Alejandro Vázquez Cárdenas
Los famosos y la guerra
Martes 16 de Junio de 2015
A- A A+

El reciente fallecimiento de Sir Christopher Lee, este pasado 5 de junio, por asociación me hace recordar una serie de datos poco conocidos por la mayoría del público, sobre algunos personajes famosos en la pantalla y su faceta prácticamente desconocida en el terrible escenario de una conflagración mundial.
En caso concreto de Christopher Lee, actor que los jóvenes de hoy identifican fundamentalmente por sus interpretaciones como Saruman, en la trilogía El señor de los anillos y como el conde Dooku, en un par de películas de la saga de Star wars, y los ya no tan jóvenes lo ubicamos básicamente como un gran actor de clásicas películas de terror caracterizando al conde Drácula, sobre él, repito, existen datos muy interesantes.
Ya estallada la Segunda Guerra Mundial, Lee sirvió en el Ejército durante cinco años como miembro de la Real Fuerza Aérea. Recibió entrenamiento como piloto, pero finalmente algunos problemas visuales le impidieron estar en la primera línea de combate aéreo. Por sus habilidades y excelente condición atlética fue asignado a operaciones especiales y de inteligencia, donde tuvo un papel muy activo, hasta el punto de que muchas de sus misiones, a estas alturas, siguen estando clasificadas como secretas. Finalmente, acabada la guerra, se retiró del servicio, condecorado y con el rango de teniente de vuelo.
Pero existen otros, no menos famosos, que también tuvieron una activa participación en las actividades bélicas. Van unos datos.
James Stewart, actor multipremiado en Hollywood los 50 y 60 y ganador de un Oscar, sirvió como piloto en un bombardero B24, los llamados “Liberator” y participó en más de 20 misiones sobre territorio alemán. Acabó siendo general de brigada en el Ejército de Estados Unidos, por lo que su paso por la guerra no fue de ninguna manera superficial o meramente anecdótico.
Charles Bronson. El tipo duro que participó en filmes clásicos como Doce del patíbulo y La batalla de las Árdenas, fue artillero de cola en los bombarderos B29, las llamadas “superfortalezas”, en la lucha contra Japón. Se ganó un Corazón Púrpura en el combate.
Charlton Heston. Protagonista de filmes de culto como El planeta de los simios y la alabada y escalofriante Soylent green que en México se llamó Cuando el destino nos alcance, también se subió a un bombardero, un B25, durante la guerra. Su puesto era operador de radio.
Clark Gable. Galán por antonomasia, también voló sobre la Alemania nazi a bordo de un bombardero. De hecho, en una de ellas el avión fue alcanzado y estuvo a punto de morir.
Sir Alec Guinness. Este es otro de los actores que ha participado en la saga de Star wars y en grandes películas como El puente sobre el Río Kwai. Sirvió como voluntario en la Armada británica y participó en la invasión de Sicilia.
Mel Brooks. El conocido humorista fue cabo en un batallón de infantería y se jugó la vida desactivando minas. Asunto harto peligroso.
Y finalmente un actor muy conocido en los finales de los 50 e iniciales 60, Audie Murphy, sin lugar a dudas el norteamericano más condecorado de la Segunda Guerra Mundial.
En fin. Siempre hay datos interesantes si nos dedicamos a investigar un poco.
drvazquez@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos