Aquiles Gaitán
La primavera
Martes 10 de Marzo de 2015
A- A A+

La Luna llena de marzo, como todas las lunas llenas, tiene un conejo dibujado en su interior, tiene una inusitada luminosidad que sólo la había visto en la Luna de octubre, lo tomo como un presagio que anuncia la primavera, que atisba sus colores amorosos; esa luminosidad no sólo alumbra la noche y destierra las tinieblas, también alumbra las mentes y las conciencias, también nos hace ver en el fondo de las sombras una realidad aparte, para utilizar un término de Carlos Castaneda, en su fabuloso libro de los años 70, esa la realidad del presente, real y efectiva, sin ninguna duda; está claro quién es quién, quién hizo negocios con el crimen, quién persiste en su intento de seguir, quién tiene lo que tiene inexplicablemente, como también está claro quiénes fueron las víctimas, quiénes perdieron sus vidas, quiénes perdieron sus patrimonios, quiénes perdieron la esperanza en manos de la barbarie, ¿Quién interpretará la realidad para que la justicia llegue, puntual como la primavera? “Ya no más, de tus hijos, la sangre, se derrame a contienda de hermanos; sólo encuentra el acero en sus manos quien tu nombre sagrado insultó”, la tercera estrofa del Himno Nacional está clara y que no le tiemble la mano a nadie cuando se trate de apretar el gatillo o aplicar la ley contra de los que han insultado, que han ofendido con sus acciones a esta patria nuestra y han agraviado a la sociedad en su naturaleza más íntima que es la familia. Fue fácil (¿es?) ser corrupto, bastaba estirar la mano para la dádiva y la complacencia. Corruptos de los tres niveles de gobierno, se vieron inmersos en el lodazal, todavía quedan charcos de los mismos lodos que con la luminosidad de la Luna dejan ver en su fondo los rostros espantados, desencajados, buscando los despistes consabidos, pero ¡ahí están! Infiltrados, pero con una placa colgado que dice ¡corrupto!
Los gritos de las calles han traspasado fronteras, las explicaciones de los acontecimientos han traspasado fronteras, pero la barbarie también traspasó los límites; ya nadie habla de los decapitados de Michoacán, ¿a cuántos les cortaron la cabeza y quien se las corto?, sea quien sea el decapitado debe haber un ejecutor y una razón, nadie dio explicación alguna, la mortandad de los últimos años no tiene explicación, con eso que es competencia federal, algo así como un hoyo negro sideral, en este caso, judicial, donde todo desaparece para siempre; la credibilidad, lo creíble, no tiene merecimientos para ser creído y se vuelve creencia, con la connotación que no se puede comprobar y que el entendimiento no alcanza a comprender porque deben ser ciertas las razones que no están demostradas, que son fatuas, que son autos de fe que debemos creer porque el procurador o el vocero o el político dicen y proponen.
Los delincuentes viven en casas vacías, en paupérrimas moradas, “cuatro tablas, dos petates, un bacín roto de barro, cuatro cazuelas y un jarro, son de su casa el ajuar”. Dicen los versos de “ánima de Sayula” al describir la casa de Apolonio Aguilar, y así encuentran las casas de los narcos, sin nada de muebles, ni aparatos ¡menos!, joyas o dinero, ranchos sin nada de nada y es desolador el panorama. ¡Bueno!, ni un gallo desbalagado; por eso no les creemos, porque atentan contra el sentido común, que hoy más que nunca, es el menos común de los sentidos.
Qué bonito es lo bonito, pasearse en carrozas doradas tiradas por caballos pura sangre, el boato y la máxima expresión del viejo imperialismo a ultranza, eso no importa, importa el momento sublime, el trato finísimo y la atención comedida, los gorros de piel de oso de la guardia marcial, con el espectáculo se olvidan por un momento el hambre y la miseria, los desempleados, el descredito, la delincuencia galopante, la inseguridad y la miedocracia, la corrupción, los llamados conflictos de interés, el impacto del dólar en el peso, el brutal 15.45 pesos de la flotación y la enmascarada devaluación, la falta de crecimiento, la reducción de los precios del petróleo y el presupuesto que tienen su base en esas arenas movedizas, las reformas estructurales cuyos efectos igual que el arcoíris, cuando vamos llegando a ellos, se alejan y se alejan hasta que desaparecen por obra y magia de la refracción y la reflexión de los rayos del sol sobre la lluvia, hoy los clores de las reformas estructurales siguen en el horizonte, deslumbrando, pero a la vez hacen lejano lo próximo y nos confunden pues no tienen contundencia. Esa táctica de distracción clásica de los estados bajo el calificativo de política internacional, son un boomerang que pega en la nuca, pues nuestra vida cotidiana atrapada en su atropello y la insolvencia, está lejos de ver la luz de la salida de la cueva a donde nos mandaron los modernos neandertales.
Cuando niño dejé un papel doblado en la ventana de mi casa con dos palabras escritas en el frente. “¡Una sorpresa!”, decían las palabras, al desdoblar el papel se podrán leer otras dos palabras junto a un sol radiante y unas flores dibujadas con las manos de un niño “¡es primavera!”. Quienes leían el papel sonreían y volvían a dejar el papel en el lugar donde estaba; dejo nuevamente en la ventana de mi casa el papel doblado, ¡ábranlo!, Para que al menos se dibuje en su rostro una sonrisa.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana