Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡La tragedia que nos causa risa!
Martes 10 de Marzo de 2015
A- A A+

Con el dólar casi a quince pesos, los mexicanos mentamos madres, pues ya, como el ex procurador General de la República, no solamente estamos cansados de tanta estulticia tanto en materia económica y administrativa, sino hartos también por la nula honradez política con la que se mueven la mayoría de los directivos nacionales y no solamente me refiero a las autoridades gubernamentales sino que, sin excluir a nadie, los personajes políticos que abundan en el Congreso Nacional, en los partidos políticos, en las legislaturas locales, etcétera, nos demuestran día a día su desvergüenza y cinismo. Su irresponsabilidad legislativa va a la par con el deterioro nacional.
El desprestigio nacional de esa clase de vividores del erario, el dispendio económico con el que se mueven que raya en la desvergüenza y, desde luego, sin dejar a un lado el enriquecimiento indebido de muchos funcionarios, nos explica el porqué precisamente de la pobreza que nos abruma.
El gobierno de la República (¿deberíamos de escribir, de la Dictadura perfecta?) antes de terminar su paseo por Europa, gastando recursos monetarios como si fuera México un país de primera, se permitió la humorada de solicitar un préstamo más de mil millones de dólares, pudiendo evitar mayor endeudamiento simplemente con poner en venta el avioncito de juguete que tuvo un costo de 700 millones de “billetes verdes”que no son pocos si se suman a esta cantidad lo que se está invirtiendo en los agregados arreglos para adecuarlo a los caprichos y gustos del mero preciso.¡Pero aún hay más!, como lo decía hace ya muchos años Raúl Velazco, pues estamos en puerta de otro dispendio económico que realizarán los partidos políticos para, entre otras cosas, alargarse la estancia en el Congreso de los que pasarán de una cámara a otra.
En parte estarían justificados estos enormes gastos si tuviéramos la certeza de que los que llegarán buscarán ser más eficientes que los que se van o repiten; pero lo que sí verdaderamente enoja y que a los ojos de millones fue una estupidez nacional y una grosería para los mexicanos, el hecho ya consumado de cambiar o renovar algunos letreros de dependencias a cargo del gobierno federal, pretendiendo con estos el transformar para bien, las instituciones que tiene. Cambiar para no cambiar pareciera ser la divisa nacional y ejemplo de mayor estupidez puede encontrarse en la moderna transformación o colocación de las letras del viejo INE para hacer creer que con ese cambio habrá mayor transparencia y mejores beneficios para el país. Desde luego hay que aceptar que la idea de ese cambio fue una genialidad, que nos ha hecho casi morirnos de la risa, si no fuera porque se transforma en una carga más sobre las espaldas de los que cargan a la burocracia política.
La inoperancia gubernamental incrementa la duda y la vida nacional. ¡Ah!, no hay que olvidar los costos de toda la papelería y anuncios que en breve se tendrán que realizar por el cambio de nombre de la casi extinta Procuraduría del cansado procurador. De ésta, permítaseme dejarla a un lado y regresar a los congresos legislativos de los estados que conforman esta República bananera, pues en estos sagrados recintos se presentó una fuga en “do mayor”, pues salieron de allí l@sherman@as, lossobrin@s, las esposas, etcétera, que estaban en funciones, para ir en busca de nuevos horizontes, a sacrificarse por el bien de la patria, buscando nuevas experiencias políticas, pero dejando encargados de ese espacio vacío a sus herman@s, sobrin@s en tanto regresen l@s que perderán en los próximos comicios a celebrarse.
Pero para vergüenzas pasadas o presentes, tenemos mucho de qué presumir, por ejemplo: quien negaría que el Partido Verde no ha tenido elementos valiosos como el niño del mismo color que precisamente por su talento, no ha dejado su curul desde hace varios años y que hoy se lleva las páginas de los periódicos porque los sacerdotes del INE, los castigaron condenándolos a pagar 60 millones para paliar sus pecados mortales.
En la podrida vida nacional, no podemos negar al talentoso y divertido Vicente Fox, con sus expresiones divinas que nos partían de la risa que provocaban. Pero sin dudar mucho, quién podría poner en duda el valor del hijo más que obediente con el preciso del vecino del norte y así podríamos enumerar a nuestros preclaros hijos oriundos de Agua Leguas, pero el espacio por esta semana, se nos termina.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?