Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Más panistas que el PAN
Martes 24 de Marzo de 2015
A- A A+

Los gobiernos últimos prácticamente a partir de Miguel de la Madrid, de manera fugaz comenzaron en forma acelerada a olvidar las causas que dieron origen al movimiento armado de principios del siglo pasado, de tal suerte que ahora, en esta modernidad, muy pocos han tenido una identificación ideológica con los principios constitucionales de 1917. Para decirlo claramente, tanto les ha estorbado nuestra Carta Magna que prácticamente los principios contenidos en la misma están, como los estudiantes de Ayotzinapa, totalmente desaparecidos.
Pero no solamente los mandatarios últimos olvidaron las peripecias por las que pasaron aquellos ciudadanos distinguidos que mostraban con orgullo la bandera nacional cruzada sobre sus pechos. A partir de Miguel de la Madrid Hurtado, pasando por Carlos Salinas de Gortari, Felipe Calderón, Fox, etcétera, el actual ha resultado más panista que el propio PAN y continúa junto con los miembros del Poder Legislativo Federal, salvo excepciones, degradando el “arte de la administración pública” que consigo ha traído una política de entrega de los bienes naturales no renovables y dado concesiones a troche y moche al capital nacional y extranjero.
La última de las amenazas que se ciernen sobre los mexicanos todos por parte de quienes controlan el rumbo del país y que lo sitúan ya en un límite intolerable para la mayoría nacional, es la probable aprobación por el Congreso de la Unión, de la privatización del agua, que de darse puede provocar un caos nacional (tanto monta monta tanto); es decir, esta medida, de tomarse puede impulsar una inconformidad de resultados impredecibles.
Por otra parte, en estos días que se significan por su dinámica electoral en la que pocos creemos y con la gran duda de quienes tenemos la obligación moral y constitucional (afirmaría) de votar, nos surge la duda sobre la verticalidad u honradez del INE y desde luego, nos nace la certeza sobre la poca autoridad moral que tienen los partidos políticos, sus directivos y sus militantes, pues en este ya arrancado proceso electoral, más que electorero, parece un intercambio de cartas marcadas jugándose en un gran casino de apuestas las posiciones políticas, mismas que les costará a los mexicanos miles de millones de pesos y que terminará, sin duda alguna, con la llegada a las posiciones en juegos por los mismos maromeros que acaban de salir de los congresos legislativos, pero que ocupaban diferentes posiciones.
Pero volviendo a los que tienen en sus manos las riendas del país, nos parece asombroso que tengan una conducta más panista que la del propio Partido Acción Nacional, mismo que durante su “trágica docena” se abstuvieron de llegar a la privatización del sector energético, tanto eléctrico como petrolero. Tal vez caminaban con mayor precaución para evitar que el buque naufragara y temieran que con el mismo, pudieran hundirse.
Las inconformidades sociales van creciendo proporcionalmente inversas a las acciones gubernamentales y más aun cuando los que mandan en este país tuvieron la desvergüenza de dar a obreros y jornaleros un ridículo incremento salarial que realmente es una majadería para todos, haciendo recordar aquel dicho de: “Salario mínimo al presidente para que vea lo que se siente”.
Así pues, la forma de resolver la problemática social no es entregando los bienes nacionales principalmente a extranjeros asociados con el capital de unos cuantos afortunados mexicanos. Los medios para resolver la crisis que nos ahoga no están en entregar el país al gran capital ni vendrá tampoco con los nuevos legisladores o autoridades electas. Esa receta no aliviará los males nacionales, por el contrario, los agravará.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?