Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Cero VIH
Martes 7 de Abril de 2015
A- A A+

Hace apenas unas semanas se conmemoró el Día Internacional para la Cero Discriminación; hablar de no discriminación es importante porque nos plantea la importancia de mantener espacios libres de ella, de contar con espacios para evitar la violencia y contar con sociedades saludables.
Lo comento porque es importante realizar acciones encaminadas a garantizar el derecho a la igualdad y la no discriminación de las personas, entre otras de aquellas que viven con VIH, así como a combatir la estigmatización de la que son objeto.
Para este fin es necesario emprender campañas entre los mismos miembros de la sociedad, con contenidos de información y sensibilización que garanticen que más personas puedan acceder a las pruebas de detección, en su caso tratamiento y a los servicios de atención sin temor a enfrentarse a la discriminación.
La discriminación no sólo promueve prejuicios y estigmas y genera estereotipos, sino también elimina el ejercicio de derechos y libertades limitando las oportunidades de millones de personas en todos los ámbitos de la vida.
Arribar a la Cero Discriminación hacia las personas que viven con VIH implica empoderarlas, convertirlas en sujetos plenos de derechos y garantizar el acceso universal a la prevención, tratamiento, atención y el apoyo relacionados con el VIH.
De la misma manera es indispensable renovar el compromiso de todos los actores sociales para la promoción de acciones antidiscriminatorias, colocando el derecho a la igualdad y a la no discriminación como eje transversal de las acciones en la cultura social.
Esta efeméride, que ha sido promovida por ONU-SIDA originalmente, establece una estrategia mundial de cinco años (2011-2015), cuyo objetivo es transformar la respuesta internacional de la transmisión del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) para trabajar por un mundo con cero nuevas infecciones, cero muertes relacionadas con el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y cero estigma y discriminación; situación que si bien parece difícil, no lo es cuando la sociedad trabaja para fortalecerse, empoderarse y generar acciones para la promoción de la salud sexual, y hoy también reproductiva.
Para combatir la discriminación se necesita fomentar instrumentos jurídicos, educativos e informativos, así como promover un cambio cultural en contra de las prácticas sistemáticas de marginación y exclusión hacia las personas que viven con VIH, en específico de las personas de la comunidad diversa sexual y las y los trabajadores sexuales, principales grupos que sienten esa discriminación.
La información sin duda alguna es un aliado para la protección contra este virus, por ello, al saber de manera voluntaria si se cuenta o no con la enfermedad genera esa posibilidad de atención, esto es, para así poder tener un acceso más oportuno a un tratamiento.
Quienes vivimos en este gran país, tenemos la obligación de emprender acciones necesarias para prevenir y eliminar la discriminación de que son objeto las personas que viven con VIH, pero también debemos comprometernos en cuidar nuestra salud a través de su prevención.
La discriminación hacia las personas que viven con VIH es una realidad social, toda vez que tres de cada diez mexicanos no aceptaría que en su casa viviera una persona con VIH/Sida, eso nos lo dicen distintas manifestaciones, por lo que aún hay retos para la sociedad que permitan de una vez y por todas erradicar el estigma, el prejuicio así como el estereotipo de este segmento de población. Como sociedad cuidemos de nuestra salud.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango