Samuel Maldonado B.
Repercusiones
La guerra de papel termina
Martes 2 de Junio de 2015
A- A A+

Los enanos del tapanco se acercaron a su final sin sorpresa alguna. Desde su nacimiento se sabía que no tendrían ninguna posibilidad de triunfo, pero entraron a la contienda para hacer ruido, para hacerse notar; para poder venderse mejor a los tres que aparentemente eran ciertos pero que ni ese pobre objetivo lograron, pues esos candidatos enanos permanecerán en la opinión pública como una muestra de lo que son, del papel que juegan en la parodia política que vivimos, o más bien, que sufrimos todos los mexicanos. Al término de la contienda quedaron sembrados en el camino en una tierra estéril, tal vez para ejemplo de las nuevas generaciones, de lo que no se debe hacer simplemente por dignidad propia.
De los tres verdaderos candidatos, enmarañados en una guerra de papel que no mata pero que sí duele y desprestigia, va saliendo adelante el que menos errores ha cometido y o quien, casi al final de esta tragicomedia, cambió de estrategia y dejó que la “otra y el otro” se siguieran llenando de lodo, acusándose mutuamente.
La hermana del hijo desobediente, hay que reconocerle, ha tenido una actitud bravía y nunca se amilanó ante el ataque del “besucón” amante de volar en helicópteros, de tal manera que sus virulentos ataques dieron donde duele y se resiente por lo que indiscutiblemente se le reconoce que fue una digna contendiente, pero cuyo antecedente de ser la hermana del “preciso” cuando éste lo era, ni con su poderosa ayuda pudo lograr llegar a la gubernatura de Michoacán.
La decepcionante guerra de papel, que afortunadamente ya termina el día de mañana, ha dejado al descubierto quién es quién. Sin lugar a dudas, destapó coladeras y ensució paradigmas. En estas contiendas a muerte, ¡no, no ganaron los poderes fácticos! como alguien afirmara. Al contrario, seguramente perderán los retrógrados, los medrosos, los falsos, los farsantes o simuladores.
En esta contienda de vituperios, la actitud asumida por los enanos del tapanco generaron más perjuicios que ayuda para aquellos a quienes pretendieron ayudar. Comento el cómo varios militantes de diferentes partidos, cambiaron de ruta y aterrizaron en campos cruzados otrora enemigos y una actitud que es ejemplo preciso de lo que no se debe hacer si es que haya ética, menciono al“excelso” diputado local que giró de partido y habiendo sido principal directivo del PRD fue a caer al abismo y desprestigiado ya, se incorporó a las filas de la aguerrida panista (con mis respetos) para sumar cero en la campaña de la misma.
La estela de papeles regada en estos meses anteriores por todo el territorio michoacano, indudablemente que impactará más para mal que para bien. Tanto recurso económico gastado se fue –mucho- a las manos de los empresarios de la publicidad; poco, muy poco y repartido en tortas y tacos para los que asistieron a las campañas y a los mítines.
En el país entero los dispendios económicos fueron “excelsos” como si en el país no hubiera miseria alguna; fueron muchos…, varios miles de millones de pesos que no se repartieron prioritariamente para los más desprotegidos sino para los que más pueden servir a los intereses de un gobierno alejado de su pueblo y cada día, más lejos aún de los principios constitucionales.
En fin, vivimos los tiempos modernos en donde los grandes empresarios están inmersos en una profunda prostitución económica; en donde la mayoría de los políticos estamos desprestigiados provocando en la sociedad en lo general una frustración que los aleja de la participación política y que en consecuencia nos lleva al hacer y dejar pasar laissez faire, laissez passer (Vincent de Gournay). La guerra de papel ha llegado a su fin; ahora, para el candidato ganador de la contienda viene un reto: conquistar a los michoacanos (con M) con inteligencia y sacar a Michoacán del espasmo que vive. ¡Cierto, nada fácil!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?