Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Cuando el engrudo se hace bolas
Lunes 22 de Diciembre de 2014
A- A A+

Y no cabe duda alguna de que a Enrique Peña Nieto, con el asunto de Tlatlaya, de Ayotzinapa, de la casa blanca, de la casa del secretario de Hacienda y la ayuda que le dio su cansado procurador de Justicia y el auxilio del comisionado michoacano, el engrudo se le está haciendo bolas y la primera y más recomendable medida que se hace en estos casos, es cambiar de harina o de plano, al menos eso es lo que hacen los que son buenos panaderos, cambiar de secretarios. Y si con ese cambio continúan igual las cosas, pues… ¡A cambiar al panadero!
Pero la medida tiene que tomarse urgentemente: ¡O harina o secretarios! Desde luego que en estos tiempos desafortunados, no es fácil encontrar otras de mejor formación y calidad, que no estén rancias o tan pasadas de moda. Seguro que los que requiere no los encontrará en la panadería priista y, desde luego, que ni en la iniciativa privada, pues lo único que estos han buscado permanentemente, en forma genérica, es incrementar su riqueza a costa de succionar o mamar de la propia administración pública; díganlo si no los vendedores de residencias como la que se ha denominado la casa blanca o la adquirida por el secretario de Hacienda en sus tiempos de humilde financiero del Estado de México.
Buscar nuevos panaderos sería la mejor receta para evitar grumos o que de plano se les queme el pan, pues con los que conjuntamente ha cocinado últimamente (panaderos sin oficio aun cuando han tenido la oportunidad de ser funcionaros públicos de primer nivel), lo único que han logrado precisamente porque el cansancio los agobia, es hacer el ridículo como funcionarios.
El horno en el país no está para bollos y de continuar con los mismos operadores, faltos de sensibilidad política, lo único que logrará es mayor desprestigio, o que los chinos le llamen al orden, lo que redundará en otras torpezas como las ocasionadas por la cancelación del proyecto ferrocarrilero en el que habrá que pagar los costos de los errores, además del desprestigio internacional. Con los mismos ayudantes, lo único que logrará es que el pan salga crudo o de plano que no salga.
Desde luego que no tiene muchas alternativas, pues quienes han sido favorecidos con los nombramientos de secretarios, incluidos los de la Defensa y de la Marina (antes respetados y admirados cuando se dedicaban a su importante función pública y que no hacían el ridículo haciendo discursos políticos), están supeditados al poder económico empresarial, o al menos coinciden con sus postulados, sin importarles si en el país se incrementa aún más la pobreza y la marginación.
Cierto es que en el viejo PRI había cierta discreción en los arreglos con la parte empresarial y ésta respetaba y obedecía las normas estatuidas por el gobierno. ¡Ahora es al revés! y los últimos despachadores de Los Pinos, paulatinamente se fueron entregando al poder empresarial y de este sector adquirieron el personal para situarlo en las principales secretarías de Gobierno; son ahora ellos los que marcan las directrices al sector público, los que han hecho del país una entelequia que es totalmente negativa para la mayoría de los mexicanos.
Por esta supeditación a los intereses del poder empresarial mexicano, los últimos gobernantes panistas, como lo hace ahora el gobierno de Peña Nieto, no han sabido otra receta que la dictada por la IP y en lugar de salir a flote se profundiza el bache económico, los incrementos de los precios son imparables, así como de los impuestos y servicios que se prestan a la sociedad en lo general continúan subiendo.
Un ejemplo sencillo y crítico de esta situación, lo es el precio de los combustibles fósiles en México, mismos que no obstante de la baja cuantitativa en el valor internacional del petróleo, que prácticamente ha bajado 50 por ciento, el precio por litro de gasolina en México continuó subiendo, mientras en la frontera con los Espantados Unidos, disminuyó a nueve pesos. Del salario mínimo, ya ni se diga, alcanzó el minimum minimorum.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?