Leopoldo Chassin Ramírez
La Palabra Andante
¿La dejaremos morir?
Lunes 20 de Abril de 2015
A- A A+

Recién comienzo a conocer el largo batallar de los artistas que a fuerza de necedad siguen vivos y abonando a que la música de la Tierra Caliente no muera, no desaparezca. Muchos grandes maestros han muerto, han abonado la tierra para que “la tradición” no muera, la mayoría lo hicieron en el anonimato, el olvido y el más completo abandono por parte de los que encabezan las instituciones, que dentro de su función se encuentra la de preservar la cultura. Hablo de la Secretaría de Cultura y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y la Secretaría de Educación en el Estado. Los responsables no aparecen nunca al lado de los que a gritos demandan que cumplan con su responsabilidad, que apoyen a la “tradición”. ¿En qué Casas de la Cultura o escuelas se promueve lo nuestro?

Los ausentes

En las diferentes regiones que comprenden la Tierra Caliente encontramos iconos de “la tradición”, lo mismo en el Balsas, donde está Huetamo, San Lucas, Tiquicheo, Nocupétaro, Tuzantla y varios pueblos más. En las “balconerías de Tierra Caliente”, donde se asoma la tierra caliente a la tierra fría o viceversa: Tacámbaro, Turicato… En Guerrero, Altamirano, Tlapehuala, Arcelia… Inumerables dones así y tomados al azar: don Juan Reynoso, mejor conocido como El Pagannini de la Tierra Caliente y Premio Nacional de las Artes; don Cástulo Benítez de la Paz, guitarrero de don Juan; Leandro Corona, doña Cresenciana Borja; el “ticuche” Faustino Gutiérrez y muchos más que en el anonimato han caído en el combate en contra de la guerra del exterminio y el olvido de su voz y de su instrumento.

Los que quedan

Serafín Ibarra, Ricardo Gutiérrez, Rito Rosales, Valente, Agustín, Adán, Elías Gamiño y decenas más que en el olvido, mascullan el… cómo preservar la memoria de los abuelos que dejaron la semilla que habrá de germinar.

Promotores

Investigadores, buscadores, por el puritito gusto de la tradición buscan hacer realidad de que música terracalenteña siga viva como son: Josafat Nava Mosso, Claudio Naranjo, Mario Ruiz Santamaría, Ernesto Figueroa, Ángeles Rubio, Carlos Escalera, datos tomados de pláticas con David Durán, Gustavo García y muchos más.

Los frutos

A raíz de más de 20 años de largo andar, puebleando y padeciendo la falta de apoyos reales, se han logrado formar grupos que ahora tocan y difunden gustos, polkas, pasos dobles, valses, chotis, tangos… Más de trece géneros se arraigaron en la Tierra Caliente. Los Jilguerillos del Huerto de Turicato ahora son maestros. El Gusto por el Son de Tacámbaro, Los Huachitos de Tiquicheo, El Palomo de Copuyo, Los Campiranos del Sur y muchos más que han aprendido la tradición de sus regiones.

El fandango

El fandango, es decir una fiesta que puede durar toda la noche e inclusive días, ahí se festejan: cumpleaños, bodas, aniversarios, entierros, figuras religiosas o simplemente por convivir y disfrutar de la compañía de seres queridos. La comida, cena, mezcal, frijoles, arroz, mole, carne de puerco, enchiladas, pambazos, agua de sabores,..
En el fandango, “caen” músicos y bailadores de pueblos cercanos, inclusive se llega a encontrar paisanos que viajan de otros estados o de otro país. Los gorrones no pueden faltar. He sido uno de ellos en múltiples ocasiones.

Los campamentos

En ellos, niños, jóvenes y viejos conviven aprendiendo: baile de tabla, violín, guitarra, jarana, vihuela, tololoche, armonía, arpa, tamborita, versada y cómo vive la gente de la región. El próximo campamento será en Copuyo, del 3 al 9 de agosto. Arrímese con su familia, haga tradición.

¿Qué nos toca?

Primero que nada sentir que la música de Tierra Caliente es parte de nuestra raíz, de nuestro origen: negro, indio, europeo y filipino. Si nació y vive en Michoacán, pues ni modo que no sea una obligación sumarse a escuchar, difundir, tocar y vivir nuestra música.
Consumir música de “la tradición”, escuchándola, para que los niños y jóvenes la escuchen es un primer paso. Aprender a tocarla y vivirla le hará un nuevo ser. En nuestras fiestas contratar músicos de Tierra Caliente, asistir a eventos gratuitos de música tradicional, conciertos. No se arrepentirá. ¡Ai nos aiga si no!

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Gobierno, Congreso y Universidad hechos bolas

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?