Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Gatopardismo electoral 3
Martes 27 de Enero de 2015

“Quieren sepultarnos mas no saben que somos semilla”.

Padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa

A- A A+

En el PRD la imposición de la unidad, es decir, de las componendas, privilegios y reparto de todo tipo de recursos, no funcionó. Las facciosas tribus, veleidades de ciertos personajes, el estire y afloja por cargos, huesos y favores, se impusieron. Pero a este escribano no le cabe duda que uno de los precandidatos finalmente se impondrá.
Silvano Aureoles, cuyo perfil neoliberal, priista, para no ir más lejos, es un personaje cercano a los designios de Los Pinos, según múltiples rumores, incluso repetidos por conspicuos priistas. Desde la Cámara de Diputados ha negociado, ha asumido las grandes líneas políticas marcadas por la Presidencia de la República.
Es sin duda, digno representante de ese sector del PRD, cuya cercanía con los poderes, legalmente constituidos o fácticos le ha venido muy bien. Es visto como supuesto político moderno, porque negocia a cambio de imagen, y practica cierta política que es bien acogida entre las élites políticas y económicas.
Hace ya casi cuatro años se alzó como candidato del PRD a la gubernatura de manera cuestionable. Se habló incluso de votos hechizos. Parapetado en un grupo de adeptos, autoritarios, varios mediocres, pero sobre todo contrarios a cualquier cuestionamiento, quienes en diversos temas exhibieron una total ignorancia e incongruencia.
Durante los diez años anteriores a esa contienda electoral, la delincuencia organizada creció y se consolidó. El primer gobierno perredista fue cuestionado por sus vínculos con el señor Ahumada, pero lo más discutible fue un derrotero en el que La Empresa-La Familia Michoacana-Los Caballeros Templarios, devinieron en preponderantes.
Uno de los slogans de la campaña del primer gobierno perredista en Michoacán, urgió a recuperar el tejido social, el cual ya mostraba evidencias de su colapso, pero no pasó de ser propaganda, pues al arribo de la segunda administración perredista, del rumor se había pasado al horror de una delincuencia que dominaba territorios y vidas.
De ningún modo sugiero el involucramiento de esos gobiernos perredistas, pero si son cuestionables múltiples omisiones, aparentes complicidades y la inacción. El ex gobernador Godoy confirmó en reciente entrevista que expuso ante su partido la situación estatal, pero ante el desinterés de la cúpula, también se “olvidó” del asunto.
En términos económicos, empleo y bienestar, el PRD gobierno asumió las principales líneas calderonistas para supuestamente combatir la pobreza, el desempleo y la inseguridad. Si bien adaptó algunas acciones que AMLO aplicó en la capital del país, las condiciones en ciertas localidades permitieron el accionar de la delincuencia.
La ruptura del tejido social ha perseguido al PRI, PRD y PAN desde hace décadas, pero el último partido político inició una guerra esquizofrénica en Michoacán supuestamente para acabar con la inseguridad, en la que el perredismo fue arrinconado, y el priismo, después de regresar al gobierno estatal, fue exhibido por sus insanos vínculos.
Desde hace dos años, el PAN juega mediáticamente con reconstruir Michoacán, mientras el PRD habla de unidad, pero no hay revisión crítica de las actuaciones partidistas y administrativas. Los panistas cargan miles de muertos, desparecidos y desplazados, y los perredistas sus vínculos con la delincuencia (Iguala).
Silvano Aureoles llega a una contienda, después de un tercer sitio en el pasado proceso electoral, enrarecida, una amplia zona del estado en tensión, la reorganización del crimen organizado, desplazamiento de pobladores de áreas en conflicto, creciente conflictividad urbana, desempleo, gobiernos municipales con serios problemas.
El precandidato del PRD debe cuestionar los diez años de perredismo, sus omisiones y complicidades; no ofrecer lo que otros partidos (reconstrucción, empleo, seguridad), y asumir la crisis que vive Michoacán. El ex comisionado intentó combatir muchas cosas, pero fue autocomplaciente, autoritario y engreído, además de soñarse imprescindible.
La contienda electoral debe entregar al ciudadano voluntad y compromiso, de candidatos y partidos, para corregir las desviaciones de las instituciones. Reconstrucción y unidad son palabras huecas. Urge cuestionar lo existente, proponer programas de gobierno reales, sin tribus ni facciones, con la ciudadanía.
Igualmente, el precandidato deberá tener cuidado, de llegar al gobierno, de quienes se rodea. Durante los dos gobiernos perredistas, además de un reparto perverso de cargos y posiciones, conspicuos depredadores y mediocres personajes ocuparon puestos muy importantes. De esta situación no se dice mucho entre la burocracia cómplice.
Obviedades. 1. El comisionado de una pomposa y superflua comisión, inventada por la Presidencia de la República para solucionar la inseguridad y, de paso, supuestamente promover el “desarrollo” de Michoacán, se fue. Con una lambiscona ovación, la pleitesía de algunos medios sumisos y la lamentación del gobernadorcito por el bien perdido, el señor Castillo dio cátedra sobre lo que simuló para cumplirle a Enrique Peña Nieto, dejando tanto por hacer, abriendo rutas al “sospechosismo”. Cuando afirmó que “La Tuta” es sólo un personaje mediático, prácticamente lo exonera, y de paso adelanta rumores sobre quienes fueron encarcelados por supuestos vínculos con la delincuencia (ahí está el fallo de un juez que favoreció parcialmente a tres alcaldes), quienes podrían salir airosos y llegar a celebrar durante la campaña electoral. 2. De los supuestos beneficios para las familias mexicanas: las llamadas telefónicas de larga distancia, por ley dejaron de serlo, pero la supuesta desaparición de su cobro es hechizo, pues las compañías telefónicas consolidaron lo que aparentemente perderían por medio de sus costosos paquetes, al incluir varios servicios no impacta de manera importante el precio total de un paquete. 3. En el PRD, se apuntaron saltimbanquis, chapulines y ex funcionarios para contender por la alcaldía de Morelia. Supuestos “candidatos ciudadanos” y facciosos personajes, se dicen llamados a gobernar una ciudad con problemas, omisiones, complicidades, conflictiva y en crisis, pero ninguno garantiza gran cosa. 4. “Pronto, muy pronto, vas a disfrutar más tu vida, y todavía hay más, PRI”, amenaza el partido en el poder, en propaganda oportunista que usa los hipotéticos beneficios de las supuestas “reformas estructurales”. 5. La fanática revista conservadora, The Economist, de Enrique Peña Nieto, recién publicó un elocuente y duro artículo: “El pantano mexicano, un presidente que no entiende que no entiende”, el que da cuenta del conflicto de intereses y la incapacidad de EPN para gobernar. 6. Algunos medios y personajes de las élites políticas y económicas afirman que los normalistas desaparecidos se merecían su fin, además de pretender dar vuelta a la hoja, pues los jóvenes pobres y marginados, indígenas y de origen indígena, no tienen cabida en su México “moderno”, corrupto y cómplice. El objetivo es claro, cerrar el expediente Ayotzinapa, criminalizando, desdeñando y minimizando a los jóvenes y a los pobres. 7. De acuerdo con la revista Forbes, la única manera de aliviar el estancamiento de Estados Unidos es aprobando la reforma inmigratoria. 8. Más de 30 alcaldes de importantes ciudades estadounidenses, encabezados por los de Nueva York y Los Ángeles, firmaron un apoyo a Obama y su orden ejecutiva que aliviaría la situación de más de cuatro millones de indocumentados.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”