Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Vapuleados
Miércoles 24 de Junio de 2015
A- A A+

La mascarada del fracaso. A pocos les agrada el regreso del PRD al gobierno, a muchos les hubiese encantado el PAN de los Calderón Hinojosa para hacer jugosos negocios, mientras otros rechazaron la permanencia del PRI. Pero éste, en cerca de tres años y meses, dio muestras fehacientes de no haber cambiado absolutamente nada.
Es más, la cantaleta de “se respira un aire diferente” se estrelló con los escándalos que implicaron la renuncia de un gobernador constitucional, el encarcelamiento de otro interino por supuestos vínculos con la delincuencia, el ingreso y salida de la cárcel del hijo del primer gobernador por supuestos tratos deferenciales con un delincuente.
Los rumores y videos en la “tutateca” están por ser atisbados. Este fue el nuevo PRI en Michoacán. Fracasó en esclarecer el endeudamiento público, dilapidó los sufragios del hartazgo de 2011, agravó la situación en las zonas de guerra, no ha explicado las masacres de Apatzingán y Tanhuato y la debacle financiera sigue su curso.
Porque los gobiernos del electo constitucionalmente y los dos interinos son de factura priista. No valen los deslindes y los supuestos guiños a otras ideologías. El fracaso del PRI en este corto periodo gubernamental es contundente. Y el perdedor de las elecciones del 7 de junio pretende incendiar Michoacán.
Acorde con la normativa, si se comprobara el supuesto rebase de gastos de campaña del ahora gobernador electo, como la diferencia en votos es mayor a cinco puntos porcentuales respecto al segundo lugar, lo más que recibiría sería una multa y una amonestación. No le alcanza al PRI para anular la elección. Lo sabe, pero escandalizar es lo suyo.
Analistas y comentócratas afirman que el ex candidato del PRI, porque la elección ya finalizó, se entregaron constancias de mayoría y se está en la etapa de las quejas y los sombrerazos, tiene el derecho de dar manotazos por su evidente naufragio, pero no lo tiene por intentar incendiar el estado, porque a eso le apuesta la caterva de fracasados.
Para el supuesto “nuevo” PRI es importante hacer ruido mediático, pues de ese modo intenta convertirse en factor de poder. Tanto en el Congreso local como en los municipios alcanzó mayoría, por lo que pretende dejar en claro que las decisiones que se tomen tendrán que ser negociadas con los perdedores de la gubernatura.
Es, desafortunadamente, una visión obtusa del fracaso, pero el gobernador electo tendrá que negociar con el priismo cuestionado en las urnas, pero no acepta que su estrategia de guerra sucia e intento de deslinde de un gobierno, aún en el poder, fracasó en todos los rubros. Y siguen pendientes sus supuestos vínculos con la delincuencia.
La debacle de los Calderón Hinojosa y el PAN. A la hora de encontrar culpables por las derrotas políticas y electorales, siempre se pretende dejar a salvo al candidato, que en el caso del PAN en las elecciones del 7 de junio, abanderó Luisa María Calderón Hinojosa. Sus allegados la idolatran a tal extremo que su pureza política no puede ser tocada.
Efectivamente, muchos políticos que viven bien del lucrativo negocio saltimbanqui, algunos medios, periodistas y otros agoreros del apocalipsis, le apostaron a la derecha, lo que en tiempos neoliberales nada tiene de extraño porque se supone que las ideologías y la historia se acabaron. Cocoa Calderón resulta así en gran lideresa.
Las encuestas iniciales, varias a modo, colocaban a la señora Calderón como puntera de una campaña electoral que no suscitó mayores aspavientos y sí gran hartazgo. Desde el inicio, la nula estrategia y mediocridad del equipo que la acompañó al fracaso fue evidente. No concitó grandes apoyos y menos entusiasmo, como se presumía.
Sin duda, los conflictos entre los Calderón Hinojosa, patrocinados por Felipe, el hermano que se hizo de la Presidencia de la República mediante grosero fraude electoral, y Madero, el pactista y convenenciero político derechista que mañosamente se adueñó del PAN, hicieron la mella que tenía que hacer.
Con todo, esa fue una piedra en el zapato de la señora Calderón que le dificultó moverse a sus anchas, pero la falta de recursos públicos, como la revista Proceso documentó cómo la favorecieron en las elecciones de 2011, golpeó su falta de estrategia. Igualmente, pretender la reivindicación del hermano Felipe también abonó al fracaso.
Políticos, analistas, periodistas y medios se escandalizan por las críticas a la administración del hermano Felipe y la defensa inescrupulosa de la señora Calderón de esa guerra esquizofrénica y los miles de muertos, desaparecidos y ejecutados, aduciendo que ahora resultaba el sexenio del horror, pero la defensa socavó su candidatura.
El PRI y el PAN resultaron vapuleados en Michoacán, a pesar de que a nivel nacional el primero prácticamente tiene el camino libre la Cámara de Diputados, en tanto el segundo, aunque se colocó en segundo lugar, este 7 de junio no le dejó grandes ganancias. Pleitos internos, simulaciones y vínculos dudosos dibujaron un mapa político aún más extraño.

Obviedades. 1. De miopes a miopes. Mientras el Papa Francisco lanzaba al mundo su encíclica para que los católicos consumistas e individualistas, entre otros, hagan algo de conciencia sobre su hogar, la Tierra, que el cambio climático amenaza, la jerarquía católica mexicana se escandalizaba por la jurisprudencia de la SCJN que allana el camino a nivel nacional a favor de los matrimonios del mismo sexo. 2. Los poderosos de Forbes. A pesar de la ausencia de Carmen Aristegui de la radio por tantos meses, muchos sabemos que sigue estando donde está. MVS ya perdió y seguirá cayendo libremente. Su entreguismo al gobierno de EPN le causó un descredito del que no se recuperará en el corto plazo. Y pocos apuestan a que se le retribuirá con algo, lo que sea. 3. En entrevista periodística, el gobernador electo se vuelve a equivocar respecto a las remesas. Efectivamente, Michoacán se ha colocado históricamente como el principal receptor de los ingresos de los migrantes, pero los más de dos mil millones de dólares que se envían anualmente llegan al estado fraccionados al once por ciento del total de los hogares que las reciben. Y como salarios van a alimentación, educación, vivienda, entre otros rubros que contribuyen a la subsistencia familiar. Con estos recursos, cuando se ahorra algo, no se puede invertir en negocios o productivamente. Es necesario impulsar una política que se centre, por ejemplo, en las remesas colectivas o sociales y otros aspectos. 4. Entre 2006 y 2013, acorde con cifras de la ACNUR, 73 mil 745 mexicanos solicitaron asilo, particularmente en Estados Unidos y Canadá, por causas como la violencia criminal, homofobia y conflictos étnicos. 5. El desplazamiento forzado a nivel nacional continúa su curso. Según el Norwegian Refugee Council e Internal Displacement Monitoring Centre, en 2014, 281 mil 400 mexicanos salieron de sus lugares de origen por la violencia delincuencial.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”