Samuel Maldonado B.
Repercusiones
De dietas, remuneraciones y depredaciones
Lunes 26 de Enero de 2015
A- A A+

Con frecuencia, los ciudadanos nos preguntamos sobre cuántos de los aspirantes a ocupar una candidatura están verdaderamente interesados en la búsqueda de diversas soluciones que permitan resolver la enorme y difícil problemática que inunda al país en lo general. Aunado a este primer cuestionamiento, me surge otra pregunta, misma que me pone a dudar sobre si efectivamente hay conocimiento de los suspirantes a las posiciones electorales en juego, y disposición y entrega absoluta para buscar, paliar al menos, las traumáticas condiciones por las que millones de mexicanos se debaten a lo largo y ancho de esta República nuestra.
Cuando observo las largas filas en pos de un hueso por parte de los “suspirantes”, me encuentro con mil caras conocidas, no tanto por tener conocimiento personal de ellos sino por su falta de “hacer” en las repetidas veces que han entrado al juego de Juan Pirulero. Ciertamente que algunos (muy pocos) de estos rostros, se identifican por su buen desempeño en las actividades legislativas o de gobierno asumidas, pero desafortunadamente, cuantitativamente, son los menos. Pero de estos menos, menos todavía han hecho escuela; es decir, les ha interesado dejar huella y no sólo por el pasar de una cámara a otra; de una Presidencia Municipal a un Congreso estatal; o bien, de la denominada Cámara Baja, al gobierno de su estado, o ya de perdida a un gobierno municipal o hasta regidor municipal. En éstos, en “los pocos” se ha visto empeño en transformar a sus municipios o a sus estados y han sido premiados con el cariño popular o simplemente con el respeto que reciben…
Los salarios de que disfrutan tanto presidentes municipales, gobernadores, senadores, diputados o servidores públicos, desde el primer nivel al tercero o al cuarto, son más que buenos. Magistrados y jueces tienen salarios, prestaciones y gratificaciones, y “moches” excelentes y se dice que los ingresos de los magistrados son los más altos en el país, superiores a lo que gana el titular del Poder Ejecutivo Federal.
Subjetivamente, pienso que los que se han perpetuado o mantenido en las posiciones señaladas durante años y años son los mismos que han impulsado la corrupción, permitido el crimen organizado, la corrupción policiaca, y puesto al país al aborde del abismo.
La información pública ha señalado que el presidente de la República tiene un salario que es súper envidiable y además, no paga renta alguna pues vive en la residencia de Los Pinos, tiene gastos de representación, dispone de guardias personales, transporte de primera, choferes y ayudantes de cámara, etcétera. Es decir, no gasta un quinto en la manutención de su familia y todo ingreso es ahorro. Terminando su mandato, su salario más prestaciones, le seguirán siendo otorgados de por vida, no importando que ocupe por sólo seis años o menos, la titularidad del Poder Ejecutivo, o que sea interino. Al país le cuestan muchísimo los ex presidentes que, entre paréntesis, no sirven para maldita la cosa.
Por eso llama la atención de la población en lo general, la revelación pública que se ha realizado en los meses últimos, del involucramiento del presidente Peña Nieto, de su esposa y de su secretario de Hacienda, en la adquisición o compra (con rebajas) de varias residencias de súper lujo, siendo los vendedores, empresarios beneficiarios de contratos de obras públicas tanto en el Estado de México como nacionalmente.
En este entorno nacional, los partidos políticos no cantan mal las rancheras y están tan desprestigiados como muchos de los postulantes de los diferentes partidos. quienes ya han solicitado su licencia para ausentarse de los poderes legislativos; otros renunciaron a su puestos administrativos para lanzarse a una aventura, a un campo “minado”, ya que los ciudadanos vemos en la mayoría de ellos, no el deseo de servir a la sociedad, sino el incumplimiento de un mandato popular que les vale … narices, de tal suerte que buscan como los abejorros, estar siempre cerca de la miel, pero sin trabajar y esperan terminar una posición para acercarse o allegarse otra y así continuar girando alrededor de ese estatus privilegiado, lo que nos hace recordar al malogrado político oriundo de Tuxpan, Veracruz, César Garizurieta (1904 -1961) mal llamado El Chango Garizurieta , y ya lo decía éste: ¡Vivir fuera del presupuesto, es vivir en el error!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?