Samuel Maldonado B.
Repercusiones
In God we trust...
Martes 6 de Enero de 2015
A- A A+

Apenas han transcurrido los primeros días de este año 2015 y me atrevo a asegurar que la mayoría de los mexicanos ya nos sentimos más cansados que el propio titular de la Procuraduría General de la República. ¡Fatigados estamos, sí!, pero no por las posadas de las fiestas navideñas o por los estragos del alcohol que consumimos con el objetivo de honrar a nuestros amigos y por recibir el Año Nuevo. Nuestra fatiga mental y física se da como consecuencia de escuchar o leer tanta estulticia y escuchar las constantes mentiras y promesas (¡sólo promesas y muchas mentiras!) de los hombres que aseguran nos han gobernado bien durante los últimos 24 años de liberalismo económico, mismo que nos ha sometido a una crisis constante.
Para el colmo de las cosas, casi al nacer el año, el presidente Enrique Peña Nieto afirmó que los mexicanos sentiremos los efectos de las reformas impulsadas y apadrinadas por los legisladores federales de casi todos los partidos en estos dos trémulos años de Peña Nieto, quien afirma que en este 2015 se dejarán sentir los resultados de su gestión.
Y vaya pues que si los hemos sentido y sufrido y sin duda alguna lo seguiremos padeciendo en los años venideros. De inmediato, resaltamos, por ejemplo, que para comenzar “bien” este novel año, el precio del billete gringo ya anda por las nubes, lo que incuestionablemente provoca el encarecimiento de casi todos los productos alimenticios de primera y de todas las necesidades, de tal manera que para millones de familias mexicanas los productos y enseres de todo tipio se hacen inalcanzables.
Los discursos presidenciables están a la orden del día y precisamente el 2 de enero, Enrique Peña Nieto, generalizando, aseguró y recalcó que las familias mexicanas serán quienes califiquen y evalúen los beneficios recibidos por las susodichas reformas realizadas en los primeros dos años de su gestión administrativa.
Y nuevamente, vaya que tiene razón el presi, pues por los efectos de las mismas, en las redes sociales los mexicanos ya calificaron su gestión, pero negativamente. Otro sector que ha emitido su opinión son los maestros autodenominados democráticos en el estado de Oaxaca, mismos que en la gira realizada por el titular del Poder Ejecutivo al Puerto de Salina Cruz, fue totalmente negativa de tal manera que lo declararon persona non grata. Desde luego muchos pensarán que los maestros no tienen autoridad alguna para hacer esta calificación, pero de cualquier manera lo hicieron; otros más, que no califican positivamente la gestión peñanietista, lo son los familiares de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, quienes mostraron su descontento marchando precisamente recién aparecía el año.
En fin, apenas empezó enero no sabemos cómo terminará, pero lo que sí sabemos es que con el abaratamiento del petróleo a nivel internacional y con el encarecimiento de los combustibles y consecuentemente del costo de la vida nacional, el principal recurso nacional que tenemos, mismo que se exportaba en grandes cantidades que nos proporcionaban muchos billetes verdes al país, también va de picada de tal manera que hoy todos los que son gobierno (y los que no somos también) se lamentan que Felipillo Santo (otros se la mentamos) no haya cumplido su promesa o compromiso de construir la refinería en la Tula del estado de Hidalgo, por lo que hoy en día, México importa más combustible y pierde o deja de percibirlos billetes verdes, debilitando por consecuencia los papeles y monedas nacionales en las que está inscrito el lema de “In God we trust”, perdón, Banco de México, y en el anverso, Estados Hundidos Mexicanos.
Así que con el impulso hacía arriba de los dolores y de la decadencia del peso, apenas en el principio del año ya no sabemos ni queremos imaginarnos cómo vamos a sortear todo este largo y tenebroso año, pues por todo lo narrado, los miserables salarios mínimos ya no alcanzan ni para comprar la tristeza y eso que ésta es gratuita.
Mal comienza el año para los mexicanos pues nos están ahorcando.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?