Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?
Domingo 15 de Febrero de 2015
A- A A+

Dice Durito (que alguna vez fue ferrocarrilero) que la política del poder en el neoliberalismo (\"escríbelo completo -me dice y ordena- porque no es una verdad para siempre, sino algo para el ahora\"), es como un tren.
Dice Durito que en el tren de la política neoliberal, los vagones de adelante son disputados neciamente por quienes suponen que pueden conducir mejor, olvidando que la locomotora es la que lleva a los vagones y no al revés.
Dice Durito que los políticos ignoran también que la locomotora la conduce otro (aquel que habla la lengua del dinero) y que, en el descarrilamiento por venir, los vagones de lujo, los de adelante, son los primeros, sí, pero a la hora de desbarrancarse.
Dice Durito que a pie viaja la gente común y corriente.
Dice Durito que caminar es gratis, es más divertido y ahí uno decide a dónde va y a qué paso.
Dice Durito que la mayoría de la gente de a pie mira con indiferencia el paso de esa máquina que se precia de decidir su rumbo, y que olvida que no puede salirse de los rieles que las reglas de la política le imponen.
Dice Durito que la gente común y corriente no sólo no quiere conducir el tren y que, en algunos casos, se atreve a dudar del destino del viaje (que, además, se hace en su nombre, en su \"representación\").
Dice Durito que, entre la gente de a pie, hay unos que son rebeldes. Éstos no sólo critican el destino del viaje y el ridículo reparto discrecional de boletos. Incluso cuestionan la existencia misma del tren y se preguntan si realmente son necesarios los trenes. Porque sí, es cierto, se llega más rápido y más cómodo, pero uno llega adonde no quiere llegar.
Dice Durito que los zapatistas somos unos de esos peatones rebeldes (los \"za-peatones\"), y que somos el objeto de burla de quienes critican que no queramos comprar boleto y que viajan a toda velocidad… a la catástrofe.
Dice Durito que los zapatistas somos unos peatones muy otros. Porque, en lugar de ver con indiferencia el paso soberbio del tren, un zapatista ya se acerca sonriendo a la vía y pone un pie. Seguramente piensa, ingenuo, que así hará tropezar a la poderosa máquina y se descarrilará sin remedio.
Dice Durito que en la madrugada del primero de enero de 1994 (llovía, hacía frío y una niebla densa cobijaba la ciudad), un indígena zapatista puso su pie para descarrilar el tren todopoderoso del PRI…
Dice Durito que seis años después, el PRI yace en el fondo de la barranca y los restos son disputados por los que ayer se burlaron de ese indígena que, justo ahora, se venda con cuidado el pie, no porque le duela, sino porque allá se ve venir otro tren y otro y otro…
Dice Durito que los zapatistas no terminarán de andar la noche hasta que todos los que son de a pie puedan decidir, no sólo sobre la existencia y rumbo del tren, también, y sobre todo, cuando en el andar de los peatones de la historia, haya muchas sillas bajo un manzano.
Durito y una de trenes y peatones.

Subcomandante Insurgente Marcos
Enero del 2003.

¡Increíble! Con tanta ciencia y tecnología, decenas de universidades en el país con sus facultades e institutos con sus “chorrocientas” acreditaciones y certificaciones, la Academia Mexicana de la Ciencia, El Colegio Nacional, el Conacyt y sus políticas de desarrollo, cientos de investigadores eméritos, miles de investigadores en el Sistema Nacional de Investigadores con “papers” publicados en revistas internacionales y estamos donde estamos. ¿Es necesario describir dónde estamos? Bien, ahí va lo que muchos vemos: Peor que nunca en la historia del país. En el resto del mundo las cosas no son muy diferentes.

¿Vamos -o nos llevan- demasiado aprisa?

Sentarse a observar nuestro alrededor, escuchar los lamentos de la gente, los alaridos de los ríos, lagos, bosques, el campo,… mancillados por la voracidad irracional de los “racionales” omnipotentes que gobiernan nuestro: andar, ver, escuchar, comer, vestir, descansar, ocio, consumo,… y las entes que dicen crear el ¿conocimiento?
Concluimos que: Vamos-nos-llevan al exterminio, atrás quedó lo que hace unos lustros nos prometían: la tierra prometida que daría buena vida a todos y a la tierra que nos proporciona la vida.

¿Equivocamos el camino?

La respuesta casi es un axioma, múltiples imágenes y sonidos nos gritan: Pendejos.

Las reformas

La laboral, educación, telecomunicaciones, energética, hacendaria, política, transparencia, el Pacto por México, la Cruzada contra el Hambre, han venido a legalizar las “Cuatro ruedas del capitalismo”. El despojo, la discriminación, la explotación y la represión, que desde su levantamiento en 1994 los zapatistas han dicho que son las causas de las desgracias de la tierra y sus habitantes.

La laboral

A más de dos años de su aplicación, los que malgobiernan prometieron que mejorarían las condiciones de los trabajadores: Más empleos y mejor remuneración. Nos mintieron.

La de educación

Los recientes reportes de la Organización de las Naciones Unidas indican que nuestro país está muy por debajo de países más pobres y que Cuba es el país con mejor educación en el continente.

La hacendaria

La multiplicación del número de pobres y la concentración de la riqueza en menos manos, da idea de hacia dónde nos llevan. El diez por ciento de la población concentra el 64 por ciento de la riqueza nacional y esos mismos han sacado del país 30 mil millones de dólares, equivalente a casi cuatro veces el recorte al gasto público declarado por el peñato.

La energética

Vendemos petróleo y compramos gasolina más cara que en Estados Unidos y estamos próximos a comprarles petróleo a quienes ahora les vendemos. Un galimatías.

Y ahora las elecciones

El ruido infernal que mana de la reproducción por millones de los merolicos que pretenden engañamos con sus promesas de campañas electorales. Las falacias ahora tendrán que ser soportadas por los radioescuchas y los televidentes hasta una semana antes del día de las votaciones.
Los que nos han saqueado y vendido desde Los Pinos desde hace más de medio siglo, sean panistas o priistas, con desvergüenza prometen acabar con la corrupción, la pobreza, prometen acabar con los delitos que desde que ellos gobiernan se han traducido en miles de desaparecidos y asesinados. ¿Y los responsables? Gozando de la impunidad que les garantizan sus correligionarios.
Las ¿elecciones? Nos costarán casi seis mil millones de pesos, es decir cada elector es esquilmado con casi 150 pesos. La “izquierda” por igual, recibe dinero de los incautos creyentes y de los escépticos. Los resultados la historia nos lo ha machacado elección tras elección.¿Algún día entenderemos?

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?

¿Caerás en sus trampas?

Otra travesura del EZLN

La Universidad Michoacana. ¿Laica o confesional?

Las jaurías tras los votos

¿También sin agua?

¿Qué fue de los que fueron de izquierda?

¿Estamos en el abismo?

¿Cómo hemos llegado hasta aquí sin darnos cuenta?

La transparencia y las jubilaciones en la Universidad Michoacana

¿Sólo elecciones? ¿Existen otros caminos?

¿La Universidad Michoacana encadenada?

Capitán que no escucha a su tripulación…

La palabra andante

¿No hay dinero?

A los Reyes Magos

¿Acorralados?

¿Que renuncie Peña? ¿Fuera Peña?

Darle vida a los ausentes y a los desaparecidos

Y después de Ayotzinapa ¿Qué?