Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¿Acorralados?
Lunes 8 de Diciembre de 2014
A- A A+

Estamos actuando como acorralados, los ciudadanos, las organizaciones, los partidos políticos, las universidades, la Iglesia y por supuesto el mal gobierno. Las grandes empresas que gobiernan al país y al mundo están realizando un experimento con todos los que estamos encerrados en las leyes del mercado y que ellos controlan.

Los ciudadanos

Por doquier que usted se desplace, en el medio en que desarrolle su trabajo -si bien le va y lo tiene- en los mercados fijos o “sobre ruedas”, en las escuelas, universidades, en los templos,… escuchará comentarios sobre la desesperación que se ha tragado a nuestra tranquilidad. Parecería un eco infinito.
Los peligros para los más son: nuestra dispersión; el miedo y la ira que provocan acciones irracionales; la fragmentación que propician los partidos políticos y para completar, los medios y las adicciones a la ¿comunicación? Por el “cel”, “guasap”, el “feis” y ahora con ayuda del desgobierno michoacano que pretende poner “wifi” en todos los lugares públicos, le hará el “caldo más gordo” a los que controlan las telecomunicaciones. ¡Vivan las ocurrencias! Sin pan pero con circo.
“Cada chango en su mecate” o el “azadón” con el que cada uno arrimamos nuestra sobrevivencia, y continuamos con el viejo refrán “tu mejor amigo es un peso en la bolsa”. Es la imagen que aflora en casi todos lados. Yo y si se puede los míos. ¿Hay alguien que pueda sentirse capaz de resolver el cúmulo de problemas que aquejan a nuestros cercanos y los nuestros?
Cuando se logra alguna solución para un problema que aqueja a muchos, no es porque un mesías o la autoridad la resuelvan, se ha logrado seguramente con la participación colectiva y organizada.
Habremos de sobreponernos a la dispersión, miedo, ira y factores que propicien la fragmentación y la reacción violenta y provocaciones venidas del Estado.
Rompamos los cercos, salgamos del “choc”.

Las organizaciones y partidos políticos

En Michoacán -y en todo México-, algunas organizaciones, sindicatos y todos los partidos políticos andan buscando incautos clientes, hace tiempo que han perdido credibilidad entre la gente, a cuestas cargan un desprestigio acumulado paso a pasito. Por fortuna, cada vez son pocos los que creen en ellos. Los ha acorralado su desaseo.

El mal gobierno

Bastaría con mirar los ojos, rictus y lenguaje corporal de los que aún nos mal gobiernan para percibir su inseguridad, requieren de los cuerpos policiacos, de Ejército y Marina para cuidar de su integridad. Los cercos se extienden muchos metros a la redonda. Imposible para los que exigen justicia por sus desaparecidos, asesinados, encarcelados, despojados de sus tierras, siquiera gritarle sus sentires.
Los “todos somos Ayotzinapa” y “realmente superemos esta etapa del dolor” son algunas de las torpezas que Peña ha dicho, y son propiciadas por su falta de sensibilidad,… pero sobre todo, el sentirse acorralado por las olas de protestas en todo el país y en muchos países del mundo. Sólo los cercos donde se encuentra acorralado logran mitigar los gritos de miles de indignados.
El ingreso del Ejército a la Universidad Autónoma de Coahuila es un asunto mayor, una respuesta torpe de la que Peña, el jefe máximo de las Fuerzas Armadas no ha dicho nada; él es el responsable de ellas. ¿O qué no?
En la UNAM la policía ingresó y baleó a un estudiante, pero los balbuceos del rector condenando la violación de la autonomía no se escucharon.

La Iglesia

La máxima autoridad de la Iglesia mexicana es la Conferencia del Episcopado Mexicano, que en días pasados dijo: \"Se haga valer el Estado de Derecho para poner fin a toda forma de violencia, actividad ilícita, corrupción, impunidad, nexos y complicidad de algunas autoridades con el crimen organizado\". Tardía y tibia la reacción del CEM. ¿Acorralados por las circunstancias fue que declararon?
Días después de los sucesos de Iguala, diferentes clérigos comprometidos con el pueblo habían declarado públicamente su condena a la indiferencia y desdén con que el peñato había tratado el caso de los desaparecidos de Ayotzinapa.

Las universidades

La máxima autoridad de la UNAM y el Consejo Universitario por medio de una inserción pagada, abordan a los desparecidos de Ayotzinapa. Tardía y tibia la reacción del ¿H? Consejo Universitario. ¿Acorralados por las circunstancias fue que declararon?
José Narro, rector de la UNAM, dijo que sus opiniones en el caso de Ayotzinapa “han sido insuficientes para algunos”. Para muchos y para mí, el actuar del rector y el CU han sido mediocres y tardíos. ¿Tendrían la misma postura si alguno de los desaparecidos fuera uno de sus hijos?
No sólo el CU y el rector de la UNAM han mantenido una reacción vergonzante, lo mismo ocurre con casi todos los rectores de las demás universidades del país. El rector de la Universidad Iberoamericana junto con su comunidad académica, acordaron un “paro activo” por los hechos de Ayotzinapa. Quizá la acción más congruente aunque tardía dentro del ámbito universitario.
En la Universidad Michoacana el Consejo Universitario y la Comisión de Rectoría andan ocupados en sus asuntos, está sintiendo y pensando únicamente en la fiebre rectoril. ¡Lástima de académicos!

¿Qué hacer?

Ante el panorama desolador de miedo, ira, desconcierto,… por el caos que prevalece en el país, requerimos respirar profundamente, tratar de relajar la mente y pensar las posibles salidas al acorralamiento que sufrimos los mexicanos -el resto del mundo vive los suyo-, somos los más; y los menos los que nos imponen su voluntad y su maldad. Uno a uno somos vulnerables, habrá que juntarnos para resistir a la perversidad, pero no juntarnos en torno a un mesías, un conductor de nuestras inconformidades, pues finalmente terminaríamos cambiando de opresor. Entre los más, entre “nosotros” debemos elegir el cómo y emprender lo que sigue.
Las luchas espontáneas son mal camino, se requiere largo aliento. Licha Ramos, luchadora incansable de nuestro colectivo dice y repite a los jóvenes que se acercan a “Utopía” “Que tu calentura revolucionaria no se te quite con un “mejoralito”.

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Gobierno, Congreso y Universidad hechos bolas

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?