Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Necedades de izquierda y derecha
Miércoles 1 de Abril de 2015
A- A A+

1. El neoliberalismo y el capitalismo salvaje han herido de muerte a la democracia burguesa, sistema político decadente y carente de significados para una sociedad atomizada, excluyente, individualizada en extremo, desideologizada, corrompida y que sobrevive entre el consumismo, el trabajo precario y la desmovilización.
Si bien la derecha todavía no triunfa sobre las ruinas de la transición fallida, las izquierdas carecen hoy de respuestas para la fragmentación de las movilizaciones sociales, la diversidad de demandas, cuyos protagonistas parecen rechazar la convergencia; la esquizofrenia y corrupción han mermado todo asomo de lucha.
Tal es el caso de la CNTE, que de movimiento democratizador de antaño se ha convertido en un grupúsculo, una mafia dominada por el radicalismo izquierdoide y de esas otras pandillas estalinistas clandestinas que le apuestan a su rebelión, pero no a la sociedad. El antaño magisterio democrático ha devenido en mafia fascistoide.
El estalinismo le apostó a la masacre, la eliminación sistemática de todo sospechoso. La revolución cultural de Mao previó la supresión y limpieza. El exterminio perpetrado por el Khmer Rouge y Pol-Pot debería ser aleccionador. Las huestes radicales de la CNTE, sumidas en un izquierdismo esquizofrénico, le apuestan a una rebelión estúpida.
Ante un escenario adverso, de rechazo ciudadano, atomización de las luchas cívicas, violencia cotidiana, la CNTE decidió secuestrar el legítimo reclamo de los padres y madres de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. En su discurso, las elecciones intermedias están en entredicho porque a sus intereses así conviene.
El izquierdismo, en términos de Lenin, ha sido llevado al extremo de transmutarse en un fascismo. Por ello su embate contra el autoritarismo empresarial, bien representado por el grupúsculo fascistoide autonombrado Mexicanos Primero, no tiene solución, porque con sus acciones se ha identificado plenamente con su enemigo.
2. Enrique Peña Nieto desprecia las encuestas en las que cae estrepitosamente entre los opinantes, a pesar de la costosa campaña mediática que pretende imponer sus “reformas estructurales”. Un 60 por ciento de los encuestados rechaza su gobierno, mientras el restante 40 por ciento lo aprueba.
Las nimiedades discursivas (“no me cuelgo medallitas”; “hay quien sí reconoce los avances”), muestran con displicencia su desprecio por los ciudadanos críticos, a quienes cotidianamente ignora, actitud que ahonda la división entre la sociedad mexicana y alienta a sus llegados mediáticos y empresariales en contra de esas mayorías no complacientes.
3. Los jornaleros agrícolas están de nuevo en los medios, reclamando un cambio en las condiciones de esclavitud a las que están sujetos en los campos agrícolas. Múltiples investigaciones académicas y denuncias de activistas y organizaciones no gubernamentales han abundado al respecto, con un sinnúmero de testimonios.
Hombres, mujeres, niños y niñas, son sometidos a procesos laborales de tipo esclavo, además de riesgos para su salud, por su continua exposición a pesticidas, muchos prohibidos en Estados Unidos y Europa. En México, ni la sociedad crítica, y menos los gobiernos federal y estatales los voltean a ver.
Hace algunos años, en la apoteosis del gobierno godoyista, dos funcionarias, la primera titular de la Secretaría del Migrante, y la responsable del Coespo, con datos duros, imágenes y testimonios, impulsaron un grupo de trabajo que analizara y revalorara la situación de los jornaleros agrícolas en Michoacán, pero fueron ignoradas.
Un comentario en las redes sociales que espeta a los jornaleros agrícolas “estudien si quieren ganar 300 pesos la hora”, resume lo que en una de las reuniones del godoyismo otra funcionaria afirmó: “No hay que hablar mal de las empresas, porque dan empleo”, justificando así las condiciones de esclavitud a que los someten.
4. De risa la rebatinga entre conspicuo ex perredista, ex izquierdista de ocasión y su ex partido, el PRD, quien ahora se unió a las huestes de los Calderón en busca de hueso, porque los izquierdistas michoacanos, cuando se les niegan cargos y posiciones fácilmente van de un partido a otro, de un grupúsculo a otro.
El chapulineo interpartidista no es un asunto de ideología, política y compromiso con las mayorías, simple asunto de huesos y recursos públicos. En un escenario como éste, la política deviene en personalismo y autojustificación de supuestas posturas históricas; en regodeo por el mejor postor, políticamente hablando.
5. Mientras la candidata del PAN se rodea de rancios conservadores, hombres patriarcales, cercanos a Fox y Calderón, actores centrales de la debacle de México, el candidato del PRD es chamaqueado con un ex candidato a presidente municipal reportado como desaparecido pero inculpado por las autoridades judiciales como prófugo.
Según notas periodísticas, el evadido fue abusivamente ventaneado por las autoridades judiciales michoacanas por supuesto secuestro y lo que se acumule. El discursito del gobernador michoacano, se queda en pieza pseudo democrática ante el uso del Poder Judicial para declarar culpables a presuntos, violentando cualquier debido proceso.
6. Los presuntos daños a la Hacienda Pública se acumulan: 10 mil millones de pesos en las cuentas de Reyna y Vallejo, y 1.2 mil millones de pesos en las municipales. Vaya que nos salió onerosa la restauración del PRI, con un ex secretario de Gobierno y ex gobernador interino encarcelado por presuntos vínculos con la delincuencia organizada.
Además de un ex gobernador constitucional, enfermo y orillado a renunciar, con un hijo inculpado por presuntos vínculos con la delincuencia. Claro, ahora se dice que fueron errores “técnicos”, pero la ciudadanía no sabrá el tamaño del daño porque las élites políticas michoacanas están dispuestas a resolver lo que sea como “problemas técnicos”.
7. Los políticos no dejan de ver la migración como oportunidad electorera, cuando la salida de gente de un país significa pérdida de capital humano y capital social. La convergencia entre el país, la sociedad expulsora y los gobiernos, están más allá de pedirle a los migrantes, exitosos o no, que asuman responsabilidades que no son suyas.
La cantaleta de la “coinversión”, como en su momento en el pasado proceso electoral, cuando el hoy de nuevo candidato Aureoles contendió y pidió a los líderes migrantes que “garantizaran” el 25 por ciento de las remesas para la apertura de un banco, ignora interesadamente el carácter de los envíos de los migrantes a sus familiares.
Como se ha dicho hasta el cansancio, las remesas equivalen al salario que los migrantes no obtuvieron en México, pero si en su travesía y trabajo en Estados Unidos. Que ingresen como transferencias en dólares, es otro asunto; pero ni son inversiones y menos ahorro. En Michoacán, para los hogares receptores es la única vía para el bienestar.
8. El PRI Michoacán, desesperado porque las cuentas no le cuadran, amenaza con expulsar al ex gobernador Fausto Vallejo, quien en contiendas municipales y estatales les ha llenado las urnas. Al declarar que no apoyará a todos los candidatos de su partido, escandalizó a las élites políticas priistas, que lo consideran un gran activo político.
Como quiera, el vapuleado ex gobernador, uno de cuyos hijos está sujeto a proceso por supuestos vínculos con la delincuencia organizada, sigue en el candelero político y su desmarque del desaseo que definió las candidaturas priistas y la exclusión de varios de sus allegados es un cobro de facturas por tanto maltrato.
Y estimados lectores, la Semana de Pascua será ocupada por este escribano para reflexionar y descansar de tanta politiquería. Nos vemos hasta la tercera semana de abril.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”