Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político
Miércoles 24 de Junio de 2015
A- A A+

La globalización ha modificado estructuras anquilosadas y ha generado la visibilidad de prácticas prejuiciosas y puesto a las mismas en la agenda pública otorgando los derechos que les corresponden en muchos de los casos, pero estos posicionamientos han hecho reaccionar a actores políticos y aún sociales por el desplazamiento que han sufrido en el ejercicio del poder, entre ellos la Iglesia católica de México, quien en días pasados rechazó la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sobre los matrimonios entre personas del mismo sexo, señalando que “contraviene a los principios del federalismo” y rompe con una sólida tradición jurídica en el país.
La SCJN expresa en la jurisprudencia 43/2015 que “la ley de cualquier entidad federativa que, por un lado, considere que la finalidad del matrimonio es la procreación y/o que lo defina como el que se celebra entre un hombre y una mujer, es inconstitucional”; ante esta norma, la Iglesia expreso su respeto a las Instituciones del Estado mexicano, pero desde luego no está de acuerdo.
En el campo discursivo de lo político siempre existe la construcción del adversario y su confrontación, en estos posicionamientos encontramos dos discursos, uno a favor y otro en contra:
La Iglesia nos plantea un discurso opositor que se centra en la competencia o no de la legislación local para discutir un tema que podría caber en el ámbito de la legislación nacional. Aunque podría considerarse una maniobra para trasladar la discusión a una instancia con una correlación de fuerzas distinta, en realidad, en ella se encuentra uno de los puntos más relevantes al momento de tratar un posicionamiento, su definición. Esto es, que el tema se discuta en el interior de cada estado federado donde seguramente perderá fuerza.
Por otro lado, el discurso opositor también nos plantea el problema de la nominación “matrimonio”: primero, ¿a qué se puede llamar matrimonio?; segundo, ¿quiénes realmente pueden conformarlo y para qué fines lícitos?; con base en estos sustentos se pretende fortalecer algo que se supone natural, visiblemente familiar y desde luego normalizado; dicho de otra manera, los sexos opuestos son también complementarios y están preparados para la reproducción social, esto es que son sanos y que con amor surge la reproducción social; sólo lo anormal y antinatural no logra la reproducción como en el caso de sexos iguales, de ahí que no se les pueda llamar a esta unión entre personas de igual sexo matrimonio.
Detrás de este posicionamiento está la intención de imponer una ideología milenaria, que no se ha movido y que ha resultado de interés para ciertos grupos económicos. Recordemos que se llevaron a cabo matrimonios entre personas del mismo sexo tanto en la antigua Grecia como en Roma, donde, por cierto, tampoco hubo cuestiones de homofobia.
Por otro lado, el discurso que utilizan los propios activistas sociales y hoy la SCJN para la defensa de los derechos fundamentales de las parejas del mismo sexo se fundamenta en la base de los derechos humanos relativos a la libertad, la igualdad y el desarrollo de la personalidad, con lo cual se da respuesta a los discursos opositores.
Otro posicionamiento que tiene el discurso político a favor es el planteamiento de que las instituciones no son entes naturales, son entes jurídicos que evolucionan de acuerdo con las necesidades sociales y a la legislación que se construye paralelamente para dar solución a sus fenomenologías. Hoy, a la vuelta de los tratados internacionales y las recomendaciones sobre orientación e identidad de género, se avanza a la construcción de nuevos marcos jurídicos.
Como puede verse, el discurso opositor al matrimonio universal parte de una sola concepción de familia, y por ende, de una sola posibilidad de conformación social. En el fondo de esta concepción están la homofobia y la discriminación con la que ven la existencia de otro tipo de parejas.
Para los conservadores, a pesar del discurso políticamente correcto que expresa que los no heterosexuales tienen todo el derecho y todo el respeto subsiste la visión de una sexualidad única que no permite variantes sino para comprobar lo negativo, lo malo, lo moralmente incorrecto , lo legalmente inviable, lo anormal, lo antinatural. Por eso es inconsistente e incurren en la contradicción de decir que respetan y reconocen los derechos de las personas que integran los colectivos de no heterosexuales, al mismo tiempo que buscan limitar los espacios de lo privado, de lo íntimo, del gueto de este segmento de la población.
Para los conservadores, sólo los heterosexuales tienen la exclusividad del amor, que es el cementante para la reproducción social, por eso intentan defenderlo de los impuros, quienes sólo pueden sentir concupiscencia y depravación.
Por otro lado y frente a este posicionamiento, los colectivos no heterosexuales plantean diversos discursos sobre el matrimonio universal:
El primer discurso plantea el reconocimiento de los marcos jurídicos y de las políticas públicas como un paso fundamental para la inclusión y el reconocimiento de ciudadanía plena; no obstante, siempre se relega a un segmento de población en esta visión o en este discurso, porque ampliamente sólo es aceptada la comunidad transexual en la Ciudad de México, no así en el resto del país; este enfoque lo podríamos plantear como humanista.
La segunda posición, más ruda, sobre todo en boca de segmentos más politizados, plantea la impugnación al Estado y a sus mecanismos de control, sobre todo con la figura de familia, matrimonio, toda vez que asumen que es una forma de control social, que ha ido sometiendo a una sociedad homogenizante sobre un dispositivo de sexualidad que plantea una visión dicotómica de sexo, género, y erotismo, sobre la base de una familia patriarcal, monógama, falocrática y católica.
Otra posición, la tercera, que pide una mayor autonomía en sus derechos pero alejado de las instituciones que contralan sus maneras de ser y estar.
Finalmente me cuestiono, legalizar el matrimonio no heterosexual, con los mismos derechos que los heterosexuales ¿nos lleva a lograr una igualdad?, o en el marco de esa igualdad habrá una diferencia, porque si bien en la ley lo expresa, la sociedad será implacable para hacer sentir esa diferencia.
De ahí mi interés por continuar trabajando en la construcción de una sociedad de mayor tolerancia y con mayores formas de convivencia.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria