Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
El Apocalipsis que no fue
Martes 9 de Junio de 2015
A- A A+

Con poco más de 54 por ciento de participación ciudadana, un candidato a la gubernatura con ocho puntos arriba del segundo lugar y trece puntos del tercero; gente fluyendo en las casillas, con incidentes no graves; medios pasmados ante el augurio de violencia y supuesta cerrada votación, y un PREP inicialmente lento; los michoacanos votaron.
El lunes los resultados preliminares sostuvieron la ventaja del candidato del PRD, mientras sin ocultar su enojo el candidato del PRI, que en la víspera afirmaba una “tendencia irreversible” a su favor, anunció que judicializaría la elección por no favorecerle. Y el PAN, además de la debacle de los Calderón pierde Michoacán.
Michoacán no es un estado tripartitita, como afirmó la candidata del PAN antes de que fluyeran los resultados preliminares y mostraran lo que muchos sabían: al menos en los próximos seis años el partido de los Calderón Hinojosa estará acotado políticamente. Salvó algunos puestos, pero perdió Uruapan, Morelia, Zamora, La Piedad, sus bastiones.
En estas elecciones el voto duro de los partidos grandes habló. Nada de voto diferenciado; los analistas se ubicaron en 3.7 por ciento, y muy probablemente el voto útil fue importante, pero a juzgar por los resultados preliminares no definitorio. Las alianzas les resultaron al PRD y al PRI, mientras el PAN solamente fue respaldado por sus votantes.
Muy pocos esperaban que ganara el candidato del PRD. En algunos medios, círculos de periodistas y analistas, sectores clasemedieros, saltimbanquis políticos, le apostaron a la candidata del PAN, sin percatarse que las pretensiones de la señora por reivindicar a su hermano y rehacer su imagen intolerante, estaban destinadas al fracaso.
Igualmente, las escisiones internas, el conflicto entre los Calderón Hinojosa y la dirigencia nacional del PAN, el rol de Marko Cortés, de quien hoy algunos panistas exigen su salida, jugaron en contra. Otro problema fue que la señora Calderón siempre le habló a los panistas, no a la gente, además de la falta de recursos públicos.
En general, los tres candidatos de los partidos grandes le hablaron a sus estructuras, a su voto duro. Y es importante señalar que tanto el PRI como el PRD tienen en Michoacán una estructura territorial muy importante, mientras el PAN tiene un conjunto de seguidores duros, pero bastante acotado entre ciertos sectores y asentamientos.
Acorde con los datos del PREP, más de 100 mil votos hicieron la diferencia entre el candidato ganador y el segundo lugar. Es decir, el primer lugar ni siquiera alcanzó la extraña votación que consiguió en 2011 el priista Fausto Vallejo Figueroa. Pero lo trágico es que el PAN regresó al tercer lugar histórico que regularmente ocupa en Michoacán.
Igualmente interesante es el comportamiento de los electores en el caso del candidato del PRD. El ejemplo es Morelia. En la capital estatal la gente votó por Silvano Aureoles, más no por el candidato a alcalde del mismo partido. El independiente se llevó buena parte de los votos, dejando al PRI, PAN y PRD, los siguientes lugares.
Entre líneas, este voto diferenciado puede significar muchas cosas, pero creo que en temas como inseguridad, delincuencia, violencia, bienestar es fundamental. La administración municipal que ganó en 2011, no entendió el mensaje y se dedicó a repartir dádivas y privilegios a un sinnúmero de allegados, pretendiendo llegar a la gubernatura.
Nuestra ciudad capital fue manejada políticamente, sin el menor interés por resolver problemas ingentes. Esa administración adquirió una serie de premios patito, pretendiendo que los morelianos se obnubilaran y catapultaran al ex presidente municipal a la gubernatura. Pero su sordera y soberbia hicieron mella.
Para el caso del candidato del PRD, es un llamado de atención de asuntos que aquí en esta columna hemos comentado. Por ejemplo, al combate y violencia generada por la delincuencia, el desmantelamiento de las células delincuentes en el interior del estado, los “mañosos” comenzaron a migrar a Morelia, haciendo la ciudad más insegura.
No pasa un día en el que ejecutados aparezcan por diversos lugares; los asaltos a bancos y transeúntes están a la orden del día; la violencia hacia las mujeres es trágica. Entonces, los morelianos que votaron por el candidato del PRD y el independiente al gobierno municipal los están urgiendo a resolver problemas reales no electorales.
También es necesario observar que las movilizaciones del supuesto magisterio democrático, normalistas y otros grupos, han llegado a un punto quizás de no retorno. Los votantes les urgen a ambos candidatos no ceder a chantajes y búsqueda de privilegios. Es necesario negociar, pero aplicar el Estado de Derecho.
Sin duda el Apocalipsis que no fue sigue erguido, no ha sido desactivado. Lo importante de estas elecciones es que quienes salieron a votar le están urgiendo a los ganadores transparencia, resolución de problemas, austeridad, aplicación del Estado de Derecho, bienestar, acabar con la inseguridad y repeler a políticos vinculados con la delincuencia.
Obviedades. 1. La recaptura de Rodrigo Vallejo Mora, aunque posteriormente fue liberado bajo las “reservas de la ley”, ratificó mediáticamente las presunciones de muchos michoacanos sobre las relaciones de este personaje con la delincuencia organizada. El hecho le pegó a quien tenía que pegarle. 2. A propósito de denuncias por supuestos rebases de gasto de campaña, la semana pasada una columnista del periódico Excelsior afirmó que la DEA anda tras Chon Orihuela por presunción de corrupción y lavado de dinero. La columnista afirma tener pruebas de las pesquisas que estaría por emprender el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. 3. Las remesas, según el Banco de México, se contrajeron ligeramente en el último mes, pero es interesante observar en Michoacán que el municipio de Morelia fue el principal receptor en el primer trimestre del año. Esto no se explica porque el municipio se haya convertido en principal expulsor de migrantes, sino porque muchas familias de migrantes, desplazadas por la violencia, se han estado asentando en la capital estatal. 4. En Estados Unidos, a pesar de los obstáculos que la Corte de ese país le ha puesto a las acciones ejecutivas del presidente Obama (Daca extendida y Dapa), la SCJN sepultó la ley antiinmigrante de Arizona. Varios artículos polémicos habían sido reservados, pero ahora prácticamente fue rechazada. 5. La evaluación al magisterio mexicano se ha vuelto un recurso político. Su detención antes de las elecciones, a pesar de la polémica, operó a favor, en el caso de Michoacán, para favorecer el voto, pero su retorno, para agradar al empresariado que pretende hacerse del presupuesto público para la educación, está por incendiar de nuevo la pradera. Los maestros deben ser evaluados, pero la imposición de una reforma pro empresarial, sin una discusión pública que atienda a todas las partes, es el gran problema.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”