Columba Arias Solís
Decepción ciudadana
Viernes 6 de Febrero de 2015
A- A A+

A unos meses de efectuarse los comicios federales en todo el país, así como los locales en algunas entidades federativas, entre ellas Michoacán, no parece haber una gran motivación por participar en favor de tales o cuales candidatos o partidos.
En el caso de Michoacán, a punto de concluir con el periodo de precampañas, los aspirantes a representar a sus institutos políticos, más allá del ámbito interno de sus correligionarios, no parecen haber despertado un mayor entusiasmo, por el contrario, en los tres grandes partidos políticos las diferencias surgidas por la designación de los prospectos, en lugar de disolverse una vez determinado el agraciado (a) han seguido incrementándose, llegando en ciertos casos al rompimiento de algunos de sus cuadros con su partido, y en algún otro a los intercambios verbales de descalificación entre conspicuos integrantes.
Desde hace una década el desinterés ciudadano por participar electoralmente se ha venido manifestando, e incluso en las últimas elecciones federales, en diversos medios se hicieron llamados para hacer valer el voto nulo o el voto blanco, o incluso en una suerte de parodia electoral, se propusieron en las redes de Internet a ciertos animales como candidatos a los cargos de elección popular.
Así, en los pasados procesos electorales, en diversas instancias se manifestaba la socorrida frase que hablaba de que si votar no sirve de nada, entonces, para qué votar. Lo cierto es que las circunstancias que en el pasado reciente empujaban a la gente a manifestar su decepción electoral y su indiferencia, cuando no repudio, ante candidatos y partidos, no parece haber disminuido, por el contrario, ante el incumplimiento de las promesas, los escándalos de corrupción y de impunidad en que se han encontrado a gobernantes de los diferentes partidos, la indiferencia ciudadana parece haberse transformado en un repudio manifiesto.
La decepción ciudadana ante candidatos y partidos, pasa entre otras cosas por las promesas de campaña que suelen incumplirse una vez que el candidato triunfador asume el cargo. No obstante el transcurso del tiempo, los compromisos asumidos en las diversas campañas por los distintos candidatos suelen ser los mismos.
Así, para no ir mucho más lejos, en los últimos tres gobiernos, las promesas que a los michoacanos se hicieran en las campañas, se referían -Cárdenas Batel- al acceso a la educación de todos los michoacanos, abatir el analfabetismo, el impulso a la economía en coordinación con la iniciativa privada para la creación de empleos, entre otros; desarrollo industrial, infraestructura carretera, defensa de la educación pública, abatir los graves rezagos educativos, un sistema de salud pública para permitir el acceso a los servicios de salud a la mayoría de los michoacanos, y la modernización del campo (Godoy Rangel).
Por su parte el último gobernador elegido por los michoacanos tuvo como compromisos de campaña que incluso firmara ante notario público, una auditoría externa a las finanzas del estado, a fin de dar a conocer a los michoacanos el estado de las mismas y realizar la investigación para que los responsables del quebranto financiero fueran puestos ante las autoridades correspondientes.
Como es sabido, ciertamente hubo una auditoría encargada a un despacho capitalino, cuyos resultados medio filtrados a los medios, nunca fueron debidamente aclarados o presentados a la ciudadanía, vaya ni siquiera ante el Congreso, solamente se dieron acusaciones mediáticas con manejo de diversas cifras, y hasta la fecha todo parece haber quedado en el ámbito de las acusaciones mediáticas.
Otros de los compromisos del otrora candidato a gobernador se refirieron a la autonomía de la Auditoría Superior, la desconcentración de la Procuraduría del Estado, la instalación de modernas centrales de maquinaria pesada para la construcción de infraestructura regional (24) que beneficiara a los 113 municipios; la plena autonomía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, aportándole recursos para fortalecer su desempeño académico; duplicar el porcentaje a los 113 municipios respecto a la obra pública convenida, entre los compromisos más trascendentes.
Años y candidatos van, asumen el poder y los compromisos quedan en su mayoría en el cajón de los objetos olvidados. No es extraña entonces la desconfianza de los ciudadanos hacia los candidatos de elección popular, más si en los tiempos que corren se advierte que no disminuye la grave violencia e inseguridad, que persiste el estancamiento económico y prevalecen los intereses partidistas por encima de los intereses ciudadanos.
En ese contexto, la decepción ciudadana se expresa con el repudio a la clase política de los tres niveles de gobierno -una clase política al fin y al cabo prohijada por la sociedad- y por supuesto a los partidos políticos, sin embargo, en una abierta contradicción, ciudadanos apartidistas o no, nadie repudia candidatura a cargo de elección se les ofrezca o no, como se advierte con el empresario que con enjundia y dedicación buscara afanosamente la candidatura a gobernador, así como en otros casos del pasado y de ahora.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada