Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Gatopardismo electoral 4
Martes 3 de Febrero de 2015
A- A A+

La chiquillada, como el olvidable ex presidente mexicano calificó a los partidos minoritarios, busca en este proceso electoral aprovechar las pifias y atorones de los partidos grandes, por medio de una campaña que enumera supuestos logros y, como históricamente se han distinguido, con alianzas.
Entre esa chiquillada, hay que anotar al PT, Panal, PVEM, MC y los nuevos invitados a disfrutar del presupuesto público, Morena, Humanista, Encuentro Social. Una escisión del PRD, esa supuesta izquierda, neoliberal y gobiernista; los otros, según la prensa nacional, entre cristianos fundamentalistas y plataformas de autoayuda.
Acorde con la ley, es supuestamente sano, políticamente hablando, aunque signifiquen nuevas exacciones a nuestros impuestos, tener opciones políticas diferentes, con la finalidad de que los mexicanos ejerzan su “derecho a votar” y a “elegir” a sus representantes. El problema es que es más de lo mismo.
El PT, PVEM, Panal, MC, representan opciones caducas, oportunistas y anti-ideológicas. El primero ha transitado del laroucheismo derechista al izquierdismo oportunista; el segundo, pretende encabezar legítimas preocupaciones ambientalistas y animalistas, el tercero es creación de la maestra Gordillo, y el cuarto otra fachada priista.
Las cuatro agrupaciones partidistas explotan, con cierto éxito, el supuesto a-ideologismo mexicano, nutrido por cierto neutralismo-conformismo-confort-consumismo de importantes sectores clasemedieros mexicanos. Es decir, ser animalista o “de izquierda derechista” o supuestamente apoyar a los profes gordillistas, es ser “progresista”.
Sin embargo, estos partidos ocultan sus orígenes y fines político-ideológicos. Para el PT “ser de izquierda” es la respuesta para salarios precarios y demás, pero esta agrupación se ha dedicado a apoyar a otros partidos políticos en aras de obtener cargos y prebendas de cualquier tipo. En realidad, se representa a sí mismo y sus cómplices.
El PVEM ha sido exhibido públicamente como una organización derechista, cercana al PRI, oportunista y manipuladora de sectores animalistas y de otras causas. En San Cristóbal de las Casas hay una asociación dedicada al rescate de perros de la calle, pero jamás ha recibido ningún reconocimiento del pvemismo gobernante.
Pero no sólo eso. Quienes ostentan la franquicia, han sido señalados por manejar recursos públicos en favor del enriquecimiento personal y de ciertas élites políticas. Incluso, algunos de sus franquicitarios han sido señalados, no sin razón mediática, de enriquecimiento y corrupción. Los moches se les dan muy bien a varios de sus miembros.
El PVEM es quizás, entre esa chiquillada perversa y oportunista, una de las agrupaciones familiares-políticas, capaz de sobrevivir para las intenciones del PRI: usurpar los propósitos menos perversos de los homo sapiens mexicanos a favor de los animales (perros, gatos, animales en los circos) por votos, curules y presupuestos.
Movimiento Ciudadano se ha cambiado de nombre en varias ocasiones; su franquicitario es un ex priista que prefirió, recursos públicos en puerta, crear una organización partidaria y autonombrarse de izquierda. En términos ideológicos no representa nada nuevo, políticamente está a la derecha priista y vive de nuestros impuestos.
Entre la nueva chiquillada, destaca la agrupación que creó AMLO, a raíz de su ruptura con el PRD, Morena. El Movimiento de Regeneración Nacional concentra en su acrónimo –Morena- el color de la piel de la mayoría de los mexicanos, mestizos, morenos, cafés, lo que ideológicamente pretende un acercamiento a las mayorías. Uso político más.
Según sus cartas de presentación, donde invita a la gente a unírsele, representa una opción distinta a las izquierdas tradicionales, derechistas, asumiendo la defensa del petróleo y otros recursos energéticos, además de criticar de manera frontal al PRI y a Enrique Peña Nieto, quien llegó al poder mediante una operación financiera muy discutida.
Morena, AMLO y sus acompañantes, están yendo solos a las elecciones, sin desdeñar acercamientos y desprendimientos de otros partidos, como el PRD. El problema es que sigue el camino de las élites políticas: puestos y posiciones, personajes saltimbanquis y chapulines y, excepto su rechazo al gobierno federal y al PRI, nada nuevo en política.
El Humanista y Encuentro Social, ofrecen “cambio”, “participación”, explotando valores no muy cercanos a la democracia, y sí a ejercicios de autoayuda y superación personal. Un comercial de uno de estos partidos asegura que urgen valores, pero no se dice si basta con la autoayuda, superación personal y religiosa, mientras se desdeñan los democráticos.
Ambos partidos políticos critican a las élites políticas y llaman a la gente a sumarse, es decir, si tienen ambiciones de cargos y deseos de disfrutar de los dineros públicos, únanse. Su plataforma carece de un marco sobre la situación actual, más allá del desencanto con los políticos, además de desdeñar Ayotzinapa, Tlatlaya y otros graves problemas.
Obviedades. 1. La encuesta BGC-Excélsior (01/26/2015) sobre lo realizado por el ex comisionado Castillo en Michoacán, destaca que se le veía como quien gobernaba, además de que se opina que la figura debería permanecer a pesar de elegir un nuevo gobernador, muestra claramente la desconfianza hacia las élites políticas michoacanas, los gobiernos priistas que contribuyeron al desastre, la aparente inutilidad de un proceso electoral, prevaleciendo la opinión del deterioro del estado. 2. Efectivamente, el diputado Aureoles, precandidato del PRD a la gubernatura, no escapa a los cuestionamientos a los que está sujeta toda la élite política michoacana, pero los saltimbanquis y chapulines poco o nada tienen que hacer en una contienda electoral como la que se avecina, tal es el caso de la precandidata de esa cosa llamada PT. 3. El IEM va camino a consolidarse como un grupo de privilegiados que dicen saber mucho en materia electoral, nos cuestan carísimo, pero pretenden que nada pasa, como es el caso de la inseguridad. Como lo he comentado en otras ocasiones, debe desaparecer para acabar con la simulación. 4. Afirma el ex diputado local, ex secretario de Gobierno de Michoacán, precandidato del PRI impugnado para la Presidencia Municipal de Morelia que el “trabajo” del ex gobernador Fausto Vallejo Figueroa, y el presidente municipal moreliano, “nos permitirá no improvisar ni arrancar de cero”; es decir, aprovechar la obra gubernamental para hacer proselitismo, total el IEM duerme en sus laureles de grandes sueldos. Respecto al “trabajo” del ex gobernador, habrá que observar a qué se refiere, pues su cuestionado y hoy encarcelado vástago por extrañas amistades, repercutió en ese “trabajo”. 5. De nuevo el IEM está por avalar un proceso electoral cuestionado con funcionarios cercanos al PAN y miembros del mismo organismo, como es el caso de la comisión del PREP. 6. De risa que el gobierno de Michoacán figure entre los cumplidores en transparencia, cuando sabemos que en las últimas administraciones lo único que ha importado es el “formato” impecable, aunque no transparente nada, y que el Itaimich, esa rémora de la supuesta transparencia, sirva para algo, pero sus integrantes cobren onerosos emolumentos y litiguen por seguir viviendo del erario público argumentando “derechos”. 7. La señora Cocoa Calderón hoy se duele por los jóvenes michoacanos, hipocresía mediática e insultante cuando su hermano el ex presidente criminalizó, discriminó y desdeñó a los jóvenes. Votantes jóvenes no olviden que los “ninis” se consolidan durante los mandatos del PAN. 8. Un artículo en el reciente número de Nexos, afirma, con estadísticas oficiales, que la violencia en el país ha bajado (2014, respecto a 2013). Destaca, sin embargo, que la Morelia de diez ocupa el octavo lugar entre los municipios más violentos del país. 9. La Cepal afirma que la pobreza e indigencia en México repuntó, además de que el proceso de reducción de la pobreza se estancó; en tanto, la OCDE señala que nuestro país es el más desigual de todos los que integran ese organismo. 10. Y el PAN, en su discriminación y odio a los jóvenes, propone nuevas medidas punitivas contra los grafiteros en Puebla. 12 años de cárcel. Última. Los mexicanos que exigimos esclarecer el crimen de Ayotzinapa, no estamos atrapados en el asunto, pues la “verdad histórica” del gobierno mexicano, que en pocas horas se desinfló, pretende dar carpetazo para desentramparlo, pero sin justicia. Otra operación mediática fracasada.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”