Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Sin las cosas y con las cuentas
Martes 24 de Febrero de 2015
A- A A+

Me llamó mucho la atención la expresión que en una entrevista reciente que le realizaran a José Mujica, presidente de la República Oriental de Uruguay, expresara que finalmente el “Uruguay se había quedado sin sus ‘cosas’ pero sí con las ‘cuentas’; es decir, que se había privatizado todo en esa República y finalmente se habían quedado con todas las cuentas por pagar. Y precisamente eso es lo que ha pasado en México en los últimos años, en los que se remataron, no al mejor postor, sino a los más amigos de los presidentes de la República en turno (todos ellos empresarios o prestanombres) que se hicieron propietarios de ingenios azucareros, fábricas de fertilizantes, de la industria petroquímica en lo general, de compañías fundidoras, de fábricas de automóviles y carros de ferrocarril y otras como las aerolíneas Mexicana de Aviación y Aero México, satélites mexicanos, compañías televisoras y un sinnúmero más de otras empresas que habiendo quebrado, el gobierno federal las había rescatado, revitalizado (recuérdese el famoso Fobaproa) para finalmente entregarlas a manos privadas.
Muchas de estas empresas quebradas y privatizadas son actualmente sociedades anónimas o consorcios internacionales en los que muchos de los que fueron importantes funcionarios públicos, tanto federales como estatales, o son propietarios o al menos, socios importantes. Así perdimos las cosas y nos quedamos con una enorme deuda nacional, que ahora alcanza cifras descomunales.
En el periodo de Miguel de la Madrid, la deuda pública ascendió a 105 mil millones de dólares; con Carlos Salinas de Gortari, se desencadenó una crisis económica precisamente por la deuda adquirida, alcanzando un 31 por ciento, de tal manera creció ésta que a finales de 1997, se habían pagado 580 mil millones de dólares de puros intereses, lo que obligó al gobierno a contratar más deuda, a mayor plazo y ciertamente, con menores intereses. Para 1998 y 99, se pagaron por el servicio de la deuda la cantidad de 221 mil 749 millones de pesos, aclarando que el pago de esta deuda (221 mil 749) fue para lograr un cambio de deuda para pasarla de “corto plazo, a largo plazo”.
México, reportaba a mediados del año anterior al Fondo Monetario Internacional, una deuda externa bruta del sector federal y estatal, así como de bancos y empresas particulares de 426 mil millones de dólares, que significaba lo doble de las reservas internacionales mismas que, sólo el diablo sabe, dónde están depositadas. Recordemos alguna noticia de dos o tres años anteriores, en las que autoridades en la materia dieron a conocer que habían embarcado más de 100 toneladas de oro para ser resguardadas en algún banco europeo, seguramente para dar mayor confianza a los prestadores de capital.
Hoy en día sabemos que el endeudamiento externo asciende a más de 550 mil millones de dólares, lo que ha hecho de México un país de pobres y miserables, pero con una sociedad, eso sí, poco numérica de archimillonarios, que tienen registrados sus depósitos en bancos extranjeros, lo que debilita aún más la paridad de nuestro esclerótico peso.
Todo lo anterior certifica las certeras palabras del presidente José Mujica en el sentido de que nos quedamos “sin las cosas pero atrapados pagando la deuda pública”, que tiene nuestro país, que sigue un flujo interminable que perjudica a todos, pero que impacta más a los más pobres, cuyos salarios miserables -no mínimos- los orilla a incrementar las filas del crimen organizado.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo