Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?
Viernes 13 de Marzo de 2015
A- A A+

Elegir a más de tres mil funcionarios responsables de administrar, coordinar y dirigir los asuntos que afectan al conjunto de la sociedad michoacana no es un tema menor. Por primera vez, el próximo domingo 7 de junio, en una sola jornada habrán de elegirse los ayuntamientos, los diputados del Congreso local, los diputados federales el gobernador del estado.
En un solo evento, los ciudadanos habrán de otorgar poder suficiente para que en su nombre y representación, los elegidos gobiernen los municipios, aprueben leyes y otro poder especializado se encargue de cumplirlas y hacerlas cumplir. Se espera que los nuevos encargados de gobernar atiendan en tres y seis años, los grandes problemas del rezago económico, desempleo desigualdad y el optimismo a los michoacanos. Las tareas antes y después de junio no son sencillas y, por lo mismo, conviene detenerse en algunas de sus complicaciones.
¿Realmente los michoacanos están interesados en que democráticamente, las mujeres y los hombres mejor dotados, sean elegidos para dirigir los destinos de los michoacanos?, ¿cómo evalúan los michoacanos la democracia que han alcanzado?, ¿qué esperar de los candidatos y de las campañas?, ¿los nuevos gobiernos, municipales y estatal, podrán abordar la crisis e inaugurar una nueva etapa en la historia michoacana?, ¿son previsibles, otra vez, las grandes frustraciones colectivas? Estas son apenas algunas cuestiones que invitan a la reflexión y al debate.
La experiencia sobre la práctica democrática arroja saldos de insatisfacción y malestar. Políticos, partidos y gobernantes han perdido prestigio y credibilidad. Gracias a la democracia ahora el voto cuenta y se cuenta bien y la alternancia, ha sido una realidad en los diferentes niveles de gobierno; no obstante, la democracia, como se le práctica, no ha resuelto los problemas fundamentales de la sociedad.
En la situación michoacana los resultados de la democracia son evidentes. Existe pluralidad partidista en los ayuntamientos y el Congreso Local, alternancia en el Ejecutivo, pero los problemas estructurales de la entidad siguen presentes, sin competitividad para la inversión y el empleo, enormes desequilibrios económicos, sociales y regionales, dispersión social, inseguridad y violencia, junto a la desconfianza y la aparente pérdida d toda esperanza.
Michoacán padece un cuadro de corrupción, complicidades e impunidad inaudito. El diezmo, las comprobaciones falsas, los desvíos puros y simples, las mordidas, las obras fantasma son, entre otros muchos, hechos que están asociados a la simulación, la mentira, el engaño, las prepotencias y los abusos de todo tipo, mientras los corruptos expresan satisfacción luego de cometer los actos indebidos.
Cuando cotidianamente se miran las inconformidades y las protestas públicas en marchas, mítines, bloqueos y tomas de edificios públicos, no se puede menos que pensar en los resultados de la democracia, ejercida no como forma de vida de acuerdo con los términos constitucionales, sino como simple acto de delegar representación a través del voto para que los representantes decidan a nombre de los ciudadanos.
Habría que hacer diferencia a que las demandas y expectativas de los campesinos, obreros, capas medias y aún empresarios, tuvieron respuesta en el marco de un régimen un autoritario y una fundamental participación del Estado en la economía. En cambio la transición democrática impulsada en el último tercio del siglo pasado, con una sociedad mejor informada, educada y mayores niveles de desarrollo humano, hubo de padecer la ampliación de la brecha entre los resultados prometidos de la democracia y la propia realidad. En la situación michoacana, la crisis general actual está asociada con los avances en la democracia, la transición y la alternancia a través de las elecciones.
Se insiste en que cada vez son mayores las evidencias de las dificultades y aún de los fracasos del modelo del libre mercado, asociado con una forma de democracia mercantilizada, que mantiene las desigualdades en las oportunidades ante la vida, promoviendo con fines justificatorios el trastocamiento de los principios teóricos y éticos que sirven de fundamento a la sociedad.
En el proceso electoral en curso tendía que convertirse en una oportunidad para otorgarle a la democracia, la certidumbre de un modo justo y libre para existir y coexistir, respetando y reconociendo al ciudadano, antes y después de las elecciones, como el origen soberano de toda legalidad y legitimidad pública.
Habría que avanzar a la democracia, dotando de nuevos contenidos a las campañas electorales, para que sin simulaciones, pudieran identificarse los componentes fundamentales de la crisis michoacana y en torno de ellos, los partidos y sus candidatos fijaran su postura y compromiso, a la vez que el ciudadano, que vive cotidianamente las dificultades, las carencias y los sufrimientos, que pudiera decidir razonadamente a quién favorecer su voto y en una actitud de corresponsabilidad disponerse al acompañamiento permanente en el cumplimiento de sus atribuciones.
Algunos de estos temas serían suficientes para dibujar los perfiles de los contendientes, en una lucha electoral que vaya más allá de la mercadotecnia.
1. ¿Cómo resolver los problemas de la deuda pública sin afectar las tareas del desarrollo?
2. ¿Qué debe hacerse para aumentar los ingresos gubernamentales?
3. ¿Cuáles son las opciones para elevar la inversión productiva y generar los empleos que Michoacán necesita?
4. ¿Cómo dotar a Michoacán de una estructura empresarial vigorosa?
5. ¿Cuáles son las alternativas para corregir los grandes desequilibrios municipales y regionales, en rezagos y oportunidades?
6. ¿Cómo convertir a Michoacán en un centro reconocido y de prestigio con sus niveles científicos y tecnológicos, en el arte y la cultura?
7. ¿Cómo obtener una administración pública, barata, eficiente y honrada?
8. ¿Cómo corregir la inseguridad y la violencia con la participación de la sociedad, más allá de los llamados a la denuncia ciudadana?
9. ¿Cómo devolverle a la política y los políticos el prestigio perdido como actividad despojada de la corrupción, la simulación y la mentira?
10. ¿Cómo devolverle a los michoacanos el optimismo, el orgullo de pertenencia y la confianza en sí mismos?
El objetivo consiste en otorgarle un contenido y un significado distinto al proceso electoral, debatiendo ideas y propuestas, diseñando futuros a partir de las necesidades reales de los michoacanos, para elevar la calidad en la forma y el contenido de la democracia.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!