Columba Arias Solís
Las mujeres en política
Viernes 13 de Marzo de 2015
A- A A+

El gobierno mexicano ha firmado y ratificado, entre otros tratados internacionales, la Convención sobre los Derechos Políticos de la Mujer, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y las Conferencias Mundiales del Cairo y de Beijing.
La Convención sobre los Derechos Políticos de la Mujer en su artículo II dispone: “Las mujeres serán elegibles para todos los organismos públicos electivos establecidos por la legislación nacional en condiciones de igualdad con los hombres, sin discriminación alguna”. Así también, el artículo III establece: “Las mujeres tendrán derecho a ocupar cargos públicos y a ejercer todas las funciones públicas establecidas por la legislación nacional en igualdad de condiciones con los hombres sin discriminación alguna”.
En cuanto al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, señala: “III. Los estados parte en el presente pacto se comprometen a garantizar a hombres y mujeres la igualdad en el goce de todos los derecho civiles y políticos”.
En el mismo sentido, la CEDAW, en su artículo 7 también estipula: “Los estados partes tomarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la vida política y pública del país, y en particular, garantizará a las mujeres, en igualdad de condiciones con los hombres, el derecho a votar en todas las elecciones y referéndums públicos y ser elegibles para todos los organismos cuyos miembros sean objeto de elecciones públicas…”
Habida cuenta las firmas y luego las correspondientes ratificaciones de los anteriores documentos, el gobierno mexicano, desde 1952, se comprometió a realizar reformas legislativas para promover la presencia de las mujeres en cargos de representación popular; sin embargo, a pesar de la antigüedad de los compromisos asumidos, apenas de unos años hacia acá comienzan a reflejarse con la elección de mujeres legisladores, todavía en forma escasa si se compara con el porcentaje que ocupan en población y en el padrón electoral.
En lo que respecta a los estados del país, cada uno tiene sus respectivas normas electorales, y si bien las reformas al Cofipe en 2008 obligaron a las entidades a realizar ciertas adaptaciones a su normatividad respecto a las cuotas de género, cada Congreso estableció su integración en cuanto a mayoría relativa y representación proporcional.
De acuerdo con el informe de Naciones Unidas, las legislaciones más avanzadas en la materia –al menos hasta la fecha de presentación del informe en 2012- correspondieron a los estados de San Luis Potosí, Zacatecas, Sonora, Morelos, Tlaxcala, Chihuahua, Chiapas, Campeche y Coahuila, en tanto que las más deficientes lo fueron Nayarit, Nuevo León, Guanajuato, Michoacán y Puebla.
De los datos del informe se destaca que a pesar de que el número de mujeres en diputaciones locales aumentó de 9.6 por ciento en 1991 a 23.6 a la fecha de la presentación del estudio, apenas ocho entidades superaron el 30 por ciento de mujeres en sus congresos, a saber: Oaxaca (35.7 por ciento) Chiapas (35 por ciento), Campeche (34.3 por ciento), Baja California Sur (33 por ciento), Tamaulipas, Morelos, Zacatecas y Veracruz (30 por ciento).
La representación más baja en 2011 la ocuparon Aguascalientes, con dos mujeres (7.40 por ciento); Coahuila, tres (doce por ciento); Puebla, seis (14.60 por ciento); Querétaro, cuatro (16 por ciento), y Durango, cinco (16.60 por ciento).
Actualmente, la VI Legislatura de la Asamblea del Distrito Federal (2012-2015) está compuesta por 44 diputados del sexo masculino (67 por ciento) y 22 diputadas mujeres (33 por ciento); mientras que de las 16 delegaciones de la capital del país, solamente cinco son dirigidas por mujeres.
La XIII Legislatura del estado de Quintana Roo (2011-2013) fue la que contó con la mayor participación de mujeres en su integración: de quince de 25 (60 por ciento). En los actuales congresos locales, es el de Tabasco en el que hay mayor presencia de mujeres, quince diputadas mujeres (43 por ciento) y 20 hombres; luego Chihuahua, con catorce mujeres (42 por ciento) y 19 hombres; Chiapas, 16 mujeres (39 por ciento) y 25 hombres; Oaxaca, 16 mujeres (38 por ciento) 26 hombres, y Zacatecas, once mujeres (37 por ciento) y 19 hombres.
Mientras que las entidades donde las mujeres están peor representadas en sus congresos, Querétaro ocupa el primer lugar con dos mujeres diputadas (ocho por ciento) por 23 diputados varones; luego Coahuila, con tres mujeres (doce por ciento) y 22 hombres, y Estado de México, con trece mujeres (17 por ciento) y 62 hombres.
También en el ámbito internacional son escasas las mujeres que ocupan lugares en los principales centros de toma de decisión; en 1990 las jefas de Estado o de Gobierno eran doce, en 2015 son 19. Ocho de cada diez parlamentarios en el mundo son hombres.
En ese contexto, es imprescindible adoptar el mensaje de Phumzile Miambo-Ngcuka, directora ejecutiva de ONU Mujeres: “Debemos ponernos una meta. Nuestro objetivo es una acción sustancial de forma urgente en los próximos cinco años, para alcanzar la igualdad antes de 2030. Hay una necesidad imperiosa de modificar la trayectoria de esta lucha. La baja representación de las mujeres en la toma de decisiones políticas y económicas amenaza el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género, y es algo que los hombres pueden y deben atajar”. *
*http://www.grupocronicasrevista.org

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada