Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Réquiem por un partido
Martes 5 de Mayo de 2015
A- A A+

El 5 de mayo de 1989 prácticamente aparecía en el horizonte nacional un sol acromático que representaba al nuevo partido político, el de la Revolución Democrática, fundado como ya es del conocimiento público por el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas. Originalmente el logo del nuevo instituto político, con los colores del arcoiris sobre un fondo blanco, no fue autorizado por el oficialismo y obligado a cambiarlo por el color negro sobre un fondo amarillo. La sinrazón del órgano electoral se basaba en la pueril afirmación de que el sol acromático podía ser confundido con el símbolo de Partido Revolucionario Institucional.
Desde esa fecha han transcurrido 26 años; en los primeros años, el PRD fue aceptado masivamente porque simbolizaba una verdadera oposición al régimen anacrónico existente. Desgraciadamente poco a poco sus últimos dirigentes nacionales cansados tal vez de su pobreza, se cansaron de la lucha y terminaron pudriéndose y asociados con el gobierno, por lo que en este año cumpleañero ya no pueden festejar su nacimiento sino más bien cabría que realizaran conjuntamente con sus patrones una Misa de Réquiem para este partido político que en su fundación pagó una cuota de sangre muy alta; por lo mismo, lo que se debe hacer en su aniversario es concelebrar una Missa pro defunctis o Missa defunctuorum; es decir, una misa para orar por el descanso eterno del PRD.
El Partido de la Revolución Democrática ya sólo tiene su nombre original pero ya no la esencia, la aceptación ciudadana que en los primeros quince años de su existencia mantuvo admirablemente. Poco a poco se fue perdiendo su pureza, sus dirigentes la vergüenza y desde luego, después de una época brillante que lo llevó a tener una mayoría de votos en dos elecciones presidenciales, que no se logró reconocer por el poder de la Presidencia de la República que se negó a los recuentos de los votos y ordenar la quema de las boletas electorales.
En los primeros años el PRD ganaría la mayoría de los municipios michoacanos; una vez la Presidencia Municipal de Morelia y en dos ocasiones el gobierno del estado. Los primeros seis años del gobierno fueron más o menos en forma regular, pero los últimos cuatro, verdaderamente desastrosos.
Los que una vez pusimos todo nuestro esfuerzo en la fundación de este partido, hoy nos sentimos profundamente lastimados por la actitud de entrega o entreguismo de quienes han venido “regenteando” el partido que fue llamado de la esperanza y que ahora ya disminuido por una fuga masiva, nos parece que terminará pronto en el ocaso.
Los que están empoderados en el PRD han equivocado el rumbo; se han aliado en una supuesta estrategia con el gobierno federal que los ha hecho perder militancia; sin saber o imaginar siquiera cuál es el porcentaje que se ha quedado en Morena o que han renunciado al partido que una que una vez fue de símbolo de “esperanza”.
En 1988 escribía que para incontables simpatizantes de ese nuevo partido, representado por el acromático logotipo, en donde los rayos blancos o negros irradiados dejaban a la imaginación personal el color verde que era símbolo de la esperanza que teníamos los mexicanos en el partido incipiente; el rojo invisible, representaba nuestras futuras victorias y, el blanco, el camino de la insurgencia democrática por la que retomábamos el camino olvidado de la Revolución Mexicana representado en esos años de Miguel de la Madrid Hurtado y hasta la fecha, por los dueños del capital económico que aun hoy en día esclavizan al indígena en Baja California, al obrero en las industrias y en la minería, y desde luego, al campesino, que perdió sus tierras cuando el maligno Carlos Salinas de Gortari permitió la privatización de sus tierras.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?