Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!
Lunes 12 de Enero de 2015
A- A A+

Más que lamentables son los hechos ocurridos en París como consecuencia de los dibujos caricaturescos aparecidos en un cómic francés que desde meses anteriores venían publicando cartones que ridiculizaban la figura sagrada, para millones y millones de musulmanes del Profeta Mahoma. Esos dibujos dieron la pauta o motivo para el enojo de dos fanáticos hermanos muyahidines, soldados miembros de la secta musulmana denominada Yihad, o El Yihad.
Esa deplorable acción nos hace recordar, entre otros sucesos muy negativos, la destrucción de las Torres Gemelas en Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, en la que perecieron más de tres mil ciudadanos de diferentes partes del mundo, y lastimados cerca de seis mil, que laboraban en el interior de las denominadas Torres Gemelas, cuando dos naves aéreas, una de American Air Lines y la otra de United Airlines, se impactaron en los dos edificios del World Trade Center.
Pero ¿cuáles fueron las sinrazones de unos y otros asesinatos colectivos? Con el cuestionamiento anterior, no me refiero a los tristes actores de ese momento o a los que las noticias nos dejaron y nos permitieron conocer. Atrás de esas abominables acciones seguramente que hay otros, “los personajes”, que son verdaderamente los que han impulsado estos actos profundamente terroríficos y deleznables.
Actos de lesa humanidad, criminales, han sido cometidos por Israel, por poner un ejemplo (lo hemos comentado en otras Repercusiones), pequeño Estado que tiene como socios principales a los Espantados Unidos. El gobierno israelí ha sido autor secundario para prácticamente el asesinato o masacre colectiva de miles de habitantes en la región de Palestina, estado que albergaba a diferentes etnias árabes y de diferentes religiones, entre ellas, la judía, desde tiempos inmemorables, pero los intereses de los diferentes imperios dieron al traste con la tranquilidad y la paz en esa región del mundo.
Indudablemente que los hechos criminales difundidos internacionalmente por la prensa, la semana anterior, no tienen excusa alguna, pero tampoco sorprende ese tipo de venganza en un entorno europeo, mismo que se caracteriza desde hace ya muchos años, por su fanatismo sionista, que ha impulsado la idea de que toda Europa, en unos cuantos años más, podría ser gobernada por musulmanes; es decir, por islamistas o seguidores del Corán, debido precisamente al crecimiento casi exponencial de la población con esta orientación religiosa.
Franceses por nacimiento, pero con antecedentes islámicos, son los hermanos que decidieron tomar justicia por su propia mano, acribillando a doce entre moneros y directivos de la ahora internacionalmente conocida revista satírica Charlie Hebdo.
Para dar un ejemplo de lo que ha pasado en años anteriores, señalo que los Espantados Unidos han tomado parte en una guerra de media y baja intensidad en Iraq y Medio Oriente, donde en 2006, donde tras el asesinato del líder Al Zarqawi por los EE.UU., asumió el poder Abu Ayyub al Masri, declarando a Iraq como Estado Islámico, según lo reportó el mayor general William B. Caldwell, en junio de 2006.
La historia europea en lo general está llena de datos que informan del acoso imperial permanente hacia los pueblos africanos y asiáticos, a los que ha invadido, saqueado y dominado casi permanentemente. La búsqueda incesante por la conquista del oriente y la obtención de sus riquezas naturales se conocen desde épocas remotas, siempre con la idea esclavista y conquistadora de especies, oro, plata y piedras preciosas, además de los productos que en Europa no se podían tener debido a sus condiciones climatológicas. En América, con la Conquista, millones fueron las víctimas, tanto por los asesinatos cometidos como por el contagio de enfermedades europeas como lo fue, por ejemplo, la viruela.
Desde luego que en la actualidad no se justifican actos como los que mundialmente estamos comentando; pero lo cierto es que esa actitud de prepotencia y explotación humana, conducta que prevalece tanto en los nativos europeos como en los apoyados por el imperialismo económico, son los causantes de la miseria humana que hoy se enseñorea parcialmente en Francia.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?