Aquiles Gaitán
El modelo deseado
Martes 24 de Febrero de 2015
A- A A+

Si seguimos la lógica de los acontecimientos, así como las revoluciones son seguidas por movimientos reaccionarios, y no sólo las revoluciones, sino cualquier movimiento o periodo de gobierno con una marcada ideología, cuando estos acaban, les sigue un movimiento o un periodo de gobierno en dirección opuesta;en este momento político en Michoacán, no podemos, ni deducir, ni inducir razonamientos que nos lleven a una conclusión, aún las aplicaciones estadísticas de los encuestadores dan empate técnico, pero la realidad es una y es incuestionable, está registrada en el tiempo y se llama historia, cada quien tiene su historia, cada partido y cada candidato tienen su historia, además, aquí entran en juego las virtudes personales, la experiencia de cada quien, su aptitud natural, el genio y la intuición, cuando esto no existe, cada partido, organizacionalmente arropa a sus candidatos y los promueve, sean campesinos, profesionistas, industriales, comerciantes, empleados o amas de casa, no importa, son candidatos y los alineados y alienados de cada partido y por cada partido, votarán por ellos después de las campañas de promesas y pequeñas dádivas, mercadotecnia ramplona y todos los factores irracionales que acompañan estos periodos de efervescencia; en estas condiciones no esperemos gran cosa, los partidos al seleccionar sus candidatos, están fijando el nivel de la contienda; los candidatos a las presidencias municipales, los candidatos a las diputaciones locales y federales reciben apresuradamente cursos de inducción sobre los principios de los partidos, su plan de acción y sus estatutos, pero no están preparados para gobernar ni hay escuelas para dar cursos intensivos a los neófitos de cómo gobernar, aun los que han andado de saltimbanquis y trapecistas políticos, son incógnitas sin respuestas predecibles a la hora de subirse al ladrillo a gobernar, eso sin tomar en cuenta los aspectos técnicos de la contabilidad y el presupuesto, de las compras y contratos, de las relaciones de trabajo y la legión de lambiscones que pululan por doquier, aquí es donde la experiencia para no caer en las tentaciones de cada día cuenta, así como cuenta para la toma de decisiones atinadas.
No hay que olvidar que una cosa es la organización y otra cosa es la acción política; la organización es sin duda en estas condiciones en las que nos ubicamos, la que determinará el triunfo, la ley de hierro de Michels es incuestionable, “quien dice organización, dice dominación” no voy a analizar los grandes movimientos de la historia, ni Lenin, ni Stalin, ni Hitler, ni Bismarck, ni la antigua Roma, ni la Revolución Francesa, ni la Independencia y la Revolución Mexicana, ni ningún movimiento político se han dado sin organización, en estos momentos en Michoacán, los partidos políticos deberán contestar la pregunta ¿y de organización cómo andamos?, ya las ideologías están casi olvidadas, pero en el casi asoman los que trajeron el príncipe extranjero, los que pelearon por Dios y por la patria, los que olvidaron los principios revolucionarios de la Constitución del 17, los que olvidaron la probidad y dejan correr los pecados capitales engañando a sus seguidores con una patria para todos. El pueblo michoacano se pregunta en estas condiciones ¿Por quién votar?, si la oferta política no es atractiva, cada quien con su cada cual, la moneda está en el aire y por razón natural habrá un ganador en cada pueblo, en cada distrito, en el estado; lejos de pactos para la civilidad, habrá que firmar un pacto para garantizar la seguridad pública y para erradicar al crimen organizado, condición sine qua non para gobernar y para llevar a Michoacán al desarrollo, cada uno de nosotros tiene modelos deseados, los candidatos tienen modelos deseados de sus pueblos, ¿Cuál será el modelo deseado de Michoacán, de los candidatos al gobierno del estado? El modelo deseado no es un modelo utópico, pero conlleva ideales, esos que impulsan a los hombres como diría José Ingenieros, a poner la proa visionaria hacia una estrella, pero esa metáfora aplicada al espacio territorial, para unos será la oración cotidiana a la Divina Providencia de que todos tengan casa, vestido y sustento, para otros el pleno empleo, que todos tengan la oportunidad de ganarse su sustento y el de su familia, que se inviertan capitales chicos, medianos o grandes, nacionales o extranjeros, para que las empresas generen riqueza y empleos, que la preservación del medio ambiente sea el punto de partida de las acciones del gobierno, que los principios de Morelos, relacionados con la vida social, tengan vigencia, que se destierre la rapiña y el hurto, que sólo nos distinga la virtud o el vicio, que se modere la opulencia, la riqueza y la pobreza, y para los olvidados de la tierra, para las comunidades y municipios indígenas, que encuentren formas de organización que les den la oportunidad de preservar lo suyo y competir por su desarrollo. La política es subjetiva, no obedece a leyes naturales, ni a precisiones mecánicas, matemáticas o estadísticas, no podemos fiarnos de métodos experimentales que manipulan, que finalmente se convierten en instrumentos de los partidos que confunden y extravían, debemos precisar conceptos como autoridad y gobierno, democracia y oligarquía, ¿existe la democracia?, ¿acaso no gobiernan los partidos las minorías de las directivas burocráticas?, ¿qué no son ellos los que eligen a los candidatos? En la antigua Roma, se decía que al pueblo habría que darle pan y circo, hoy por acá, ni circo ni pan.
No dejemos que los recuerdos nos maten, se recuerda lo bonito, lo grato, los orgullos, las satisfacciones, los momentos luminosos de la vida, no podemos recordar lo que no hemos logrado, no podemos recordar lo que nunca ha sido, debemos crear, propiciar nuestra propia realidad que después serán recuerdos, la acción cambia el destino; desde el primer Ayuntamiento creado por Hernán Cortés para legitimar la Conquista, hasta los municipios de Michoacán, hoy atropellados por el Mando Único y la pobreza ancestral, han pasado muchas formas de organización territorial. ¿Cumplen actualmente los municipios su función social? El centralismo los tiene de rodillas con la mano extendida, ¿seremos capaces de concebir una organización municipal diferente? Aquí no se ha dicho la última palabra y Cherán es un ejemplo, ¿acaso no sustituyó la teoría general de la relatividad de Einstein a la teoría newtoniana de la gravedad?, eso es incuestionable, como lo es la vigencia del modelo estándar para la investigación de la física y las matemáticas donde todo es experimental y no se ha dicho la última palabra, así nosotros seamos capaces de concebir nuevas formas de organización, del estado y del municipio, antes de caer genuflexos ante un centralismo sin escrúpulos, en eso coinciden todos los partidos, el PAN desde su asamblea constituyente en el numeral 12 de su principios de doctrina del 16 de septiembre de 1939, el Partido Nacional Revolucionario, antecedente remoto del PRI, en el último párrafo del programa de acción del 20 de enero de 1929, todos los partidos tienen al municipio dentro de su modelo deseado, pero también, todos, al momento de gobernar, lo tienen en el olvido.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana