Jerjes Aguirre Avellaneda
Para el debate por Michoacán
Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos
Jueves 9 de Abril de 2015
A- A A+

El triunfo del mercado en el mundo es un hecho consumado y la economía de mercado está presente en todos los rincones del planeta. Lo que acaso podría suscitar alguna controversia, consiste en tratar de anticipar lo que sigue, el curso de los acontecimientos, los resultados previsibles y las posibilidades para influir en ellos. La globalización del mercado es una realidad que ha impuesto e impone cambios en todos los órdenes de la vida individual y colectiva, en la economía, la cultura y por supuesto la política.
Ya no se puede comprender al mundo, a México y Michoacán, a partir de los viejos esquemas conceptuales, como tampoco se puede cambiar la realidad utilizando los viejos métodos. Ahora, ante el objetivo de producir para vender, de comprar y consumir más, los instrumentos de comunicación masiva, indirecta, contribuyen a trastocar los hábitos, costumbres y valores, con olvido de los grandes principios de solidaridad humana. Las ansias de posesión de objetos, de diversión, de “buena vida”, invaden las conciencias, los comportamientos y las fobias. La capacidad para distinguir entre lo que es moralmente bueno y malo, pecado y virtud, tiende a anularse en la confusión y la pretensión que reclama validez universal a lo que cada individuo siente, piensa y hace, o deja de sentir, pensar y hacer.
En política los cambios han sido profundos. El poder tiene un significado distinto, lo mismo que el Estado, los partidos, los liderazgos, las ideologías. La lucha ha sido sustituida por el acuerdo y la colaboración, las ideas por el pragmatismo, la anulación de las izquierdas y derechas, izquierdas “reaccionarias” y derechas “progresistas”, democracia por elecciones y alternancia para seguir igual.
En todos los aspectos de la existencia social y en los diversos temas, en el lenguaje mismo que es materia prima del pensamiento, los cambios son relevantes. Simplemente ya no se vive como antes, tampoco se piensa como antes y menos se siente y se decide como antes. La realidad se adelantó a la conciencia social que de ella se tenga y tratándose de la política, hay necesidad de cambiar las prácticas y las ideas.
En Michoacán, cuando se considera la historia política, pueden percibirse con claridad los grandes cambios en las estructuras de organización y funcionamiento del sistema político. De los clubes políticos formados por grupos de amigos y del derecho al voto condicionado a ser varón, poseer capital y saber leer y escribir, hasta los partidos políticos actuales y el voto universal para mujeres y hombres, pasando por la ciudadanización de los procesos electorales, lo que pudo llamarse transición y alternancia, han representado hechos concatenados que muestran la validez del principio relativo a que en política, nada es estático, sino que todos los fenómenos políticos están sometidos a un cambio incesante.
Algunos de los cambios observados entre los ciudadanos del estado están referidos a lo siguiente:
Primero.- Los cambios registrados en la ciudadanía michoacana, particularmente por su propio auto–aprendizaje, son derivados de la mayor información política disponible y la elevación de su capacidad de procesamiento. La calidad ciudadana en Michoacán ha mejorado notablemente, de modo que los medios y los mensajes en las campañas electorales pueden convertirse fácilmente en esfuerzos poco convincentes, con saturación del ambiente social que implica el despilfarro del dinero público entregado a los partidos, en tanto no reflejen las necesidades sentidas de la población.
Segundo.- Si la democracia incluye elecciones y gobierno, las campañas y las jornadas electorales, son apenas una etapa del proceso democrático, en tanto la otra, la etapa que sigue, es la del gobierno mismo. Acudir a los ciudadanos sólo para pedir su voto y olvidarse de ellos una vez que votaron, destruye las bases sociales y políticas en los que todo gobierno debiera sustentarse.
En la etapa de las campañas, el viejo marketing ha sido incapaz de impedir la crisis en la credibilidad democrática y de incidir en la reducción del abstencionismo, como renuncia ciudadana deliberada, a su derecho de elegir a sus gobernantes. La separación entre votar y gobernar produce la duda comprensible expresada en términos de que ¿para qué votar, si los gobernantes deciden después, sin tomar en cuenta a los que por ellos votaron?
Tercero.- Vuelve a replantearse el valor de la comunicación “cara a cara”, directa, entre los candidatos y políticos con los ciudadanos. La importancia del razonamiento sobre los mensajes vacíos, del entender la realidad como es por sobre la imagen retocada, de la importancia de las ideas sobre el hueco pragmatismo, de la modestia frente a la ostentación y el despilfarro.
Este tipo de relación directa entre los candidatos y los ciudadanos ayuda a distinguir las diferencias entre los partidos y sus propuestas, superando los lugares comunes de sus proclamas y consignas. La propaganda de masas confunde hasta el grado de no saber de quién se trata para que tenga sentido decidir por quién votar, bajo el argumento de que todos los partidos son iguales, toda vez que dicen y hacen lo mismo.
Los cambios en la realidad política de la gente, de los ciudadanos, indica que en campañas y gobierno, la política en su conjunto necesita cambiar para avanzar, innovar para triunfar. En Michoacán es posible que se viva una oportunidad única, para comenzar a devolverle a la política en estilos y trascendencia, la capacidad de conducir con legitimidad, el destino de todos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!