmente, la detención de once personas que participaron en la marcha pacífica del pasado 20 de noviembre y el levantón del estudiante de Filosofía de la UNAM, mostraron la disposición del gobierno de Enrique Peña Nieto para que de las catacumbas del Estado mexicano emerjan los sectores más retrógrados.
La parte de la sociedad mexicana que se ha movilizado, particularmente los jóvenes que en los últimos años se han convertido en un sector estigmatizado, criminalizado, abandonado y vulnerado, está dejando una huella de entereza y participación por reposicionarse en un país vapuleado económica, social y políticamente.
El decálogo lanzado la semana pasada por EPN, reedita promesas previamente presentadas; prevé la centralización de funciones policiales y atribuciones que podrían resultar en la disolución del municipio, violentando la autonomía local. La transparencia y la rendición de cuentas sigue ausente en la perspectiva del gobierno priista.
Como medios y analistas han documentado, el decálogo, además de no llenar las expectativas creadas mediáticamente durante una semana, resulta en un remedo de viejas promesas, un conjunto de aspectos propios para una campaña de relaciones públicas, la reedición de la retórica priista al viejo estilo del PRI.
En este contexto, el levantón del estudiante de filosofía de la UNAM y la apresurada detención y encarcelamiento de once participantes en la marcha del 20 de noviembre, finalmente liberados por falta de pruebas con argumentos extrañamente coherentes, se convierten en mensaje y mensajero; el decálogo es retórica priista.
Las catacumbas del Estado mexicano están crecientemente activas. El 1 de diciembre, miles marcharon de nuevo, pacíficamente; al final de la movilización grupos encapuchados causaron destrozos sin que las fuerzas policiales hicieran algo. Asimismo, se reportó una reunión en Los Pinos con las élites económicas.
Las élites económicas en este país aplauden los placebos retóricos y mediáticos, mientras ordenan que de las catacumbas surjan las fuerzas que detengan marchas y movilizaciones, porque ya están afectando al capital y sus propiedades. No será extraño que el siguiente reporte económico muestre una salida masiva de capitales.
Como quiera, mientras el gobierno de EPN se aferre a la simulación, a la retórica, las relaciones públicas, los cambios cosméticos; en tanto no se aclare el asesinato y desaparición de los normalistas; hasta que no haya un asomo de transparencia y rendición de cuentas, la movilización social parece tener motivos.
Crece también un sector inconforme con las movilizaciones; un sector derechizado, conservador, que aplaudiría el escenario de las catacumbas. Son grupos desmovilizados, alienados, afines a la simulación. Miles prefirieron rendirse ante la muerte de un mediocre comediante, modelo perfecto para normalizar la situación de los jodidos.
Ayotzinapa, Tlatlaya, Atenco, San Fernando, miles de desaparecidos, nos obligan a no olvidar. Esa es la máxima pretensión de las élites políticas y económicas: los mexicanos tienen que olvidar a sus muertos y desaparecidos para que los negocios, el capital, el mercado, los continúen expoliando. ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!
Obviedades. 1. A los diputados michoacanos no les importa la ciudadanía, menos Michoacán; la aprobación de la reestructura de deuda pública, que avala la conversión de deuda de corto plazo, lo que se contrapone con sus propias leyes, muestra la hipocresía de esa élite política que está a disposición del mejor postor, políticamente hablando. 2. Entre azoro y contradicciones, el país amaneció la semana pasada con más historias tenebrosas de desapariciones forzosas. De acuerdo con un medio francés, 31 estudiantes fueron desaparecidos en Cocula, en julio pasado. El gobernador de Guerrero afirmó que ocurrió, pero el año pasado, mientras el procurador de la entidad y las autoridades educativas lo negaron. 3. El PRD, otrora organización aglutinadora de diferentes expresiones de la izquierda mexicana, se revela hoy como una simple franquicia, para más señas y mañas, derechista, neoliberal, cuya pandilla de dirigentes están involucrados con apoyos y sostén a un ex presidente municipal y su esposa, acusados de dar la orden de asesinar a tres estudiantes normalistas y desaparecer a otros 43 en Iguala. La salida de Cuauhtémoc Cárdenas, con todo y sus incongruencias éticas y políticas, es positiva, pues este partido únicamente representa a sus administradores. 4. Algunos obtusos personajes que pululan en el PRI, unos ocupando curules por los que nadie votó, otros esperando los próximos comicios para hacerse de nuevos puestos, pretenden escamotear la responsabilidad del Estado mexicano y su máximo representante, el titular del Poder Ejecutivo, en los sucesos de Iguala. Para más muestran otro botón: a la muerte de un comediante, EPN respondió en doce minutos, mientras que de la tragedia de Iguala, se dio por enterado diez días después. Y en más de dos meses no ha habido respuesta. 5. El PRI afirma que aplicará antidoping, polígrafo e investigación patrimonial y financiera a sus prospectos para los comicios de 2015, pero se lo reserva como un asunto privado. Sin transparencia y rendición de cuentas sobre los resultados de esos ejercicios da lo mismo; simple retórica y relaciones públicas. 6. De enero a septiembre de este año, 18 mil 133 millones de dólares de mexicanos salieron del país, mientras entraron apenas 271 millones de dólares en inversiones nuevas. Claro, si se suma la reinversión de utilidades y transacciones de algunas empresas y compañías, la cantidad aumenta, pero es una trampa. 7. The Economist afirmó que EPN ya perdió la oportunidad de cambiar el rumbo, pues su decálogo es observado como simple retórica y relaciones públicas. 8. La OCDE señala que México ocupa el último lugar, de 34 países agrupados en ese organismo, al aplicar 7.7 por ciento del PIB al gasto social. 55 por ciento del gasto social se dirige al 20 por ciento de los ciudadanos con mayores ingresos, mientras diez por ciento del mismo va al 20 por ciento de los mexicanos más pobres. El Estado mexicano promueve la exclusión y la desigualdad. 9. Una investigación del Departamento de Atención a la Salud de la UAM documentó que una décima parte de la población mexicana omite una o dos comidas por falta de dinero para completar su dieta. Es un indicador preocupante sobre el grado de inseguridad alimentaria, que incluye niños que se van a la cama sin comer. Por falta de dinero, no compran alimentos saludables, pero sí alimentos chatarra que los llevan a desarrollar obesidad, porque es para lo único que les alcanza. 10. En Estados Unidos la batalla entre Obama, sectores del Partido Demócrata e inmigrantes latinos contra la derecha republicana, los racistas y antiinmigrantes, crece. Recién se formó una coalición de alcaldes para apoyar y promover la acción ejecutiva que favorecería a unos cinco millones de indocumentados, mientras 100 organismos internacionales solicitaron al presidente estadounidense ampliar el decreto para beneficiar a más inmigrantes, además de plantear el retorno de los deportados con hijos que residen en ese país.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”