Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Charadas
Miércoles 17 de Diciembre de 2014
A- A A+

Entrada. El Día del Migrante pretende reconocer, entre politiquería gubernamental, clientelismo y deferencia, a millones de mexicanos que han salido de este país por distintas motivaciones, lo que sigue sucediendo. La migración, con todo y que debería ser un derecho, su apología decembrina tiene un indudable uso político.
Igualmente, da para ocurrencias sin sustento. La semana pasada circuló la versión de un banco financiado parcialmente con las remesas de los migrantes que el Banco de México reporta, celebrando una supuesta “gran idea”, pero la “propuesta” ignora la dinámica real de la migración internacional, por lo tanto de las remesas.
Un primer aspecto a cuestionar es el carácter del flujo de remesas que ingresan a Michoacán. Acorde con BBVA-Bancomer, basado en las estadísticas de Banxico, la recuperación en los últimos meses ha significado el incremento en envíos y montos, pero quienes toman esta información sin un mínimo análisis yerran.
Los dos mil millones de dólares anuales que ingresan a Michoacán, cuya totalidad como remesas migrantes siempre han estado en duda, llegan fragmentadas a poco más del diez por ciento del total de los hogares michoacanos que reciben remesas. Con Banxico, se calcula un monto por hogar de 500 dólares mensuales, pero es un promedio engañoso.
Quienes solemos hacer trabajo de campo en las localidades de origen de los migrantes, y a partir de encuestas de vivienda de El Colegio de Michoacán, y datos de la ENIGH, el promedio real oscila entre 150 y 250 dólares en la mayoría de los hogares. Remesas que reciben en pesos, al tipo de cambio del día.
Las remesas jamás, y lo recalco, nunca han sido transferencias de dólares en el sentido que se les ha pretendido dar: ahorro, inversión. Las remesas de los migrantes son envíos en dólares que equivalen al salario que los mexicanos y michoacanos reciben por la venta de su fuerza de trabajo en Estados Unidos. No hay más.
No son dinero público, son dinero privado. Y a pesar de los aparentemente sorprendentes ingresos -sólo los ingenuos lo creen, por decirlo amablemente-, llegan a los estados del país a hogares específicos. Los grandes montos, llegan fragmentados y cumplen funciones relacionadas con la subsistencia y el bienestar familiar.
Como diversas investigaciones, sustentadas en trabajo de campo antropológico, sociológico y económico, muestran, del total de los ingresos por remesas, los hogares receptores destinan la mayoría a alimentación, salud, vivienda, entre otros aspectos fundamentales para el bienestar familiar; poco se va a inversiones “productivas”.
Existe lo que los expertos llaman remesas colectivas, es decir, los montos de remesas que los migrantes mexicanos y michoacanos, por medio de clubes, federaciones y otro tipo de asociaciones, invierten en obra colectiva en sus localidades de origen, lo que nunca ha rebasado el 0.02 por ciento del total de las remesas enviadas (Banxico).
Igualmente, varios estudios han documentado lo que las familias y migrantes contribuyen al fisco mexicano, por medio de impuestos (IVA, en particular, pero puede incluir otros), pero esta transferencia se realiza cuando las remesas se gastan en bienestar (alimentos, bienes y servicios, entretenimiento, etcétera).
Durante la pasada campaña electoral, el candidato del PRD planteó la apertura de tal engendro bancario solamente si 25 por ciento de las remesas eran garantizadas para su capitalización, lo cual era -y sigue siendo- irreal. Las familias michoacanas con migrantes no pueden garantizar tal desproporción político-clientelar.
Salida. En Morelia, el alcalde pretende la nominación a gobernador por el PRI, pero la franquicia será decidida por el comisionado Castillo; supone que los ciudadanos que habitamos esta atribulada metrópoli ´-o será mejor, ¿área metropolitana?, poco conocemos de los ingentes y graves problemas de la ciudad.
Al puro estilo priista, “informó” sobre una ciudad que solamente existe en la propaganda, costosa y pagada por nuestros impuestos. Por ejemplo, en horas posteriores al espectáculo, también erogado de los impuestos ciudadanos, se contabilizaron tres robos de automóviles en el centro y demás delitos en otros puntos de la ciudad.
Muchos ciudadanos saben que el Centro Histórico, además de imponente y hermoso, es asediado cotidianamente por la delincuencia, mientras los encargados del orden “brillan por su ausencia”. Duele recordar, pero es necesario comentarlo: en esas históricas calles fue asaltado y navajeado mi hijo hace más de dos años, y la policía, bien gracias.
No pretendo convertir un dolor personal y privado en cálculo político, pero Morelia es hoy el caos del occidente. La administración actual, porque no gobierna, simplemente administra, supone que pavimentando calles -en varios casos a medias, comprando premios lisonjeros, decorando las áreas “lindas” de la ciudad, es desarrollo.
Obviedades. 1. Dice Luisa María Calderón, suspirante a conformar un nuevo cacicazgo en Michoacán, que su hermano el ex presidente contuvo la seguridad y a su salida se desató la impunidad, pero la realidad es que convocó a la violencia, complicidad e impunidad: 100 mil muertos, 25 mil desparecidos, miles de desplazados, crímenes en los que han estado involucradas prácticamente todas las fuerzas policiaco-militares del Estado. 2. El secretario de Cultura de Michoacán, uno de esos tantos priistas mediocres, llamó a los manifestantes por Ayotzinapa “exhibidores de la pus”, actitud que únicamente alimenta el odio, la discriminación y el racismo contra la ira por una tragedia en la que el Estado mexicano es particular protagonista. 3. La calificadora Moody’s afirma que las elecciones que se realizarán en 2015 en 17 estados, serán un factor de riesgo que podría desestabilizar sus economías, porque el gasto se aceleraría y prevalecería una desconexión entre ingresos y gastos. 4. Acorde con Los Ángeles Times, muchas de las empresas agrícolas que Enrique Peña Nieto nombró “exportadoras del año”, cuyas ganancias representan siete mil 600 millones de dólares, basan su éxito en la explotación y extrema pobreza. Trabajadores agrícolas, de origen indígena la mayoría, atrapados por meses en barracas insalubres, sin servicios, con alimentación precaria y a quienes suele retenérseles los salarios para evitar que se vayan durante la pizca. 5. La OCDE afirma que las desigualdades golpean el crecimiento económico. Estima que el crecimiento de México, entre otros países, fue afectado en diez puntos porcentuales en las dos últimas décadas. Última: Esta columna le desea lo mejor en estas fiestas de fin de año. Que la Navidad y el Año Nuevo les sean leves. Nos vemos, con la venia del director y los editores de Cambio de Michoacán, la primera semana de 2015.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera