Aquiles Gaitán
La divina comedia
Martes 24 de Marzo de 2015
A- A A+

Esta comedia humana que es la sociedad en que vivimos, a unos los viste con finos atuendos y a otros con harapos, a unos los llena de riquezas y a otros los hace miserables, todos representamos el papel que el destino nos asigna, presidentes, obispos, empresarios, campesinos, terratenientes, obreros, empleados, diputados, profesionistas, funcionarios, esbirros, orejas, delincuentes, payasos, farsantes, todos al final de los días cuando la muerte llega, nos vamos al crematorio desnudos o a la madre tierra con lo que nos ponen por mortaja. Pero en esa comedia se requiere representar el papel con decoro y dignidad, aprendiendo los diálogos, las entradas a tiempo y las salidas oportunas; la comedia puede ser trágica, o ligera, o romántica, o un simple sainete que derroche ingenio, lo que importa es representar un papel en la comedia; pero hay algunos miles, digamos multitudes que no tienen papel en la comedia, que no hacen nada, que no trabajan, que no estudian, que viven pensando sin pensar, que viven sin vivir, que enfrentan el día a día con la tristeza a cuestas, soñando sueños incumplidos, comprobando cada instante su miseria que los conduce a la desesperación o a la depresión, ¿han perdido el camino? ¿A dónde conduce la soledad? ¿Están así porque quieren o porque no encuentran trabajo?, ellos y sus pensamientos son origen y destino, como somos todos, como nos encontramos todos cuando cerramos los ojos, con la diferencia que ellos no tienen ingresos, muchos no tienen dinero, otros no tienen qué comer. He ahí un problema grave, que la inseguridad y el importamadrismo no nos ha dejado ver en su dimensión exacta.
Es el desempleo producto de las circunstancias o del momento en que la sociedad se encuentra sumida en sus contradicciones, lo importante es dar atención al problema, al menos una esperanza de encontrar soluciones; el estado en las condiciones en que se encuentra no tiene capacidad de respuesta, el gobierno federal descansa sobre el petróleo y éste está en crisis, devaluado, manipulado, ofreciendo al mejor postor su cuerpo desnudo. Si los ingresos petroleros se reducen a la mitad, el presupuesto federal se reduce a la mitad y las inversiones no se van a dar; refinería, cancelada, trenes ligeros, cancelados, el aeropuerto está en vilo, los salarios de la burocracia consumen los caudales, la economía nacional se contrae como se contrae el gasto público; se convoca a los banqueros a que promuevan el crédito y lo den más barato ¿a quién le darán crédito? A los exportadores y a los importadores, que son los menos ¿Quiénes son los más? Pues esa multitud que no tiene más que su fuerza de trabajo, su talento, su creatividad, su ingenio o su frustración y desesperanza. Mover a México ¿hacia dónde? Sacudirlo o estrujarlo o lanzarlo hacia un destino incierto; pareciera que nos preguntamos ¿hacia dónde vamos? Mientras caemos al vacío y a la altura del octavo piso del edificio, en plena caída nos contestamos optimistas ¡aún no ha pasado nada!
En Michoacán los escenarios son diversos, las comedias tienen varios foros, pero tal parece que por obra y gracia de los medios de comunicación, para el pueblo en general, donde me incluyo, de las noticias, todo Michoacán es La Ruana, cuando La Ruana es una simple tenencia de Buena Vista Tomatlán, sabemos todos que cada uno de los 113 municipios tiene una realidad aparte, una circunstancia, un grado de desarrollo, pero en todos existen comunes denominadores como lo son el desempleo y la pobreza, como lo son la falta de inversiones, como lo son la falta de credibilidad en los gobiernos, como lo son la repulsa unánime a la delincuencia y de igual manera, a las policías.
Pero el desempleo se distingue por su impacto familiar, social, como un cáncer que avanza silencioso y que mata la esperanza, ese problema hay que resolverlo, ¿cómo?; retomo el concepto de los oficios de cómo vivían los michoacanos en los años pretéritos, de cómo emprendían sus negocios y cómo ganaban su sustento, ¿qué ha pasado? ¿Dónde están los oficios que entonces resolvían en cada pueblo el problema ocupacional?, si la sociedad ha cambiado la forma de preparar a los jóvenes, si ha cambiado su forma de pensar, entonces tendrán que cambiar de municipio, de estado y hasta de país, aquí no hay respuesta a las aspiraciones que tienen los jóvenes en esta aldea global. Se irán los mejores, para nunca más volver, los que mejor se adapten a otras sociedades, los mejor preparados, los emprendedores, los soñadores en busca de sus sueños; se quedan los que quieren vivir en Michoacán, los que quieran con tenacidad salir aquí adelante, los que participen en organizar un Michoacán mejor, pero por ahora, el problema es grande y el desempleo galopa en los pueblos y las campiñas michoacanas.
¿Cómo vamos a propiciar inversiones que generen empleos? Esa es una utopía, un cuento más de Las mil y una noches; vendrán los inversionistas sin que los inviten, cuando les convenga, cuando vengan por nuestros recursos, léase la minería como área de oportunidad y a la vez de destrucción, madera ya no hay, pesca tampoco, campos de cultivo, tal vez ahora que los bosques se convierten en huertas de aguacate, o las tierras de riego en huertas de mango, de toronja o de limón; los arándanos y las zarzas son intentos apenas de una nueva agricultura que siembre y plante lo que se venda, lo que no, pues no. Los ranchos ganaderos requieren impulso y seguridad de que no les roben el ganado, porque para que se realicen las inversiones se requiere exterminar a la delincuencia que tiene su mejor caldo de cultivo precisamente en el desempleo y la desesperación, ¿acaso no es cierto que la ociosidad es la madre de todos los vicios?
Hoy se invita a los mexicanos “a desatar una amplia discusión sobre el proyecto de nación que aspiramos a edificar”, bajo el lema de “Por México hoy”, Cuauhtémoc Cárdenas encabeza un movimiento político de izquierda en busca de “mover conciencias y articular una amplia vida social y política”, al margen de los partidos; en uno de los momentos electorales que puedan ser cruciales para el país, Cuauhtémoc desata los duendes y convoca a la unidad, suena bien, pero como su lema lo dice, es hoy, es hoy que necesitamos empleos, es hoy que necesitamos acciones contundentes contra la delincuencia, es hoy que necesitamos policías honestos, y aquí sí que entran todos federales, estatales y municipales, y no es con mandos únicos como se resuelve un problema que en Michoacán tiene, como ya lo dije, 113 escenarios, es hoy que necesitamos dinero, es hoy que se requiere orden y organización en la educación pública, es hoy que se requiere tomar las riendas del estado y acabar con los comisionados encubiertos, pues tal parece que sigue el estilo fluctuante, en que uno no termina de nacer y el otro no termina de morir; quien invoca el diablo se muere de susto cuando aparece, pero ya, déjenos vivir las campañas políticas a plenitud y ya veremos quién es quién; pero no olvidemos, que cada desempleado es una familia que está sufriendo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura

Los pescadores

La divina comedia

Vasco de Quiroga, ni mártir, ni héroe

La primavera

Honor a quien honor merece

El modelo deseado

Carta abierta a mi tierra

Metamorfosis

A mi manera

La movilidad social

Felices para siempre

Levantando bandera

¡Feliz Navidad!

El Titanic

La felicidad

El caballo brioso

La revolución michoacana