Columba Arias Solís
Los derechos humanos
Viernes 19 de Diciembre de 2014

Segunda Parte

A- A A+

En el documento de la Declaración Universal de Derechos Humanos, además de las garantías mencionadas en la primera entrega, el articulado va desglosando los derechos de las personas con relación a las diversas libertades y protecciones, desde la prohibición para ser arbitrariamente detenido, preso o desterrado, la garantía para que toda persona sea oída en condiciones de igualdad, públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, el derecho a la presunción de inocencia mientras no se compruebe la culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en que se hayan asegurado todas las garantías para la defensa del acusado, así como la prohibición para ser condenado por actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivas según el derecho nacional e internacional.
Igualmente, la Declaración establece que: nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, domicilio o correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación, expresando que toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques; la libre circulación y elección para residir en el territorio de un estado; el derecho de asilo en cualquier país, en tanto no se invoque esta figura contra una acción judicial originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos de las Naciones Unidas; el derecho a tener una nacionalidad y al cambio de la misma.
La libertad de opinión y de expresión, incluyendo esta última el derecho a no ser molestado a causa de opiniones, a investigar y recibir informaciones y opiniones, así como difundirlas sin limitación de fronteras, son parte importante del documento en cuestión; enseguida se consignan los derechos de las personas al descanso, al disfrute del tiempo libre, a tener un nivel de vida adecuado que le asegure, al igual que a su familia, la salud y el bienestar, la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios, el derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad e invalidez, viudez y vejez.
La maternidad y la infancia están incluidos, a fin de que se les brinden los cuidados y asistencia especiales, consignando la igualdad de los niños con relación a la protección social, así como el derecho a la educación que debe ser gratuita, al menos la elemental y fundamental, que además será obligatoria, en tanto que la instrucción técnica y profesional deberá ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.
Vale destacar que el documento que nos ocupa estipula que la educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales, favoreciendo la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.
Enseguida se refiere a las libertades de reunión y de asociación pacífica, al derecho a participar en el gobierno, a la elección de autoridades mediante elecciones auténticas y periódicas a través del voto universal, igual y secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad de sufragio; el derecho a la seguridad social, a la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales; el derecho al trabajo, a la libre elección de éste, a igual salario por igual trabajo, a una remuneración equitativa y satisfactoria, a fundar sindicatos.
Además de los derechos, la Declaración consigna los deberes de toda persona respecto a la comunidad, “puesto que sólo en ella puede desarrollar libre y plenamente su personalidad”.
En el contexto del pasado aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, vale entonces cuestionar ¿qué pasa con los derechos humanos en México? Al respecto, la empresa Parametría en la Encuesta Nacional de Vivienda realizada hace un par de meses, destaca el conocimiento de una gran mayoría de mexicanos sobre los derechos humanos de las personas, identificando la libertad de opinar, votar, la educación, la reunión pacífica, la privacidad, la seguridad, el trabajo, etcétera, no obstante esa identificación y conocimiento, el 72 por ciento de los encuestados señala que no son respetados en el país, en tanto que el 79 por ciento considera que la ley no es igual para todos, y el 63 por ciento se muestra insatisfecho con la actuación del gobierno federal en la defensa y protección de las personas en México.
El gobierno mexicano tampoco sale bien librado del escrutinio internacional, diversas organizaciones estudiosas del tema coinciden en los puntos donde el gobierno debe hacer énfasis y aplicarse a fondo: armonización legislativa, pobreza, acceso a la justicia, seguridad pública, desaparición forzada y tortura, además de migración, indígenas y mujeres, entre otros más.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada