Columba Arias Solís
Promesas y recursos públicos
Viernes 24 de Abril de 2015
A- A A+

Inmersos en la efervescencia de las campañas rumbo a la gubernatura del estado de Michoacán, los diferentes candidatos al cargo, en el añejo estilo campañero de siempre, ante cada auditorio lanzan las promesas de todo lo que habrán de hacer, una vez que los votos de la ciudadanía los lleven al ansiado sitial donde habrán de velar por la tranquilidad y la prosperidad de los michoacanos.
Los cientos de promesas de campaña que día con día se realizan a la ciudadanía, no son por supuesto nada original implantado por algún candidato en especial; se han hecho por muchos sexenios y por una diversidad de personajes, tanto a nivel local como federal; recopiladas las promesas sin duda desbordarían decenas de baúles, empero, hay algunas inolvidables en el imaginario de la colectividad como aquella del candidato que prometió resolver el problema del levantamiento zapatista en quince minutos. No hay nada que se le pueda equiparar; a su lado palidecen incluso las más optimistas de todos los candidatos actuales, que van desde un nuevo comienzo, un gobierno de verdad y la puesta en orden, que encierran todo un mundo de promesas que cual modernos magos convertirían en realidades con la suma de votos.
Recursos al campo, becas para niños y jóvenes, abastecimiento de medicinas, reactivación del turismo, nuevos hospitales, autopistas y carreteras, ciclovías, seguridad, generación de empleos, apoyos a las universidades públicas y hasta la permanencia del equipo Monarcas en tierras michoacanas, más todas las que se acumulen en el tiempo que falta de campaña son los compromisos que asumen los candidatos y a los que dedicarán sus ansias y empeños -según prometen- cuando se obtenga el deseado triunfo.
Sin embargo, la avalancha de promesas de campaña se estrella ante el muro de la realidad que resulta ser la escasez de recursos públicos, lo que hará imposible el cumplimiento de tantos compromisos más allá de las buenas intenciones de los candidatos.
Valdría la pena que los aspirantes al gobierno explicaran a la ciudadanía cómo solventarán las múltiples promesas, cuando ya hay compromisos de gastos asumidos por el gobierno, una elevadísima deuda pública, adeudos también con el sistema de pensiones, no se tiene en el erario del Estado ni siquiera para pagar a los proveedores; es decir, existe una economía que no crece por tanto los ingresos son a la baja, ¿con qué capacidad contarán para financiar tantas promesas que al calor de la actual contienda los candidatos realizan? ¿Cuál es la capacidad de maniobrabilidad del gasto público, cuando está ya tan comprometido?
Hay quienes en aras de publicidad sostienen que alguno de los candidatos dada la buena relación con las autoridades federales habrá de bajar mayores recursos a la entidad, ¿cómo se hará esto? Si como es bien sabido el gasto federalizado está de antemano etiquetado en diferentes fondos y porcentajes ya determinados para su destino.
Es decir, los recursos federales que se transfieren a las entidades, municipios y demarcaciones territoriales del Distrito Federal y que están integrados básicamente por el Ramo 28 Participaciones Federales, y el Ramo 33 Aportaciones Federales, su determinación y asignación, así como su distribución entre los gobiernos locales, se encuentran ya establecidos, esto de acuerdo con la Ley de Coordinación Fiscal.
El gasto federalizado identificado para el estado de Michoacán, que representa aproximadamente el 91 por cinto de los ingresos brutos totales del Estado, aprobado para 2015 en el Ramo 28 Participaciones Federales, fue de 19 mil 868.8 millones de pesos, distribuidos en los diferentes fondos que integran el ramo, dado que estos recursos dependen de la RFP (Recaudación Federal Participable) efectivamente obtenida en el Ejercicio Fiscal, puede tener alguna variación de acuerdo a la actividad económica y petrolera.
En cuanto al Ramo 33 Aportaciones Federales, se le aprobaron a Michoacán para el presente ejercicio 25 mil 218.2 millones de pesos, distribuidos en los diferentes rubros y debidamente etiquetados, donde el grueso de los mismos se destina a nómina educativa y gastos de operación, y servicios personales, para los primeros quince mil 586.9 millones de pesos y para los segundos, catorce mil 473.6 millones de pesos; en cuanto a las aportaciones para los Servicios de Salud, le fueron aprobados dos mil 778.4 millones de pesos.
En relación con el Ramo 23 Provisiones Salariales y Económicas, al Estado se le aprobó la cantidad de mil 300.1 millones de pesos, destinados a diferentes fondos y proyectos ya determinados en el presupuesto.
Lo anteriormente señalado es de sobra conocido, por lo menos por los candidatos de los partidos mayoritarios en Michoacán, habida cuenta que todos son legisladores con licencia, de tal forma que se repite la pregunta ¿Cómo pretenden aterrizar en el terreno de las realidades las innumerables promesas que a diestra y siniestra y en el afán de ganarse al respetable, día con día comprometen a la ciudadanía? ¿Acaso le quitarán recursos a alguna otra entidad para otorgárselos a Michoacán habida cuenta la buena química entre candidato alguno y los titulares de los poderes que deciden? Por favor…

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada