Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Homofobia, democracia sexual o diversidad
Miércoles 13 de Mayo de 2015
A- A A+

Recordemos, como lo dice Ana María Fernández, frente a este orden sexual moderno, existe ¿la diferencia desquiciada?; y es que cada vez hay mayor visibilidad de diferentes modalidades amorosas, conyugales, eróticas y parentales estarían dando cuenta de profundas transformaciones en los modos de asumir cada sujeto su propia sexualidad, vaya como bien dice ella, de la subjetivación.
Y es que frente a estos nuevos modelos de sexualidades (todos aquellos distintos a lo heterosexual), el sistema de género se resiste a cambiar o bien a evolucionar (el poder no se comparte), y actúa bajo velados mecanismos de opresión para evitar que se trastoque la heteronormatividad y el sistema binario sobre el cual se ha sustentado la norma sexual, y el modelo de hombre: heterosexual, masculino y macho, en un patrón patriarcal, monogámico y falocrático.
Estas sexualidades, entre ellas la homosexual, ha sido ancestralmente cuestionada, prácticamente desde el año 100 antes de Cristo, hasta nuestros días, donde más de 80 países aún criminalizan dicha sexualidad. En el Caribe, me refiero a las islas caribeñas, se mantiene una legislación con restricciones sexuales, donde no existe esta democracia sexual y se penaliza la homosexualidad.
En América Latina no es la ley la que penaliza la homosexualidad, es la sociedad la que somete a los homosexuales; de tal suerte que aquellos que no se disciplinan, hoy, existen mecanismos de control para hacerlo. Así es, hemos pasado de una sociedad disciplinaria a una sociedad de control, ¿será que dejamos de advertir los mecanismos homogenizantes para impulsar modelos más libres, con muy altos costos sociales, incluso con la vida?, sí, me refiero a la “homofobia” como mecanismo para someter y controlar las subjetividades.
En mi vida como activista social he observado un mayor trabajo de los grupos sociales para denunciar y por ende, atenuar la homofobia; pero igualmente he observado el trabajo de los grupos sociales en promover las acciones para impulsar la conciencia social y la plena democracia sexual; reitero, trabajar por la homofobia visibiliza una situación indeseable y es fundamental hacerlo, pero trabajar en el marco de una democracia sexual nos ayuda a rescatar el principio de respeto a la dignidad humana de cada subjetividad para hacer de su cuerpo con libertad e igualdad su uso, goce y disfrute, como lo hace cualquier otra subjetividad en su cuerpo sin importar esa orientación sexual que se tenga.
La homofobia utiliza mecanismos de opresión que van desde la invisibilidad, el estigma, la violencia, la discriminación, el suicidio, la falta de políticas públicas, de marcos normativos, de instituciones, y también del crimen por odio por homofobia. Igualmente pasa con las mujeres y los crímenes por odio, hoy llamados femenicidios, que no femicidios, y de los cuales en estas mismas páginas ya he tocado el tema.
Un pequeño equipo de trabajo (todos académicos), coordinados por Grupo de Facto Diversidad Sexual en Michoacán, ha emprendido una importante empresa académica, llevar a cabo la investigación “35 años de homofobia en Michoacán”.
La investigación en su fase de revisión documental y hemográfica ha concluido; los primeros datos arrojan el cinismo de una sociedad prejuiciosa, machista, misógina, clasista, homofoba, sexista, en donde los hombres heterosexuales no están dispuestos a perder su hegemonía y poder que les da el sistema de género y han perpetrado crímenes de odio, como un mecanismo inequívoco de dañar las debilidades de aquellas que podrían ser llamadas diferencias desquiciadas.
Los resultados que en este momento se sistematizan para la edición posterior, serán presentados a finales del presente año.
En este mismo sentido, nos permite reconocer que en estos años de trabajo con la sociedad y los poderes públicos, se han logrado avances significativos para trabajar contra la homofobia y a favor de la democracia sexual; hoy, existen los instrumentos normativos y de política pública para impulsar acciones de visibilidad y creación y desarrollo de conciencia social:
Para continuar con esta tarea ardua, se requiere de un programa rector, hegemónico, de liderazgos emocionalmente fuertes, que luchen por la posición social y no por ideologías.
Por otro lado, pero en este mismo tema, recientemente se llevó a cabo en la Universidad Nacional Autónoma de México, el Foro Homofobia y Derechos Humanos en México, en donde de manera magistral, la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia (CCCOH), presenta su informe anual.
En su presentación expresó que en los últimos 19 años se han registrado mil 218 homicidios por homofobia en el país (y que de acuerdo con la metodología que utiliza el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM se estima que por cada caso reportado hay tres o cuatro más que no se denuncian).
Bajo estas condiciones, y como se ha señalado en años anteriores, México continúa siendo el segundo lugar en el contexto internacional en crímenes por homofobia, sólo después de Brasil, quien ocupa la primera posición.
Durante el Foro, Alejandro Flores Medel (investigador académico), expresó que de los mil 218 homicidios: contra hombres (976), trans, travestis, transgénero y transexuales (226), en tanto que con mujeres (16).
Si bien, la cifra es marginal para el caso de mujeres, se señala que la prensa y los medios de comunicación registran estos datos más que como homofobia, como femenicidios.
Hoy Michoacán en esa escala que presenta la CCCOH ocupa el séptimo lugar, siendo la primera posición el Distrito Federal con 190, Estado de México con 119, Nuevo León 78, Veracruz 72, Chihuahua 69, Jalisco 66, y Yucatán con 60; no obstante, esta posición podría remontarse para el caso de Michoacán, toda vez que estaríamos frente a datos duros construidos a partir de las propias narrativas de amigos, familiares, compañeros o parejas, de quienes fueron asesinados por cuestiones de género.
Según el informe, de los años que se tomaron en cuenta para el informe de la CCCOH 1995 a 2014, el 2005 tuvo el más alto registro con 71 casos. Según el informe, este hecho “coincide con la mayor visibilidad pública ganada por la comunidad de la diversidad sexual desde ese año”; aunque aclaró que el aumento también se puede deber a una mayor cobertura periodística de este tipo de crímenes se expresó en el Foro, no obstante, debemos recordar que una de las maneras de visibilizar es justamente a partir de hacer una presentación mediática de manera negativa y depravante de la subjetividad.
Frente a estos datos contundentes que nos obsequia la CCCOH, me llega a la mente la reflexión que nos hace Michel Foucault, en su trilogía de la Historia de la sexualidad, en la cual nos comparte la existencia en este modelo económico actual a partir de la época victoriana la existencia de un “dispositivo de la sexualidad” que hoy está en una acelerada mutación, y es que como sabemos se trataría de modalidades existentes que disciplinan una articulación fundacional de la modernidad, que en su entramado estuvo el patriarcado, la familia nuclear, el amor romántico (incluso), pero también el capitalismo.
Por ello, es importante, que la democracia sexual sea acompañada de un reconocimiento del valor del derecho a la diversidad, para promover dichas acciones totalmente normalizadas y no como sexualidades emergentes en procesos de ser autorizadas.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango