Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Nada para nadie
Lunes 6 de Abril de 2015
A- A A+

Un número enorme de ciudadanos, por tanto quemarnos con leche, hasta al jocoque le soplamos. Por esa experiencia ya no creemos en el régimen político nacional y menos en las encuestas que en los diferentes partidos políticos mandan hacer para desorientar a ingenuos ciudadanos.
En forma particular yo tengo mis razones para dudar de esas mediciones, pues en dos elecciones (una estatal y la otra federal) en las que he participado, las mismas no me daban ninguna posibilidad de triunfo y sin embargo los resultados me fueron favorables.
En el presente proceso electoral nacional los voceros de los partidos alegremente publicitan los resultados y no hay uno solo que no indique que tiene la más alta aceptación ciudadana; específicamente en Michoacán, el camino hacia el Solio de Ocampo está lleno de obstáculos y sembrado de espinas sustancialmente para los tres principales aspirantes. Los comentarios de café que un grupo de amigos interesados en la grilla solemos constantemente hacer, guiados por los restos del oloroso insumo que queda en las tazas, son coincidentes en que, aun cuando oficialmente hay casi seis aspirantes involucrados directos en la pelea, son sólo tres los candidatos ciertos al gobierno del estado.
Hemos analizando a los seis aspirantes con todo respeto, pues su derecho constitucional les asiste a participar; se coincidió que en este proceso poco o nada tienen que hacer ni el representante de Convergencia ni la candidata de Morena que, desarraigada de Michoacán hizo su carrera política prácticamene en el estado vecino de Guerrero, donde fue diputada federal y presidenta de un municipio de la Costa. Menos posibilidades creemos presenta, cuando hoy su candidatura se debe a la decisión inequívoca, axiomática o irrefutable (antes se llamaba dedazo) de López Obrador.
En esta ruta hacia el Palacio de Gobierno (demeritado ahora que prácticamene está en desuso para tal actividad) los genios cafetaleros marcamos desde la precampaña, errores y aciertos en las estrategias seguidas, lo que nos da certeza en que nada hay para nadie, pero del arranque en adelante, las torpezas que se cometan serán fatales. Por ejemplo, en el caso del Revolucionario Institucional, éste publicitó el abandono de los Bibriesca Sahagún del Partido Acción Nacional y su adición al candidato tricolor, lo que le es más desfavorable que positivo, teniendo en cuenta que la honorabilidad de esta familia foxista no es para presumirla.
Con relación a la Cocoa, ésta no está en sus mejores tiempos y además, perdió el control de su partido y no pudo detener la revolución interna que les provocó el candidato ciudadano Alfonso. Esta pérdida no es para menos. Aunado a lo anterior, la fuga de la familia López Orduña, beneficiada por el hermano de la candidata, deja al PAN medio desbalanceado. Recordemos también que “el hijo desobediente” tuvo una conducta negativa hacia Michoacán, por lo que la suma que hace Salvador López al PRI es una resta para Ascención Orihuela, pues mucho se beneficiaron del PAN y ahora le dan la vuelta.
En el caso de Cocoa, ésta ha sufrido la pérdida de Salvador López Orduña y su familia (de muchos años de tradición panista) pero en la forma en que se van del PAN es lastimosa (el PAN lo hizo dos veces presidente municipal de Morelia diputado federal y candidato al gobierno de Michoacán y, además, el hijo desobediente lo hizo funcionario federal).
Finalmente, el camino que ha seguido el candidato del PRD tampoco está libre de abrojos, pues lo que se comenta es que siendo de izquierda su interés está más a la derecha. El país en lo general está sumido en una crisis de credibilidad, de pobreza, de desgobierno que da materia para informar, al menos señalar con claridad y certeza, los errores administrativos federales y que se vea no una sumisión sino la preocupación por las cosas que se suceden y que lastiman a los mexicanos.
Bajo este somero análisis, podemos decir que en esta contienda electoral no hay nada para nadie y que llegará en esta carrera de espinas, abrojos, obstáculos, el que menos torpezas cometa.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?