Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Gatopardismo electoral 2
Miércoles 21 de Enero de 2015
A- A A+

El PRI finalmente impuso la unidad. El pasado sábado el senador con licencia, Ascención Orihuela, fue ungido candidato de un partido cuestionado, dominado por un personaje que únicamente responde a la camarilla adepta a Enrique Peña Nieto, y cuyo retorno en Michoacán está signado por un arsenal de videos con el crimen organizado.
Dos semanas después, a pesar de los cuestionamientos al interior del PRI, se impone la “unidad”. La fotografía difundida es buen ejemplo de un partido que está escaso de personajes, varios cuestionados y proclives al oportunismo, pues en Michoacán poco puede ofrecer un partido que la ciudadanía relaciona con prácticas nada honorables.
Atrás quedó el pretendido albazo decembrino del presidente municipal de Morelia, ciudad acosada por el crimen, organizado o no, los baches, las obras de ornato para las zonas “nice” y pudientes, y de quien la ciudadanía ha tejido múltiples e insanas historias sobre supuestos vínculos con personajes non gratos.
Como quiera, la unidad en el PRI no significa unanimidad y tersura, sino preparación para una contienda electoral también cuestionada. Este partido tiene una estructura territorial cuyo andar es bien conocido. En ese nivel se tejen las mañas y movimientos encaminados a cumplir los designios del poder presidencial.
Tanto la prensa como en ciertos círculos, se habla de que la campaña priista se enfocará a los supuestos logros de unas “reformas estructurales” que hasta la fecha nada han aportado al ciudadano común, la vapuleada figura presidencial, el antiperredismo como señuelo para los indecisos, adicional a la propaganda convenenciera y manipuladora.
Efectivamente, como el recién ungido candidato priista afirmó, en las administraciones de Felipe Calderón y Leonel Godoy Rangel, se incrementó la delincuencia, dejando a Michoacán en situación lamentable, pero se olvida de que varios conspicuos miembros del PRI se sentaron a platicar con esos delincuentes, como la tutoteca atestigua.
Nada nuevo bajo el sol, aunque se prepara una campaña para contrarrestar el reciente pasado priista videograbado. A pesar de los publicitados vínculos con el crimen organizado, podría haber sorpresas del tipo “perdón, nos equivocamos”, para congraciarse con las élites políticas, y los pagos que las élites económicas reclaman.
Hasta la fecha, la iniciativa privada michoacana sigue reclamando el pago de multimillonarios adeudos, los cuales se han identificado como originados en la administración anterior, pero agravados por el priismo retornado al que los planes de austeridad les han servido para simular, no para resolver.
Va en serio la pretensión de usar los supuestos resultados, varios celebrados con la adquisición de premios “patito”, de la administración moreliana. Por ello será necesario recordar diariamente que asfaltados a medias, seguridad para unos pocos, turismo, robos, secuestros exprés, e inseguridad generalizada, no hacen verano.
Asimismo, esta administración municipal se ha caracterizado por la opacidad, la exacción vía los impuestos, el oropel y obtención de dudosos “premios”, obras de infraestructura que suponen “desarrollo”, y el desprecio a la crítica y la ciudadanía libre que lo cuestiona abiertamente, como en el caso de la Loma de Santa María.
El PRI en Michoacán tiene poco que ofrecer, pues sus élites políticas se siguen moviendo entre la demagogia, la mentira y extrañas relaciones con extraños personajes. El discurso propagandístico está vaciado de contenido político; las “reformas estructurales”, a pesar de los millones de pesos en propaganda, nacieron huecas.
Tres gobernadores ha tenido hasta la fecha Michoacán. Uno que ganó unas cuestionadas elecciones; otro que pretendió aprovechar la enfermedad del primero para hacerse del poder, pero fue acusado por vínculos con la delincuencia, y el último que llegó al cargo por componendas interpartidistas y ha mostrado una mediocridad convenenciera.
La inseguridad pública, la delincuencia organizada y surgimiento de las autodefensas, llevaron al presidente de la República a nombrar un comisionado que no resuelve la inseguridad; no halla al máximo líder del crimen organizado; sometió mañosamente a las autodefensas y, por omisión, ha prohijado la reorganización delincuencial.
El autoelogio y la adulación son perversas actitudes en los individuos y un partido político que, a pesar de un comisionado presidencial, ha sido vinculado al crimen organizado, local si usted quiere amable lector, pero delincuencia al fin. Con mayor razón, es urgente cuestionar a los candidatos de esta agrupación.
Obviedades. 1. La batalla por la orden ejecutiva del presidente Obama que aliviaría la situación de cerca de cinco millones de inmigrantes indocumentados, llegó a un punto extremo con una iniciativa aprobada por la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, que desautorizaría esa reciente disposición, pero se extendería a otras como la llamada Dreamers Act. El gobierno estadounidense ha dicho que de aprobarse por la Cámara de Senadores la vetará. 2. El comisionado que no resuelve, acusó al PAN de la violencia en Michoacán; algo de razón tiene, pues el PAN tiene en su haber 100 mil muertos a nivel nacional, 25 mil desaparecidos, miles de desplazados, pero la mediocridad no puede venderse acusando a otros por lo no hecho. 3. Dice el ex gobernador Godoy que había indicios del predominio del crimen organizado, pero como su partido el PRD no lo tomó “en serio”, lo dejó pasar. Vaya error de esas élites políticas sobre las que abundaron los rumores sobre presuntos vínculos con el crimen organizado durante sus cuatro años de gobierno. 4. Alimentando el odio: El fundador del Grupo Bimbo afirmó que la desaparición de los 43 normalistas se ha sobredimensionado; es decir, los jóvenes, particularmente los marginados, de origen indígena y pobres, no importan gran cosa. 5. Dieciocho científicos afirman, en un reciente artículo publicado en la revista Science, que al ritmo que actualmente tiene la actividad humana, en algunas décadas el planeta Tierra dejará de ser un lugar seguro, pues se ha ido más allá de ciertos límites planetarios. 6. La visita de Enrique Peña Nieto a principios de enero de este año a la Casa Blanca, estuvo signada por ensordecedoras protestas por la masacre de Ayotzinapa que se escucharon en la oficina oval durante su encuentro con Obama. 7. En el Senado de México, las minorías políticas (PVEM, PT) le cuestan a los mexicanos 35 por ciento más que los integrantes de los partidos mayoritarios. Cada uno de los siete miembros del PVEM tiene un costo semestral de más de dos millones de pesos. 8. Varias de las supuestas acciones benéficas para las familias mexicanas tienen trampas evidentes, como el caso de las tarifas eléctricas que aparentemente bajaron un dos por ciento, cuando en realidad lo que se redujo fue el consumo por kilovatios hora; el básico pasó de 150 a 75, y el medio de 280 a 65 KW-hora, implicando que solamente los hogares con consumos debajo de esos rangos tendrán “ahorros”. 9. El economista francés Thomas Picketty, autor del celebrado libro El capital en el siglo XXI (FCE, 2014), afirmó que la desigualdad de ingresos en América Latina sigue aumentando, además de que hay un subregistro estadístico. 10. Acorde con el CEMLA, millones de mexicanos huyen de la pobreza en México, a través de la migración internacional a Estados Unidos, pero al arribar a este país comprueban que su situación de pobreza continúa. El 28.3 por ciento de las familias de inmigrantes mexicanos percibe unos 25 mil dólares al año, mientras individualmente este ingreso apenas asciende a 18 mil 700 dólares anuales, muy por debajo de los ingresos de la población nativa, y apenas un poco arriba de los ingresos de inmigrantes centroamericanos.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”