Alejandro Vázquez Cárdenas
Incompetencia, miedo o complicidad
Miércoles 3 de Junio de 2015

“Entre la guerra y el deshonor habéis elegido el deshonor, y tendréis la guerra”.

Winston Churchill

A- A A+

No es lo usual enterarse, con el tiempo suficiente para hacer algo útil, sobre la inminente realización de un delito; definitivamente no lo es para el común de la gente y al parecer menos común para el anquilosado aparato de \"justicia\" mexicano, singularizado por su ineficacia en todos, absolutamente todos los niveles.
En estos días nos enteramos, tanto por la lectura en diversos diarios como por noticieros radiales y de televisión que, con motivo de la realización de las próximas elecciones federales en todo el país, esa estructura porril, la indefendible Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) por medio de sus voceros había anunciado su intención de boicotear e impedir, utilizando cuanto método ilegal se les ocurriera, la realización de las elecciones en aquellos estados donde tiene presencia importante, obviamente me estoy refiriendo a los estados más atrasados educativamente, Oaxaca, Guerrero y Michoacán, verdaderas vergüenzas nacionales, entidades que se encuentran hundidas educativamente por culpa de estos personales, y por qué no decirlo también, por culpa de la cobardía e incompetencia de sus autoridades.
Los pretextos de la impresentable CNTE son los habituales: simplemente no desean ser evaluados, regulados ni fiscalizados. Saben de su deplorable y bajísimo nivel cognitivo y educativo y por lo tanto no quieren ser exhibidos como lo que son, un grupo de vividores, ignorantes y violentos que han arruinado, al parecer irremediablemente, la educación en aquellos estados donde tienen presencia. Tienen el justificado temor de que los pongan a trabajar, que exhiban su incompetencia y si no cumplen el mínimo necesario, que sean eliminados de un puesto en donde nunca debieron estar.
La CNTE amenazó con un boicot electoral si no se detenía el proceso de evaluación docente contemplado en la Reforma Educativa e incluso, en el colmo de su prepotencia, intentarían impedir, por la fuerza, la distribución de boletas electorales.
El pastor local del magisterio democrático, personaje que tengo entendido cuenta con una orden de aprehensión vigente, en su momento manifestó que \"están dispuestos a asumir la confrontación con elementos de seguridad por estas acciones\". Mayor claridad en amenazas no se puede pedir. Resultado de todo esto, la SEP, al “cuarto para las doce” suspendió indefinidamente las evaluaciones al magisterio; en palabras llanas la SEP se dobló, se arrodilló ante sus amos. Ese es el México real, nos agrade o no, lo aceptemos o no, el México atrasado, corrupto, irredento y cobarde; el México de la mano de obra barata, expulsor de profesionistas calificados y fábrica de resentidos.
¿Y qué podemos esperar de nuestras autoridades en Michoacán? La experiencia nos hace ser escépticos, si algo han mostrado nuestros funcionarios ha sido una absoluta desvergüenza y un miedo paralizante ante la mera posibilidad de enfrentarse a estos especímenes; es evidente que les da pánico sólo pensar en aplicarles la ley. En cuanto a los candidatos a gobernador poco podemos decir de ellos, pues salvo la abanderada del PAN, todos, por temor, han soslayado el grave problema que para Michoacán representa la CNTE. ¿Simple miedo o complicidad?
Michoacán es un estado sin ley, \"Estado torpe\" por definición y vocación; maldecido por los dioses con unos gobernantes timoratos y una población en buena parte apática, comodina y de corta visión. Nada útil y nada bueno se puede esperar de ellos. Lo veremos en las elecciones. Ojalá me equivoque.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos