Alejandro Vázquez Cárdenas
Michoacán ha votado
Martes 9 de Junio de 2015
A- A A+

Las elecciones federales han concluido, los votantes han expresado, con absoluta libertad, su voluntad en la urnas, que es donde la deben manifestar, no en las calles, no en bloqueos, no en plantones ni en los actos de vandalismo, robo y destrucción que malamente nos hemos acostumbrado a tolerar.
Para intentar explicar los resultados que hemos visto, vale la pena puntualizar algunos hechos que tal vez hemos pasado por alto, o bien no les hemos dado la importancia que tienen. Primero, los votos se cuentan, no se juzgan, pueden ser emitidos por personajes muy informados, cultos y razonables, o por auténticos patanes, analfabetas funcionales, incultos y sin ningún conocimiento de la realidad del país. Eso no importa, los votos se cuentan y basta.
Otra: en Michoacán, y todo México, existen innegablemente, enormes y muy activas bases sociales de diversos grupos, no entro en detalle sobre ellos, mismas que votan de acuerdo a sus muy personales intereses. Eso cuenta y cuenta mucho.
Otra: una verdad incómoda para muchos: los pueblos tienen los gobiernos que se merecen, los candidatos son producto de nuestra sociedad y nuestras costumbres, eso es innegable. No nos los envían de Italia, Estados Unidos, Rusia ni Sudán; son paisanos nuestros, producto de nuestras escuelas, universidades, medio ambiente, usos y costumbres.
Así es que, una vez contabilizado el último voto sólo nos queda aceptar el resultado. Esa es nuestra realidad, eso es lo que tenemos, eso es Michoacán, eso es México, nos agrade o no.
Termino citando un episodio de la historia reciente que considero aplicable a nuestro país, guardando las proporciones. En el Berlín de abril de 1945 los tanques rusos ya estaban llegando al anillo defensivo de la ciudad. Berlín empezaba ya a morir. En la mayor parte de la ciudad se habían suspendido los servicios de gas y de agua. Comenzaban a cerrarse los periódicos. No había alimentos. Todo transporte urbano se iba paralizando a medida que las calles se hacían intransitables y los vehículos quedaban inutilizados. Ruinas, escombros, muerte y una terrible destrucción eran visibles. El 22 de abril, por primera vez en la historia, se cerró la Oficina de Telégrafos, que llevaba un siglo ininterrumpido de servicios. El último telegrama recibido, procedente de Tokio, decía: \"Buena suerte a todos\".
Así termino esta entrega, diciendo: “Buena suerte a todos”.
Drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos